Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2005-10-21 15:36:22
Estábamos viendo un vídeo pornográfico y le pedí a mi hermana que me chupara la verga como en la película, se la acerqué a la boca, abrió sus labios y se tragó mi capullo y empezó a chuparlo, me lo humedeció bien y yo me estaba volviendo loco de placer, sintiendo como el semen se iba agolpando y pugnando por reventar.
El jueves celebrábamos la cena de Navidad de la oficina, y creo que me pasé un poco con la bebida. Llegué a casa como pude, haciendo más ruido del que hubiera querido y no conseguí evitar que mi hermana se despertara. ¿Estás bien?, preguntó, y yo le dije que sí que no se preocupara.
Llegué con bastante esfuerzo hasta la habitación, me quité la ropa a tirones, me puse el pantalón del pijama y volví a la sala, donde me desplomé en el sofá y ciego como estaba busqué un vídeo pornográfico y me puse a verlo. Abrí el cofrecito sobre la mesa en el que guardaba unos porros y me dispuse a fumar, cuando en esto llegó mi hermana.
¿Te encuentras bien?, volvió a insistir, y yo le dije que sí, que estaba maravillosamente, sólo que había tomado un poco, pero bien. ¿Sácate unos tragos, no?, total mañana no trabajo y me encuentro en las nubes, le propuse.Mi hermana contestó que no debería tomar más, pero le aseguré que estaba bien, que me pusiera un whiskito y se sentara conmigo.
Mientras buscaba en el armarito del minibar, a la contraluz, yo veía su cuerpo bajo el camisón transparente, sólo llevaba bragas y sus pechos colgaban hermosos. Encendí mientras un cigarro de marihuana y le dí unas chupadas profundas, mi hermana se acercó con el vaso, unos hielos y la botella, no deberías tomar más y éso, pero se dispuso a servirme.
El paisaje era impresionante, inclinada para echar líquido en el vaso, tenía ante mí todo el escote del camisón de mi hermana y sus dos hermosas tetas a la vista, ¡qué maravilla!, exclamé. Al darse cuenta, se cubrió con el brazo libre pero yo se lo tomé y le dijé: 'No seas tonta!", mientras la atraía al sofá, la sentaba a mi lado y la acercaba hacía mí pasando mi brazo sobre sus hombros.
A todo ésto la película pornográfica estaba en su apogeo, una señora hembra le hacía una mamada superior al galán, que lucía una verga a tope de erguida. Le puse a mi hermana el porro en sus labios sin soltarlo de mis dedos para que fumara, y me atreví a decirle: "¡Mira, parecemos nosotros dos!".
Entre que había fumado más profundamente de lo que acostumbraba y lo que yo acababa de decirle, se atragantó y empezó a toser, por lo que le golpeé en la espalda para que se calmara. De lo otro no dijo nada, pero yo seguía bastante ciego, con el calorcito de su cuerpo y su carne tierna contra la mía me estaba poniendo cachondo, veía que mi hermana seguía bastante interesada la película y me decidí a insistir.
"¿Sabes que estás más guapa cada día que pasa?, siempre me has gustado pero en los últimos tiempos todavía más...", le comenté mientras acariciaba su hombro con mi mano derecha. Mi hermana no respondió, por lo que yo seguí a lo mío repitiendo que era una mujer muy hermosa y que todas las noches soñaba con ella, que no entendía como siendo ya mayores, ella 53 y yo 51, no vivíamos como matrimonio y a todo ésto empecé a acariciar sus tetas por encima del camisón.
El galán del vídeo porno acababa de montar a su hembra, había sacado su verga de la vagina de la mujer y se le estaba corriendo en la cara, yo veía que mi hermana miraba extasiada y que estaba reaccionando a mis caricias en sus tetas, porque respiraba más excitada. Apagué el vídeo con el mando a distancia, tomé a mi hermana del brazo y le dije: "Vamos a la cama, quiero hacer el amor contigo".
Ella no se resistió, me siguió sin decir nada, fuimos a su dormitorio, la senté en la cama y me quité el pantalón del pijama, desnudo completo, con mi verga bastante morcillona pero alzada que mi hermana miraba aturdida, le pasé los tirantes del camisón por los hombros y se lo bajé hasta la cintura, ¡dios, qué tetas más hermosas!. Le hice ponerse de pie para acabar de desprenderla del camisón, se quedó desnuda ante mí, esbelta y bellísima, un poco gordita como me gustaba, su vulva poblada de unos rubios mechones me quedaba a la altura de mi cara, la tomé con las dos manos de las nalgas y la atraje hacía mí, hundí mi boca en su vagina y busqué su clítoris con mi lengua.
¡Mmmm, qué sabroso, mi saliva se iba mezclando con sus jugos y tomaba un sabor dulzón y acre que me embargaba, me estaba excitando terriblemente, levanté la mirada hacia mi hermana y le pedí que nos acostáramos, lo hicimos y la abracé, junté su cuerpo desnudo con el mío, metí la rodilla entre sus piernas, y me subí sobre ella, puse mi verga en su raja y empecé a besarla en la boca, ella no respondía mucho pero de verdad se iba excitando. Me bajé y empecé a acariciar su clítoris y su raja, cada vez se ponían más húmedos, y decidí que la iba a penetrar.
La monté de nuevo y busqué su raja con mi verga para empezar a meterla, ahora mi hermana me besaba apasionada en la boca, yo la decía "te quiero, mi vida, te quiero" y pugnaba por penetrarla pero el alcohol había hecho su efecto y no conseguía la suficiente dureza en mi pene para conseguirlo. La besé profundamente, amor mío, mi vida, ella también me dió un tímido "te quiero", estaba disfrutando de mi amor, aunque yo no podía follarla como veía que deseaba.
Me incorporé y le pedí que me chupara la verga, házme como en el vídeo, le dije, y se la acerqué a la boca, creí que me desmayaba cuando abrió sus labios y se metió mi capullo hasta la mitad y empezó a chuparlo, con mucha saliva le pedí, ella me lo humedeció bien y yo me estaba volviendo loco de placer, sintiendo como el semen se iba agolpando en mi verga y notaba un cosquilleo en mis huevos. Parecía que mi pene se endurecía y mi hermana me pidió que la penetrara, quiero sentir tu carne dentro de mi cuerpo, me dijo, lo volvimos a intentar pero la erección no era suficiente.
¡Pues chúpame tú también a mí!, me pidió, yo me sentía feliz de verla excitada, me gusta que seas muy puta mi vida, le decía, nos colocamos adecuadamente, abrió sus piernas y hundí mi lengua en su coño, chupando y sorbiendo todos sus jugos y metiendo mis dedos en su culo, ella se movía y temblaba de gusto, y se comía mi polla gimiendo y gozando. De pronto se levantó, abrió la mesilla y sacó un consolador de latex, no muy grande, para que se lo metiera, lo mojé bien con mi saliva y cuando se lo introduje hasta el fondo soltó un aullido de placer, y me animó así, así, házme así, a que se lo metiera y sacara.
Yo disfrutaba viéndola gozar, veía cómo se contorsionaba de placer y cómo estaba llegando a su climax, me voy a correr, me voy a correr, gemía y entonces alcanzó su orgasmo, empezó a temblar y a gemir más ruidosamente, y me chupaba la verga con ansia y desesperación para que yo también me corriera. Me sorprendía lo largo que era su orgasmo, cómo se estremecía y se contorsionaba, apretando y mordiéndose los labios, hasta que finalmente acabó y se quedó quieta respirando entrecortadamente.
Yo me puse junto a ella, para acariciarla y besarla, te quiero, te quiero, y ayudarle a relajarse y ella abría sus ojos y me sonreía y se apretaba contra mí cuerpo. Me gusta que seas muy caliente y muy puta, quiero disfrutar mucho contigo y darte mucho placer mi vida, te voy a comprar un consolador bien gordo, mi puta, ya verás lo que vas a gozar, le decía y mi gozo llegó al máximo cuando me contestó que le bastaba con el mío, que quería mi verga y sentirme dentro de ella, otro día que bebas menos, me dijo sonriendo.
Ahora quiero correme yo, le dije, y le pedí que me chupara. "Házme una buena mamada, quiero correrme en tu boca y en tu cara", noooo, en mi boca no, no me gusta, respondió, yo pensaba de qué sabría ella que no le gustaba, pensando que nunca lo habría probado, pero véte a saber, pensé, lo mismo ha follado mucho y ha chupado un buen montón de vergas antes de venir a vivir conmigo..., me dije que se lo podía preguntar pero preferí dejarlo para más adelante, y le repetí que lo quería, que me gustaba correrme en la boca de las mujeres con las que hacía el amor, y que se lo pedía a todas las putas...
¿Vas con putas?, me preguntó, y yo le contesté que sí, que había andado con un montón de putas y con todas me corría en su boca, que era lo que más placer me daba..., pero que ahora sólo haría el amor con ella, que la amaba y me excitaba hacer el amor con ella. ¡Chúpame cariño, chúpame hasta que me corra, le supliqué.
Pero me avisas cuando te vayas a correr, me pidió, le dije que de acuerdo, aunque no pensaba hacerlo y estaba decidido a correrme en su boca como me gustaba, y mi hermana empezó a hacerme la mejor mamada que nunca había disfrutado hasta entonces, se tragaba mi polla hasta el fondo de su garganta, la lamía arriba y abajo, la llenaba de saliva, aspiraba con sus labios en mi capullo y yo veía que iba a reventar, me estaba costando por el efecto del alcohol pero ya me iba llegando, me manoseaba los huevos y ya me rendí. Sentía que la leche me empezaba a subir buscando salir y empecé a suspirar me corro, me corro, ay, me corro, ella seguía chupando, me va a dejar que me corra en su boca, pensé, y expulsé una primera chorrotada, densa, caliente, dentro de su boca, y otra, y yo mismo se la saqué de la boca para terminar de correrme en su cara, en sus ojos, en su nariz, le acariciaba la cara con mi verga que se iba vaciando a golpes en sus mejillas, qué corrida, me quedaba vacío, y me volvía loco de placer viendo mi leche en su cara, dios, qué gusto!.
Le alcancé mi pañuelo para que se limpiara, mi hermana hacía gestos de un poco de desagrado, uuuy no me gusta me decía mientras se estremecía con un escalofrío, y yo le respondía que tenía que gustarle porque era mi leche y que tendría que acabar tragándola porque a mí me daba mucho gusto. Quiero hacer mucho el amor contigo, quiero que gocemos juntos, vas a ser mi mujer..., le decía.
Nos relajamos y nos abrazamos, y hablamos de lo que haríamos en adelante, yo sentía curiosidad por sus experiencias sexuales y ella me decía que debíamos tener cuidado, que nadie se enterara de lo nuestro, que me contaría todo y que haría lo que yo quisiera. Yo le prometí que nunca más iría con putas, que sólo quería follar con ella y mi hermana me confesó que le gustaría que un día llevara una puta a casa, que le gustaría ver cómo lo hacía con putas y me prometió que ella también lo haría, que lo haríamos los dos y que mañana mismo.
Al día siguiente me desperté gozando, una mujer había metido su cabeza entre mis muslos, mi hermana me chupaba la verga que se estaba poniendo como un poste de telégrafos, me moví yo para buscar su vulva y se la chupe y la llené de saliva, me monté sobre ella y me lancé a penetrarla. Ahora sí respondía mi verga y ella me abrazaba satisfecha, y empecé a bombear como un caballo mientras ella se encogía y gemía feliz y gozosa, la miré y sin cesar de penetrarla le dije que por la tarde traería a una puta para que hiciera el amor con nosotros, una mujer muy hermosa que conocía y que nos haría muy felices...




Autor: Anónimo


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:

BUSQUEDA
Buscador



All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno