2005-10-26 15:27:31
Siempre me gusto mi hermana y deseaba penetrar su culito redondo.
Documento sin título Somos dos hermanos unicamente y siempre hemos jugado juntos a pesar de que ella era mujer y yo hombre.

No se desde cuando empece a verla como mujer, mas que como mi hermana y a notar lo bien formada que estaba.

Creo que todas mis corridas las hacia pensando en ella y así creciamos.

Mi oportunidad de tocarla se presento cuando ella enfermo de no sé que, pero le dieron unas pastillas que la hacía dormir, como era el único que podía quedarme con ella por la mañana, pues estaba de vacaciones, me encargaron la tarea de cuidar su sueño.

Al principio solo la miraba, pues tenía miedo de tocarla por si despertaba, veía su cuerpo de quinceañera, sus tetitas, su culito; imaginaba como sería acariciar sus tetas y lamer su culito.

Luego de un par de días en que hice algunas pruebas tocandole la cara y hasta moviendola fuertemente, me atreví a acariaciar su tetitas, las que estaban bien duritas.

Luego me arriesgue más: me saque la pinga y se la pase por la cara y los labios, casi me corro en su cara, tuve que hacerlo en mimano porque no llegaba al baño.

Finalmente hice lo que ya no podía evitar, la desnude todita y yo tambien lo hice me acoste y la besé toda hasta llegar a su chuchita la cual me la deboré porque era el manjar más grande que jamas he saboreado, luego la voltee y lamí su ojal el cual me dió el placer más grande que he sentido.

Así, ya estaba fuera de mí y sin pensarlo mas la puse de frente, le abrí sus piernas y apunte mi cañon y arremetí con todas mis fuerzas...ella abrio los ojos y grito de placer,...por fin!!! dijo, me has hecho tuya cojudo, acaso no notabas que hace tiempo quería que me caches, me lamas y me rompas el culo de una vez,... y continue en un saca y mete que tanto ella como yo jadeamos y jadeamos de placer...

Su supuesta enfermedad duró todo el verano y por supuesto que yo la cuide muy bien hoy tengo 20 años y ella 18; y hasta ahora noencuentro una mujer que me dé más placer que ella.

Nuestros encuentros continúan, total en los hostales nadie pregunta si somos o no hermanos, pasamos como cualquier pareja.



Autor: roger