Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2005-10-21 15:43:16
Durante mucho tiempo me pareció que sería imposible y que nunca conseguiría hacer el amor con mi hermana a pesar de lo mucho que lo deseaba, y nunca pude imaginar lo fácil que resultó y la de veces que lo hemos hecho y gozado desde entonces.
Han pasado cinco años y todavía se me empalma la verga al recordar la primera vez que me follé a mi hermana, y lo sorprendentemente fácil que resultó todo después de lo imposible que se me hizo durante años. Ella tenía 51 años, rubia de ojos verdes, muy bella, un cuerpazo de mujer con buenas tetas, unas imponentes caderas y un hermosísimo culo, más bien alta pero deliciosamente llenita, y yo andaba negro día y noche pensando en cómo conseguir follarmela, de una puta a otra y matándome a pajas.
Vivíamos juntos, y estábamos viendo televisión, ella en bata y yo en pijama y sin calzoncillos procurando siempre que ella se diera cuenta del grosor y la dureza de mi pene, sentados en el sofá, cuando fue a encender un cigarro, no acertó con el rascador y todas las cerillas de la caja se le desparramaron por el suelo. ¡Seré tonta!, dijo y se agachó para recogerlas.
Me quedé frito, mi hermana recogía cerillas de rodillas por el suelo y yo veía a un metro su inmenso y provocador culazo, ¡dios!, mi polla se alborotó y se levantó como un poste del soberbio espectáculo. "¡Oye, por favor..., se me ocurrió decir. "¿Por favor, qué?", respondió ella mirándome, y, como en broma, le dije: "¡Que éso es una provocación!", mientras señalaba su culo frente a mí.
"¿Provocación?, mejor harías ayudándome...", contestó y mientras hizo un gesto, moviendo su culo a derecha e izquierda, como diciendo ahí queda éso. Mi verga se salía imparable por la abertura de la bragueta del pijama, y decidí ayudarla, me lancé y me planté tras ella, de rodillas por detrás, le levanté la bata y directamente le puse mi verga entre sus nalgas y apretando contra la raja de su culo, allí donde se une con la vagina, ¡hostia, qué gusto!.
Mi hermana se volvió, sorprendida, ¿qué haces?, pero yo había llegado hasta donde había llegado y ya no pensaba volver. Pasé mi brazo derecho por su cintura para atraerla hacia mí, con mi mano izquierda aparté a un lado la parte de su braga que le cubría la raja y busqué su vagina con la punta de mi verga, acerté rápido con la tremenda erección que tenía, empujé y se la metí hasta la mitad, mientras me colocaba bien para seguir empujando.
"¡Pero..., qué, qué haces....", me dijo mientras se intentaba desasir sin conseguirlo, porque la tenía bien apretada por la cintura contra mí, y sentía el calor húmedo de su vagina en mi capullo. De pronto pareció que algo le ocurría, como si se mareara, ví que suspiraba muy hondo, ¡aaaayyyyy!, y que inclinaba su cabeza hacia el suelo, empujé otro poco y avancé en su interior, mientras sentía el palpitar de las paredes de su vagina en mi verga, movió ligeramente el culo adelante y atrás y empezó a temblar y a gemir, y entonces me dí cuenta: ¡hostia, mi hermana se iba a correr!.
Levantaba y bajaba la cabeza, el cuerpo le temblaba y se estremecía, y ella gemía, ¡mmmm,mmmm, aaaay!, se estaba corriendo, el orgasmo le había venido al sentir mi verga en su interior y se estaba corriendo, se encogía, y apretaba los muslos en mi polla en la que yo notaba sus espasmos. Decidí ayudarla y disfrutar, empecé a bombear fuerte y rápido hasta el fondo, se corría sin poder resistirse, yo sentía su vagina cada vez más húmeda, viscosa y caliente, temblando hasta que de pronto se pareció calmar, de rodillas como estaba metió la cabeza entre sus brazos en los que se apoyaba y empezó a respirar profundamente, ¡redios cómo se había corrido!.
Mi hermana estaba quieta, recuperándose del orgasmo, todavía temblaba un poco y por si acaso luego se resistía decidí que me iba a lanzar, me puse a mover el culo y a empujar mi verga dentro y fuera. Estaba a cien, no aguantaré mucho pensé de excitado que estaba, y ella en silencio, respirando entrecortadamente soportaba mis envíos y gemía y gemía, ¡se va a correr otra vez!, me lancé desbocado, hundía mi pene que resbalaba caliente y húmedo en su vagina, me estaba volviendo loco de gusto y ella gemía y sollozaba más fuerte, se contorsionaba y se movía ritmicamente al ritmo que mi verga marcaba, ¡hostia, se corre, se va a correr otra vez!.
Esta vez fue como un huracán, rugía y oprimía mi pene con sus muslos, yo lo notaba prieto en su chocho y sentía su calor húmedo, notaba cómo mis huevos estaban ya repletos de leche y cómo pugnaba por surgir como un torrente, otra vez mi hermana se puso a temblar y a estremecerse, de nuevo se estaba corriendo, aaaah, aaaah, gemía, se mordía los labios y yo empujaba, iba y venía, me quería correr también y exploté, ¡redios, qué gusto!, me estaba corriendo dentro de ella, notaba el calor húmedo de mi semen resbalando por mi verga, ella gemía y gemía, mmmmm, aaaah, como si estuviera escocida, como si mi leche fuera plomo hirviendo que le entraba en su vagina y estuviera ardiendo en su interior.
Me estaba corriendo y mi hermana conmigo, yo sentía cómo mi pene se iba adormeciendo conforme se descargaba de leche, cómo perdía la rigidez de la erección y cómo empezaba a notar un hormigueo un poco doloroso en los huevos al tiempo que se vaciaban, y mi fiera se iba calmando dentro de mí. Y ella también se relajaba, había sido un orgasmo brutal y ahora se estremecía a golpes, como si la estuvieran azotando y se encogiera a cada latigazo, hasta que rodó por el suelo y se quedó tumbada boqueando y recuperando la respiración, mi verga salió de ella resbalando y me quedé de rodillas, apoyado en mis manos en el suelo y observando como me caían los últimos restos de leche gota a gota de la punta de la polla.
Me tumbé junto a ella, los dos boca arriba, yo miraba por ver cómo mi hermana reaccionaba, pero ella estaba con los ojos cerrados y respirando profundamente, llevé mis dedos a su raja y su clítoris y lo acaricié dulcemente, ella se encogió un poco como dolorida, y mi mano subió por su raja, su vientre, hasta llegar a sus tetas y acariciar sus pezones con la yema de mis dedos. No sé cuánto tiempo estuvimos así, en silencio y recuperando nuestra respiración.
Se levantó, no decía palabra, tenía la cara colorada del esfuerzo y del sudor de la corrida, ni se preocupó de las cerillas que todavía quedaban por el suelo, ¡estupendas cerillas!, pensé yo, que me habían ayudado a follarme a mi hermana, y ví que desaparecía por el pasillo. Oí el ruido del bidé, se estaría lavando y refrescando el chocho, pensé, luego el agua cesó y sentí como se iba a su habitación ...y empujaba la puerta.
Evidentemente, no iba a volver, había pasado más de un cuarto de hora y ya no se oía nada, le dará vergüenza, pensé, y decidí levantarme porque me estaba quedando frío. Recogí un poco el salón, prendí un cigarro y chupé una profunda calada, ¡dios quó polvo había echado, qué gusto!, me acariciaba la polla, ahora dormida y satisfecha, qué hago ahora, me dije, he conseguido lo que quería, ¡hostia!, sólo de pensar en el hueco donde se unen la raja y el culo de mi hermana me estaba excitando de nuevo...
Bueno, apagué el televisor, encendí otro cigarro, no fumes por la casa que luego apesta, recordé cómo repetía de contínuo mi hermana, ¡qué le den por el culo!, pensé, y fuí por el pasillo al baño. Allí, en el bidé estaba la toallita que mi hermana utiliza para secar sus partes, instintivamente la tomé y la llevé a mi nariz, estaba húmeda y olía acre, sentí como una crema que resbalaba en mis dedos, es mi leche, pensé, seguro que se le ha salido al lavarse...
Abrí los grifos, me alcé un poco, apoyé mi verga sobre el borde del lávabo y me fui limpiando, primero agua fría, mmm, qué sensación más placentera, luego abrí la caliente y templé el agua, me lavé bien y me sequé. Estaba perfecto, relajado, sentía mi bajo vientre como vacío, me miré al espejo, cacho cabrón qué cara de satisfacción, me toqué las cejas, tenía como unas pequeñas ojeras, del esfuerzo del polvo, pensé, me enjuagué la boca y salí...
Fuí a la habitación de mi hermana, entré sin llamar por supuesto, ella estaba boca arriba con la mirada en el techo, ni palabra, me acerqué, me senté en la cama a su lado, ella seguía en silencio, la miré, me recliné sobre ella y simplemente le dije: ¡Quiero más!. La tomé en mis brazos y besé sus labios, ella no respondía a la caricia pero tampoco se oponía, ¡quiero más! repetí y ella nada, me da igual, pensé, me quité el pijama y me metí en la cama, mi hermana no pudo evitar llevar su vista a mi verga, otra vez erecta y dura, pero no dijo nada, le aparté los tirantes del camisón y me lancé sobre sus tetas, mmm, le chupe los pezones mientras buscaba con mi mano su vagina y empezaba a masturbarla.
Le quedaba el camisón por la cintura, me puse sobre ella abriendo sus piernas y urgué en la mata de pelo de su sexo, abrí sus labios con el capullo y busqué el agujero del amor de su vagina. Aaaah, otra vez sentía su calor interno, mi hermana se encogió un poco como dolorida al sentir el bulto de carne que la empezaba a traspasar, no estaba muy húmeda pero me dió lo mismo, pasé mi mano derecha bajo su culo para acercarla hacia mí y presioné con mi verga...aaaauuuum, hasta adentro, ella gimió de dolor, pero en cuanto maniobré un poco adelante y atrás ya estaba húmeda, sentía palpitar las paredes interiores de su sexo en el mío, cerró los ojos y se mordió los dientes, la tengo susy otra vez, y empezó a gozar conmigo.
Follamos como cerdos, mi hermana rugía y se estremecía de placer, te amo, te amo, le decía yo mirándole a los ojos mientras bombeaba con mi polla, ella sonreía y cerraba los ojos, cómo gozas so puta, cómo disfrutas cerda, se corrió dos o tres veces, sudaba y se estremecía por los orgasmos, y yo seguía dále que dále, hasta que decidí correrme. Me salí de su vagina, me incorporé y acerqué mi verga hacia su cara, todavía no me la has chupado, me miró como con un gesto de asco, no parecía apetecerle mucho, y a mí qué, pensé, me giré y me volví para meter la cabeza entre sus piernas, busqué su vulva con mi lengua y empecé a chupar en su raja y en su clítoris, voraz, compulsivamente, me quería comer su vagina me la quería tragar, ella seguía sin chuparme la polla, la tenía ante sí, gorda y dura pero no me la chupaba, agarré su melena por su nuca y empujé su cabeza hacia mi polla, chocó contra sus labios medio cerrados, abre la boca so cerda, quiero que me la mames, abrió y se la metí hasta chocar con su garganta, gggg, pareció que se atragantaba pero me daba igual, chúpa so puta, cerda, chúpa.
Empezó a lamer, primero timidamente pero me daba gusto, yo notaba excitarse mi capullo con su lengua, y me lancé a su vulva, abrí los labios de su vagina y chupé y chupe soltando saliva, aaaah, ella gozaba, se ahogaba de placer y de no poder respirar con mi polla en su boca, se iba a correr y yo también me iba a correr, me obligué a esperar a que le llegara su orgasmo y entonces, cuando reventó y empezó a gemir y a contorsionarse de gusto, me dejé ir y sentí como todo mi ser me corría a lo largo de la verga y se lanzaba buscando salir, ella se corría y exploté en su boca, oooooh, qué chorro, espeso y caliente, sentía como se le llenaba la boca, como toda mi polla se empapaba de mi leche, pero yo chupaba y chupaba su vagina y ella chupaba y chupaba mi polla, hasta que caímos agotados...
Al día siguiente, cuando desperté, mi hermana ya se había levantado. Fuí a la cocina en pijama, ella estaba sentada pelando patatas, me senté en la mesa junto a ella, tomé su cabeza y dirigí su boca hacia mi polla, se la metí y me la chupó dándome mucho gusto, hasta que me provocó una hermosa erección, entonces me pusé en pie, la empujé sobre la mesa y la enculé por detrás, bombeando en su vulva hasta correrme...
Me asombra pensar que sencilla fue aquella primera vez, ...y lo fácil que ha sido seguir follando y disfrutando con ella hasta ahora, cinco años después.




Autor: roger


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:

BUSQUEDA
Buscador



All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno