Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2006-10-29 22:25:35

Hola, les voy a platicar lo que me sucedió hace algún tiempo atrás, para esto debo decirles que soy una chica de buen cuerpo a mis veintidós años, ya que me gusta mantenerme en forma, y mi hermano Armando es menor que yo por sólo un año, es muy apuesto y de buen cuerpo. Ambos para ir a la escuela abordamos el metro que a esas horas se encuentra muy lleno, por lo que para no separarnos durante el viaje, yo me subo en la parte donde se suben los hombres, mi hermano antes yo creía que se me pegaba al cuerpo para protegerme de las manos de los hombres a mi alrededor, cosa en la cual después descubriría me encontraba equivocada.


Un día descubrí que su protección era para otro fin, ese día yo vestía un pantalón corto de lycra muy delgada tipo ciclista, con una tanga muy pequeña que alcanza a notarse por a través de mi pantalón de lycra, también llevaba un top sin sujetador, aunque tengo grande el busto no me importa no llevar el sujetador ya que son muy firmes además que me pongo otra camisa arriba para que no se noten mucho mis pezones, no sé si esta ropa fue la que calentó a mi hermano, quién ya apretujados en el metro, comencé a sentir que se frotaba con insistencia en mi trasero, a lo que yo no sabía cómo reaccionar, por lo que opté por dejarlo seguir con lo suyo, de paso es que a mí me empezaba a gustar sentir su verga ya erecta que se frotaba entre mis dos nalgas, la sentía perfectamente dado que mi hermano sólo llevaba un delgado chandal. Armando al ver que no opuse resistencia, se presionaba cada vez más contra mis nalgas, en dado momento sacó de su pantalón su duro y venoso miembro ya goteante de liquido seminal, y lo posó entre mis dos nalgas, yo dado la textura de la tela de mis pantaloncillos, notaba perfectamente el calor del pene de mi hermano, yo ya excitada, jalé por la parte de atrás mi pantaloncito de lycra para que se metiera entre mis dos nalgas, casi como una tanga, ante esto una generosa porción de mis nalgas quedaron fuera de la protección de mi short, notándose perfectamente el sitio donde termina la cola y comienzan mis piernas, mi hermano al ver esto, ya no dudó en deslizar su mano por mi cuerpo candente, al principio paseó sus manos por un costado de mis piernas, acariciándolas realizando mis pequeños círculos y dando delicados apretones a mi piel, pasando por mis caderas, para finalmente posarse en mi vagina por encima del pantalón corto. Yo para ese momento me encontraba excitada por lo cachondo de la situación, ya que estaba siendo manoseada en un transporte público por mi propio hermano, llegando a sentir cómo se humedecía mi sexo, por lo que con un disimulado movimiento metí mi mano a mi pantaloncito para romper mi tanguita por los costados que son muy delgados ya que sólo son de resorte, para sacarlas y así quedarme sin nada de ropa interior, mi hermano comenzó a frotar su pene entre la ranura de mis nalgas a lo que yo, las apretaba entre los dos cachetes de mi culo, para propiciarle placer a su miembro cada vez más caliente. Armando de tan caliente que estaba metió su mano bajo de mi pantalón y me comenzó a frotar deliciosamente mi cuquita. Yo volteaba a los lados a ver si nadie nos observaba, una vez que confirmé que nadie nos veía bajé mi short para que mi hermano me frotara su miembro en las nalgas desnudas, no saben el morbo que me causó estar desnuda de la cintura para abajo en un lugar tan abarrotado de gente. A lo que Armando rápidamente entendió mi mensaje, por lo que puso su pene entre mis dos muslos y mi panochita, yo los cerré con fuerza, para hacerle con ellos una rica paja, mi hermano comenzó un rítmico movimiento de adelante hacia atrás por lo que no tardó en correrse entre mis piernas, fue delicioso sentir cómo se deslizaba ese liquido tan caliente y viscoso por entre mis dos piernas, y como mis líquidos llegaban a mezclarse con los de mi hermano. Yo creí que allí acababa la cosa pero de repente sentí una mano en mis tetas, por lo que busqué de quién era esa mano, ya que mi hermano las tenía en mi cintura y me percaté que era de un tipo, que de seguro se había dado cuenta de nuestro magreo, por lo que pensó que yo era una muchacha fácil, como yo todavía me encontraba caliente esto no hizo más que aumentar mi morbo ante esta situación, él al notar que no decía nada metió su mano bajo del top logrando sujetarme los pezones, logrando ponerlos como dos cerezas duras de la excitación, aprovechando que llevaba la otra camisa que tapaba la acción en mis pechos liberó una teta del top para acariciarla más fácilmente, por lo que bajé mi mano y le sobé su pija al tipo este, la cual de inmediato se le paró y se puso como roca de la excitación, por lo que me paré levemente de puntas, frotando en un principio la punta de su pene con mis calientes y húmedos labios vaginales, los cuales no presentarían ninguna dificultad para ser penetrada y me introduje su aparato en la vagina, mi hermano se dio cuenta de esta acción y pensé que se iba a armar la bronca, pero nuevamente me equivoque, mi hermano quién ya se encontraba nuevamente empalmado, comenzó a juguetear con uno de sus dedos dentro de mi ano, para después introducir otro y luego otro más, supongo que para abrir mi pequeño y apretado ano, para facilitar lo que después me pareció fabuloso, ya que me metió su pene en mi culo, por lo que me encontraba penetrada por ambos orificios lo cual me llevó a un delicioso orgasmo, ya que era increíble la sensación de como ambos penes se tocaban por dentro de mi cuerpo, en un corto tiempo ambos penes llenaron mis dos partes con caliente esperma, cuando se hubieron puesto flácidos sus miembros los retiraron dejándome escurriendo ambos orificios de caliente esperma, como ya se acercaba nuestra estación me apresuré a subir mi pantaloncito y a acomodar mi ropa, para salir con mi hermano apresuradamente del vagón, una vez fuera nos íbamos riendo de lo que acababa de suceder, cuando una señora se acercó a mí y me mencionó que traía algo en mi pantaloncito, al ver lo que era, nos percatamos que se encontraba lleno de semen, por lo que la señora refunfuño que algún patán se habría masturbado en él y yo no me había percatado, mi hermano y yo nos miramos con complicidad y le agradecimos a la señora por avisarme de los mocos en mi lycra , nos retiramos de allí a toda prisa. Desde entonces cada que abordamos juntos algún transporte público juntos aprovechamos para echarnos un polvo rápido, aprovechando la complicidad de la muchedumbre, así también procuramos que algún pasajero se percate de lo nuestro magreo para incluirlo en la ventura, pero no sólo en los transportes hacemos esto, también cuando vamos a algún cine porno, pero esto ya se los narraré en otra ocasión.

Autor: Caliente


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno