Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2005-12-01 16:50:40
Me llamo José. Soy un hombre casado de 38 años, con una hija de 18. Como ven, casé muy joven, y qué bueno, porque ahora tengo una fantástica relación con mi hija. La experiencia se inició apenas una semana atrás.
Iniciaré diciéndoles que siempre he sido fiel en mi matrimonio; nunca imaginé cómo iba a empezar mi infidelidad. No tiene caso que me describa físicamente, solo les diré que soy un hombre racionalmente normal en todos sentidos.

Hasta ahora, solo he tenido un hijo, mejor dicho, hija. Mi niña linda, como me gusta decirle, creció sana; hasta la fecha continúa sin problemas de ningún tipo. Es alta, tan alta como yo y su madre, esbelta, hermosa, y lo digo como hombre, no como padre; además, así la ven mis amigos que la conocen, y los familiares cercanos; creo que sus compañeros coinciden con nosotros, porque la acosan con constancia. Más adelante la describiré corporalmente.

Se inició sexualmente hace dos años, es lo que ella dice, y le creo. Hace siete meses se embarazó. Parece que lo hizo intencionalmente; seleccionó al galán, individuo del que no quiere saber nada en estos momentos. Desde su inicio en las maravillas del sexo, se protegía correctamente con anticonceptivos, pero tomó la decisión de tener un hijo, y lo hizo. Hasta ahora ni ella, y menos yo, tenemos una explicación racional que esclarezca la decisión de ser madre a tan temprana edad.

Está por terminar la preparatoria, y quien estudiar filosofía; no lo puedo creer, pero eso es lo que ella quiere. Debo reconocer que es una devoradora de libros de todo tipo y que, durante todos sus estudios, siempre ha tenido la máxima calificación, figurando siempre en el primer lugar de su clase y escuela. Un verdadero cerebro esta tan especial hija de mi vida, ¡a quien amo entrañablemente por tantas razones!

Como es de suponer, en cuanto su abdomen creció, dejó de ir a la escuela y se enclaustró en casa. Debo señalar que, cuando ella comprobó su embarazo, vino y nos lo dijo muy formal, y muy seria. Nosotros, mi esposa y yo, nunca hemos sido mojigatos, ni muy observadores de la norma. Así que, aclarado su deseo de tener el hijo, la rodeamos de afecto y atenciones. Durante este lapso, se ha dedicado a devorar libros, escuchar música la clásica, que es su favorita, y a escribirno sé qué cosas. Siempre ha estado alegre, se puede decir que feliz en forma por demás manifiesta, felicidad que se demuestra en el relato que sigue.

Como les decía, en casa nunca hemos sido conservadores. Por eso no tenemos muchas reservas para las cuestiones sexuales. Por ejemplo, no es raro que cualquiera de nosotros caminemos completamente desnudos por la casa, sin que esto nos altere en lo más mínimo. Mi hija, la llamaré como mi querida Linda, por supuesto, también tiene esa liberalidad. A pesar de lo que dije, cuando yo veía a mi niña semidesnuda, o por completo desnuda, no dejaba de admirar su cuerpazo adolescente. No obstante, les aseguro que nunca tuve ninguna idea sexual al verla, o al abrazarla y besarla en la boca como es nuestra costumbre. Insisto, nunca fantaseé con el cuerpo de Linda, menos con la idea de seducirla.

Durante los primeras semanas del embarazo, sintió los desagradables síntomas de la preñez. Cuando se sentía mal, prefería venir a mis brazos para consolarse, que ir a los de su madre, incluso, ésta me llegó a decir que se sentía un tanto desplazada en el papel que tradicionalmente corresponde a las madres. En esos momentos de mal estar, le gustaba acostarse sobre mis muslos estando yo sentado, decía que así me era más fácil acariciarla. En efecto, acariciaba su rostro, alisaba su largo y hermoso pelo, le daba masaje en el cuerpo por todas partes, algunas veces directamente en la piel conforme ella lo solicitaba. Me enternecía chiquiarla, darle el afecto que necesitaba, estoy seguro. Cuando su panza creció, me pedía casi todas las mañanas que le pusiera crema, solicitud un tanto insólita puesto que ella misma podía untársela en el vientre. Yo le daba gusto; me pasaba muchos minutos untando crema en su gran panza. Ella cerraba los ojos, sonreía como si disfrutara mucho sentir la mano que untada, en realidad una caricia desacostumbrada. Ocasionalmente, la percibí respirar agitada; cuando menos dos veces, jadear como si estuviera excitada. Pero yo ni siquiera prestaba atención a esas manifestaciones físicas. Me concretaba a ver la panza para guiar la mano adecuadamente. Claro que varias veces sus senos rebosantes estuvieron al aire, completamente desnudos; los veía un tanto embelesado, pero, les juro, sin excitarme sexualmente. Es que son unos senos portentosos, demasiado bellos con la plétora preparatoria de la lactancia. Los pezones se le empezaban a poner prietos, y las areolas ya tenían considerables dimensiones. Claro que yo ya había admirado esos senos de virgen adolescente, muchas veces llegué quedarme extasiado durante todo el tiempo que tenía a la vista sus fantásticos senos, soberbios en su belleza.

Una tarde me quedé en casa a trabajar en un ensayo; mi mujer se fue a trabajar. Linda estaba en su recámara leyendo no sé qué libro. Momentos antes de concentrarme en mi trabajo, fui a verla para ver si no se le ofrecía algo. Ella me vio, sonrió apartando el libro, y dijo: "de momento nada, papá. Tal vez al rato. No te preocupes, estoy bien... un tanto confusa... pero nada de cuidado. Trabaja, si algo se me ofrece, te echo un grito, ¿sale?", atribuí su confusión al libro que leía, por eso no le di importancia a la palabra.

Estaba ensimismado en la redacción del documento, cuando escuché que se abría la puerta de mi estudio. Sabía que era ella, por eso ni siquiera levanté la vista cuando entró. La escuché caminar en mi dirección, y entonces sí dejé de mirar el papel para verla a ella... ¡la vi venir desnuda, completamente desnuda!, muy bella, con la gran panza reluciente, brillante por la tensión y la crema. De las formas corporales, pasé a verla a los ojos. Vi su mirada muy extraña, un tanto desacostumbrada. Pelé los ojos cuando la vi contonearse y sacar la lengua lamiéndose los labios en una actitud francamente lasciva, lujuriosa. El corazón me latió más fuerte; no pude apartar la vista de los labios sensuales - hasta ese momento me percaté de la extrema sensualidad de todo su cuerpo, de su hermoso rostro, en fin, de toda ella, que desde siempre le conocía ese tipo de actitudes a las que nunca identifiqué, o no quise hacerlo - Más alarma, cuando sus manos empezaron a pasear por su cuerpo, deteniéndose eternidades en sus chichis hinchadas, duras, para luego llevar sus divinas manos hasta las caderas, pasearlas por sus nalgas y, para mi asombro, ponerlas sobre su sexo lleno de pelos castaños, adorables, realmente bellos, y todo dando pasitos cortos, haciendo movimientos de lascivia exacerbada. Se detuvo a unos centímetros del escritorio. Ninguno de los dos habíamos dicho una sola palabra, solo nuestros ojos hablaron. Al estar allí, vi que se lamió con mayor intensidad los labios, acomodó sus dos manos por debajo de las tetas pesadas, y dijo:

- Papacito lindo... estoy muy caliente, tengo enormes deseos de coger, de coger mucho, mucho... pero no con cualquiera, ¡quiero coger contigo! - Casi me caí del sillón. Mientras habló, la miraba directamente a los ojos; el rostro tenía la lánguida expresión de las enamoradas, o de las que están, como ella dijo, enormemente calientes, deseosas de coger. Tragué saliva, mis manos sudaron, mi intelecto derrapó; sin embargo, veía sus chichis increíblemente hermosas, sin poder apartar mis ojos de esa belleza. Con pena, sentí frustración por no ver su vientre completo, y menos sus pelos que se escondían tras el escritorio. No sabía que decir o hacer, solo continuaba tragando saliva; sudaba copiosamente. Fueron segundos interminables, de tremenda confusión, y más por los términos vulgares que empleó para expresar su deseo, - como ella había dicho - de no saber cómo actuar en tan inesperada y terrible situación. Vio mi asombro y mi desconcierto, y continuó:

- Entiendo, te entiendo, papá, sé que estás tan confuso como yo estaba hace unos minutos, pensando en coger contigo. Razoné, reflexioné, y encontré que una verga es una verga, independientemente de quien sea el propietario de la verga. Para tomar la decisión, imaginé que tenía un encuentro a ciegas, es decir, teniendo los ojos vendados, lo mismo el hombre con quien me encontraba. Por supuesto que la idea de ese encuentro, era fornicar con un desconocido; claro, lo mismo para los dos. Bien, lo besé y me besó con la pasión propia de quienes están dispuestos a coger rico, sin trabas, sin límites. Luego acarició mis chichis, y yo sus nalgas potentes y redondas. - Mientras hablaba, yo imaginaba la escena, por supuesto, me estaba excitando aún contra mi voluntad - luego acarició mis nalgas, y yo tomé su verga; luego me agaché, y la acaricié con mi boca, aunque, en la reflexión, no se la mamé, pero ahora pienso que hubiera sido rico, además de adecuado. Bueno, para no hacer más larga esta explicación, caímos al piso, abrí los muslos, puso la cabeza de la verga en la entrada de mi vagina, y yo, al mismo tiempo que él, empujé las nalgas para ir al encuentro de la verga divina que de golpe se metió hasta el fondo de mi anegada vagina. Luego, el fabuloso mete y saca que me hizo llegar a un feliz, portentoso y placentero orgasmo. Recibí su leche en mi vagina, y lo besé con agradecimiento y gozo. En ese momento nos quitamos la venda de los ojos y descubrimos que éramos padre e hija... ¡y no pasó nada!, solo otro beso, esta vez lleno de amor y ternura. ¿Ves que no importa que cojamos tu y yo?, la prohibición es estúpida. Y lo es, porque parte de premisas falsas, es decir, quita la calidad de hombre al padre, y de mujer a la hija, y ¿por qué?, pues nada más porque a alguien se le ocurrió que así debía ser. Se ha dicho hasta la nausea y el vómito, que se prohíbe la cogida entre padres e hijos, porque darían productos deformes, inviables inclusive. Claro que se ha demostrado que es falso de toda falsedad. Pero supongamos que es cierto; el riesgo entre nosotros, para ya particularizar, o mejor, personalizar, ese riesgo no está presente, ¡ya estoy embarazada!, y ni modo que me vayas a embarazar de nuevo - Se reía feliz por este final de su racionalización. Pero imagina otra posibilidad. Supón que vengo y te digo: ¿sabes qué, papá?, Mi amiga editorfina está arriba conmigo, es una chica muy linda, de mi edad, y compañera de escuela. Nos tenemos el chorro de confianza, nos contamos todas nuestras cosas. Pues... - aquí dramatizaría un poco - fíjate que, me da pena, pero pues tengo que decírtelo porque la quiero mucho, y me ha hecho muchos favores... además, yo sé que entiendes muy bien las necesidades de las adolescentes, ¿no es así? Bueno, pues ella dice que le gustas mucho, ¡fíjate!, claro, tu pelas los ojos y sigues atento. Pero, bueno con todo y pena ya me comprometí; fíjate que ella quiere pues... bueno, la neta, quiere hacer el amor contigo - como ese era un primer acercamiento en el tema de tu hija querida, no me atrevía a decirte palabras claras aunque se consideren altisonantes; a mi son las que me gustan, ya me escuchaste, ¿no? - yo estaba lelo escuchándola sin poder ni atreverme a decir nada, además, su ejemplo anterior me tenía loco... de contento, bueno, como que daba salida a mis trabas mentales, me permitía admirar a mi gusto la belleza desnuda de a mí amada hija que ahora se transformaba en mi muy deseada hija, la hermosa jovencita que, sonriente, dramatizaba muy coqueta e ingeniosa - No pongas objeciones, yo le dije que aceptarías sin duda, incluso, con mucho deseo por aquello de que a quién le dan pan tierno que llore, ¿no es así?. Pero ella, vergonzosa como es natural, te pide que todo se realice teniendo tú, los ojos vendados, bien vendados como para que no la puedas ver, porque ella teme que la identifiques y luego, pues... que te pongas a perseguirla. Yo le digo que no sería así, pero no la convencí, porque para mí sería fantástico que tú pudieras admirar la belleza rutilante de mi amiguita. Entonces qué, ¿aceptas? No creo que te negaras ante esta solicitud verdaderamente colosal de cogerte a una casi niña; creo que para cualquier papá sería un platillo de gourmet, ¿no crees? Entonces, me iría, regresaría en unos minutos, te vendaría los ojos, te diría: espera, en un minuto mi amiguita estará contigo. Y sí, pasados unos minutos sentirías un beso largo en tu boca, además de un sutil perfume que no identificarías como mío. Pero sería yo la que te besaba, y te acariciaba, y pondría tus manos en mis colosales chichis que tú creerías eran de mi amiguita, luego te pediría que mamaras mis chichis, que metieras tus manos a mi pucha, que acariciaras mis pezones. Todas mis palabras con voz deformada para que no la reconocieras. Luego tomaría tu verga, la besaría, pero no la mamaría, porque no corresponde a una chamaquita que se inicia esa práctica que ya es de... bueno, podría ser. Finalmente, pondría la cabezota de tu verga en la puerta de mi vagina, empujaría mis nalgas, jalaría las tuyas con mis manos, y me meterías esa rica vergota que tienes, yo lo sé. ¿Cogimos, no? Yo me iría sin que tú me hubieras visto. ¿Pondrías objeción?, no para nada. ¿Tendrías trabas por haberte cogido a una casi niñita?, para nada, al contrario, te sentirías el más chingón de los galanes. Tal vez nunca sabrías que te habías cogido a tu hija... ¡y todos contentos!, ¿no? ¿Pasaría algo?, claro que no. ¿Te irías al infierno, suponiendo que creyeras en él? por supuesto que no. ¿Entonces?, dime, ¿dónde quedaron las limitantes y las prevenciones?, aún suponiendo que en esa cogida suplantando yo a una amiga no existente me hubieras embarazado, ¿pasaría algo?, claro que no. Solo tendrías un niño que, de acuerdo a los convencionalismos para designar a los parientes, sería a la vez tu hijo y tu nieto, ¿no sería verdaderamente colosal? Entonces, papacito lindo, ¿te vas a coger a tu niñita? Si todavía tienes trabas, te vendo los ojos y piensa, supón que es esa compañerita de escuela a quien acaricias, besas, chupas, mamas y coges. Dime, ¿me permites... darte un chingo de besos? Digo palabrotas porque sé que estas te aceleran, de calientan pues... seguido escucho que le pides a mamá...

La interrumpí, me daba un formidable pretexto para eludirla... aunque no estaba muy convencido de que ella se retractara de la propuesta, propuesta y visión de la divina embarazada que ya me tenían súper caliente, muy, pero muy excitado; de todas formas, argumenté:

- Eso, eso... ¿no te sientes mal por... ¡traicionar a tu madre!, haciendo que yo le sea infiel?

- No es mi pretensión, digo, si vamos a romper las reglas, esta que mencionas es una menor que, además, estoy segura la has roto en varias ocasiones, lástima que no fuera conmigo. Por otro lado, si nuestras cogidas - porque no creas que será solo por esta ocasión, para nada, quiero continuar cogiendo contigo hasta que los dos ya no podamos hacerlo por estar ¡demasiado viejos... o muertos! - van a continuar, pues... ya veremos las formas de comunicárselo a mamá y, si logramos convencerla, bueno, pues cogemos los tres. Te juro que también deseo besar a mamá, y no como hija cariñosa, sino como mujer hecha y derecha. Sí, no te escandalices, esto de que las mujeres, y los hombres claro, no pueden coger entre ellas y ellos, es otra de las vaciladas que se han inventado contradiciendo la naturaleza y lo que sucede todos los días miles, millones de veces, aunque esté tan terriblemente prohibido, ¿no es cierto lo que digo?

La verdad, mi hija, lectora incansable, estudiosa de todo, y presunta filósofa, me tenía anonadado, terriblemente perplejo por los alcances de sus propuestas, ideas, deseos y apetencias. Además, cuando argumentaba, imaginé escenas de amor, bueno, de cogidas, como que ya no tengo razón para ser tan cauto y tan "educado" cuando mi hija es una desbozalada, de cogidas tremendas entre los tres, y... , ¡carajo!, imaginar a mi mujer y mi hija cogiendo entre ellas, me puso tan febril, que quemaba. Pero ya mi hija, sonriendo lujuriosa, coqueta y decidida, daba la vuelta al escritorio; yo estaba sentado, toma mi cabeza, la atraía hacia su cuerpo sin fuerza, como dándome oportunidad a negarme o a levantarme, o correr a la puerta huyendo. Pero mi resistencia, aún sin haber digerido los planteamientos de mi retoño, estaba definitivamente derrotada. Así que, sin pensar ya en nada, viendo la hermosa teta hinchada y prieta en areolas y pezones, tensa por la leche que ya se formaba en su interior, abrí la boca y... la chichita fabulosa de mi hija entró a mi boca. Fue el principio de la tremenda cogida que ese día dimos... ¡padre e hija!. Claro, con la teta en mi boca, mis manos se fueron a las nalgas que tantas veces imaginé duras, tersas, y las apreté, acariciándolas con fuerza. Sentía que mi hija gozaba, que se estremecía, además decía, "así papá, así, mamas divinamente, muerde mis pezones, saca la lechita de mis chichis, papacito, mama, mama" Enseguida, jadeando, gimiendo su placer, me levantó, y comenzó a desvestirme con calma, gozando cada uno de sus movimientos, besando cada centímetro de piel que iba apareciendo, mordió mi remedo de pezones, lamió como perra mi tórax, y sus manos siguieron con el cinturón, luego bajó los pantalones sin dejar de lamer la piel. Yo tenía ya, bueno, desde que la vi entrar encuerada, con la panza reluciente, tenía la verga como riel de ferrocarril, y la erección continuaba incólume. Cuando la verga saltó porque le faltó el sustento de los estúpidos calzones que las reglas nos han obligado a vestir, ella la tomó en sus manos, la acarició con ternura recorriendo la piel para descubrir la cabezota; tengo una tremenda verga cabezona, la verdad; se embelesó contemplándola, viendo como se pelaba la cabeza, admirada de las gotas de lubricante que el ojos tuerto dejaba salir, después, se agachó echando para atrás su culo fabuloso, con lo que mis dedos que estaban por allí, se metieron entre las nalgas, en esa fabulosa barranca que va desde el culo hasta la pucha, y mi dedo índice se solazó acariciando el culito de la bella hija que Dios me dio, bueno , pues ella besó la verga; yo esperaba que se la metiera a la boca, pero ella era, es, una caprichosa inteligente que desde ese día - no sé antes, ella me dijo que no correspondía a una casi niña, en un primer momento, meterse cínicamente la verga a la boca. En realidad lo hizo así, para aumentar mi calentura, el deseo hirviente de tener todas las caricias posibles con esa formidable hembra que es mi hija. Pero meneó las nalgas de tal forma que mis dedos extasiados en la barranca de los agujeros de las mujeres, tuvieron que caminar hasta adentrarse en la tremenda humedadque era ya la pucha de mi bello retoño. Mis dedos acariciaron las ninfas gruesas de mi hija, llegaron al clítoris y lo sobaron con cuidado, con ternura, caricia que detonó el primer estallido de mi seductora. Jadeó, gritó su orgasmo, suspiró anhelante y me levantó para llevarme hasta una silla sin brazos, me obligó a sentarme luego de besarme con largueza a lengua penetrante y lujuriosamente danzante. Mi verga palpitaba como la de una caballo garañón. Ella se separó un poco para solazarse con la visión de mi fusil presto a dispararse, cosa que ella adivinó por mi mirada anhelante, presa de gran agitación. "Aguanta, papacito, aguanta", me dijo la muy cabrona. Enseguida me puso las chichis en mi boca para continuar mamándolas, hasta las mordí, incluso algunas gotas de leche pude extraer, así de fuerte las estaba mamando y chupando. Sentí que sus piernas tocaban las mías y las obligaban a cerrarse, percibí, de reojo, que ella avanzaba tanto como la panza y mis mamadas se lo permitían, para lograr sentarse sobre la gran verga que apuntaba al cielo y que, por eso, apuntaba también a la raja de mi hija embarazada; sentí la humedad, antes de ser perfectamente sensible a los labios primero, y después a las paredes de la vagina, mientras mi verga iba metiéndose y metiéndose en la caverna del placer. Sin parar, sin permitir que sus tetas salieran de mi boca, mi adorada empezó a moverse con un vaivén increíble dada la gran panza que chocaba a cada movimiento con mi tórax, pero mi verga era la beneficiaria de tan ricos y lascivos movimientos. Las nalgas iban y venían, mi verga quería vomitar, y por eso mis manos se fueron a las nalgas sin igual de mi hijita, para moverlas acelerando el compás que ella había implantado. Cuando ella estalló, mi eyaculación venía presurosa, pero de nuevo mi malvada, alucinante y sabia sexual, se levantó rápido, bruscamente. Emitió gritos orgásmicos junto con gritos de dolor porque el ponerse de pie mi boca lastimó sus tetas plenas, soberbias, terriblemente tensas preparándose para la lactancia. Emitiendo grititos, suspiros, jadeos, gemidos de perra en celo, sin tener en cuenta mi estado de febril agitación, de casi fúrico deseo de obtener el placer de esta tremenda e inesperada cogida, se sentó en el escritorio, y dijo: "Ven papacito lindo, ven cogedor incansable, ven a mamarme la pucha, mama mucho, mama hasta que me hagas morir de placer" No podía dejar de obedecer. Me agaché, ella abrió los muslos lujuriosos; percibí el olor extraordinario de sus genitales que estilaban jugos, seguramente incrementados con los míos. Puse la boca en su pucha, suspiré, sonreí feliz, luego besé repetidamente esa sagrada pucha de mi hija, para enseguida meter la lengua hasta recorrer todos los recovecos de esa gruta monumental por su belleza, sabor y olor, mismos que absorbí como sibarita del placer, de la mamada misma, bebí sus jugos, saboreé sus ricos líquidos, y me dediqué a besar, lamer, chupar y morder su clítoris crecido por tanta excitación. Puedo afirmar: desde que mi lengua se metió a la raja, los orgasmos de mi hermosísima cogedora, se hicieron casi permanentes. Los movimientos de sus nalgas siguiendo el ritmo de mis mamadas me hacían desear como loco estímulos sobre mi verga de burro. Y otra vez ella, tal vez comprendiendo mi desatino, dijo: "Ven papacito, ve... pon tu verga en mi boca... pero no dejes mi pucha, hagamos un 69 de fábula por favooooorrrrrrrrr", había tenido un nuevo orgasmo cuando hice lo pertinente para cumplimentar los deseos de mi ama. Ni tarda ni perezosa, en cuanto tuvo a mano la gran verga, la acarició con sus dos manos, y luego la besó como preámbulo a la gran mamada que inició de inmediato, al tiempo que hacía más violentos, casi feroces los movimientos de sus nalgas para lograr que mi lengua la llevara de nuevo al Nirvana del placer sexual. Los estremecimientos de esas nalgas, los gemidos que emitía y los movimientos de su boca en mi verga, hicieron que mi eyaculación se precipitara, grité como loco, como alguien al que se está torturando sin misericordia, grité y grité mientras aventaba chorros y chorros de leche a la boca de mi retoño que la tragaba mientras emitía grititos velados por el grosor de la verga que en ningún momento intentó sacarse de la boca. Como la emoción del placer me paralizó, mi lengua dejó de moverse, pero no las nalgas que continuaron los movimientos aún más veloces; así fue que, mientras yo terminaba de eyacular, ella mantenía el orgasmo inmenso, intensísimo que se prolongaba con los movimientos febriles de sus hermosas nalgas. Por primera vez, los grititos, los gemidos, los sollozos y los movimientos de las nalgas de mi hija cogedora, amainaron, se fueron haciendo más y más lentos, hasta detenerse. Pero un minuto después, ella sacó la verga de su boca e inició una risa inacabable, diciendo que los orgasmos fueron maravillosos, mientras descendía dejando mi cuerpo tirado en el piso, vino a besarme con ternura, para luego meter en mi boca restos de semen que degusté con placer increíble, tanto que mi verga inició el nuevo despertar. Sus labios continuaron besando y su lengua lamiendo los jugos que había recogido de su pucha estrecha y muy, muy anegada. Lamía y lamía mi rostro, sonreía llena de felicidad, y me susurraba: "Te amo viejito, te amo... y sigo deseándote. Ven, métete otra vez... ¡por favor, métete!", y se colocó sobre el escritorio poniendo a mi alcance sus preciosas nalgas, el surco fabuloso el culito sonrosado, y la pucha llena de pelos. Mi verga ya estaba de nuevo como brazo de santo... la apunté directo en el culo, pero ella protestó moviendo las nalgas para que la verga fuera al lugar que ella quería, a su portentosa, caliente, tersa y estrecha vagina. Se la metí de un golpe, ella suspiró y se reía diciendo, "¡métela, métela, viejo cabrón!", claro, los movimientos de mete y saca se iniciaron para el gran placer de los dos. En esta ocasión ella gemía a cada embestida, movía las nalgas de una deliciosa manera, de una forma que yo nunca había visto que unas nalgas se movieran cuando una verga está metida en la vagina. El mete y saca se prolongaba, ella tomó mis manos que jalaban de sus ingles y las llevó hasta sus tetas duras, tersas, ella misma hizo que mis dedos aprisionaran los pezones y luego los pellizcaran con fuerza; gritó de dolor, pero también como presagio de su nuevo y potente orgasmo; después hizo que mis manos tomaran la gran panza y de allí la jalara a cada metida de verga. Las manos de ella fueron hasta atrás tratando de alcanzar mis nalgas pero solo una logró asirse de mi muslo para jalarlo, para que las metidas fueran más intensas, más profundas, a mayor velocidad. Sentí que el orgasmo de mi adorada hijita se prolongaba y yo disfrutaba al máximo deteniendo mi eyaculación con el pensamiento de prolongar las metidas, el orgasmo de mi hija, la visión extraordinaria de esas nalgas moviéndose y viniendo a golpear repetidamente mis muslos, mi vientre y mis huevos y sentir de una excitante manera la panza con el producto moviéndose como si también estuviera cogiendo. Estaba por eyacular, cuando ella gritó: "¡para, para...!", se desprendió, me jaló con brusquedad y me llevó a la silla, para montarse sobre la verga que sentí se fue hasta el fondo de la vagina, y luego los febriles movimientos de sus nalgas, sus suspiros, sus gemidos, sus jadeos increíbles y ella jaló mi cabeza para que mi boca mamara sus preciosas chichis de embarazada, las mamé como loco sintiendo cómo mi verga era estrujada por la pucha, por la vagina de mi adorada, la panza chocando con mi tórax, panza que veía arrobado y más caliente me ponía. El orgasmo apenas suspendido, siguió y siguió aun después que mi verga vomitó todo el semen dentro de tan maravillosa gruta del placer, y tanto que ella continuó moviéndose evitando con esos lujuriosos movimientos que mi verga se doblegara. Siguió gimiendo, gritando como loca a cada intensificación de su permanente orgasmo por un tiempo increíblemente prolongado, sin que mi verga se doblegara, para mi asombro, y siguiera erecta, llena de sensaciones placenteras, pero donde las primicias de la eyaculación duraron eternidades para presentarse, y esto cuando el cansancio, la intensidad y prolongación del placer de mi adorada cogedora, iniciaron el retroceso. Cuando eyaculé, ella gritó tan fuerte por el orgasmo que esa hermosa sensación de sentir el choque de los chorros de leche en su vagina le produjo. Dejó caer su cabeza en mi hombro jadeando y jadeando, como si hubiera corrido kilómetros y kilómetros.
Cuando nos serenamos, los besos tiernos suplieron la febril agitación, los movimientos lúbricos que los dos habíamos sido pródigos en dar y recibir. Acaricié su espalda, sus nalgas, su rostro, sus tetas separando un poco su bello torso. Mi verga estaba aún en la vagina, lánguida, flácida, pero conservando algo de las dimensiones de la erección. Se levantó, y me levantó. Me acostó sobre el diván y luego ella se montó sobre mi cuerpo diciendo: "Quiero que goces mi pucha llena de mecos, de tu semen encantador, pero... sin lubricidades agregadas, ¿sale?", y se reía feliz. Así lo hizo, Talló su pucha contra la piel de mi cuerpo, todo mi cuerpo. Yo sentía que era una expresión de agradecimiento y de confirmación del deseo de continuar en las cogidas maravillosas que ese día iniciamos mi hermosa hija y yo.

La llevé a su cama. Me acosté junto a ella besándola suave y tiernamente, acariciando todo lo que mis manos alcanzaban hasta que se durmió con una gran sonrisa en los labios.
Esta es la historia, historia que se continúa hasta la fecha. Pronto vendrá mi nieto. Ojalá que después... mi hija siga amándome como mujer.






Autor: roger


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:

BUSQUEDA
Buscador



All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno