Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2009-06-10 13:55:35
Mi padre puso su polla a la entrada de mi coño y yo podía notar como sus pelos públicos rozaban mi culo y su pecho mi espalda Primero de todo me gustaría dar las gracias a todos los que me habéis enviado mensajes de ánimo para que contase más de mi vida y sobre todo a esos que me han enviado esas fotos tan sugerentes. Esa noche, la noche de nuestra primera vez, después de estar cerca de una hora follando caímos rendidos los dos sobre mi cama. Respirábamos agitadamente y nuestros cuerpos desnudos estaban completamente sudados. Mi padre me agarró por la cintura y me subió encima de él. Nos besábamos y yo cuando mi padre no me estaba callando con su lengua no hacía más que preguntarle que pasaría ahora.

Mi padre puso su polla a la entrada de mi coño y yo podía notar como sus pelos públicos rozaban mi culo y su pecho mi espalda

Primero de todo me gustaría dar las gracias a todos los que me habéis enviado mensajes de ánimo para que contase más de mi vida y sobre todo a esos que me han enviado esas fotos tan sugerentes.

Esa noche, la noche de nuestra primera vez, después de estar cerca de una hora follando caímos rendidos los dos sobre mi cama. Respirábamos agitadamente y nuestros cuerpos desnudos estaban completamente sudados. Mi padre me agarró por la cintura y me subió encima de él. Nos besábamos y yo cuando mi padre no me estaba callando con su lengua no hacía más que preguntarle que pasaría ahora.

-¿Qué hemos hecho papá? -Nada cariño, no te preocupes -¿Pero y mamá? -Mamá no se enterará de nada, no te preocupes ahora por eso cariño

Mi padre siguió besándome mientras me sobaba el culo. Yo notaba el sudor de su pecho sobre mis tetas y notaba como sus manos agarraban mi culo fuertemente mientras mi pubis estaba presionando la polla (ahora ya relajada) de papá. Mi padre me hizo a un lado.

-Duerme cariño, yo ahora me voy a dar una ducha y vuelvo con mamá que si no se ha despertado seguro que no se ha enterado de nada -¿Y si se ha despertado? -Pensará que estoy haciendo un poco de ejercicio, muchas veces cuando no puedo dormir voy al garaje a hacer un poco de ejercicio, cojo me monto en la bicicleta estática o me siento en el sofá con las mancuernas, sudo un poco y luego ya consigo dormir toda la noche.

-ja, ja, ja -¿De que te ríes ahora bandida? -Nada, es que estaba pensando que en el fondo es lo que has hecho ¿no? Has hecho un poco de ejercicio y has sudado mucho. Seguro que ahora dormirás bien -Ja, ja, ja mira que eres bandida. Tu descansa ahora mañana ya hablamos ¿vale? -Hasta mañana papá.
Mi padre salió de mi cuarto no sin antes darme otro beso y se fue a la ducha.

Seguro que él consiguió conciliar el sueño, pero para mí la cosa no fue tan fácil. No paraba de dar vueltas en la cama y de recordar a cada rato lo que había pasado, lo que acababa de pasar. Había follado con mi padre. Y no solo eso habíamos tenido sexo del bueno, nada en comparación con Héctor, mi padre si había sabido tratarme como una hembra de verdad, me había penetrado brutalmente, pero también de forma muy romántica y pausada. Era lo que yo siempre había imaginado cuando pensaba en la palabra semental. Mi padre era un auténtico semental en la cama.

No se como, pero al final conseguí dormir, o eso creo porque cerré los ojos y al abrirlos ya era otro día. El sol estaba ya entrando por la ventana cuando miré el reloj... ¡Madre mía! ¡Me he quedado dormida! Salí de la cama a toda prisa y entré en el baño a ducharme rápidamente. Cuando me miré en el espejo me di cuenta que estaba desnuda y como entre un sueño y una realidad comprendí lo que había pasado anoche. No sentía tazón sobre la mesa así que yo me acerqué despacio por detrás sin hacer ruido. Estaba tan rico, ahí sin camiseta, en calzoncillos con la nevera abierta....me agaché un poco y metí el brazo entre sus piernas y luego lo levanté agarrándole el paquete a través de los calzoncillos.

-¡Que se te va a quedar frío papá! -¡Mira que eres eh! Menudo susto que me has dado -¿has visto que hora es papá? -Ya lo se, me he quedado dormido, y por lo que veo tú también, ha llamado hace apenas unos diez minutos tu amiga, que te está esperando para hacer el trabajo -Ya lo se, yo también me he quedado pegada esta mañana. En cuanto desayune voy para allá. ¿Vas tú al centro ahora? -Si tengo que pasar de todas formas por la oficina a por unos papeles si quieres te acerco en un momento -Vale, desayuno y nos vamos.
Desayunamos los dos sin hablar de nada de lo que hicimos anoche, todo era muy natural y a mi me encantaba. Mi padre se preparó y nos fuimos cada uno a sus cosas.

Pasaban los días y mi madre estoy segura que no se había enterado de nada (lo se porque aún no sabe nada...o eso espero, y ya han pasado unos años de esto). Papá y yo hablamos un par de veces en el coche de lo bien que lo habíamos pasado y a pesar de que la gente podría pensar que estaba mal en el fondo los dos estábamos mucho más felices, incluso mamá lo había notado. Nos había dicho ayer a la comida: Que os pasa a los dos que estáis todo el rato bromeando y canturreando, muy felices os veo, teníais que estar todo el día como yo trabajando veríais como dejabais de canturrear Mi padre y yo nos mirábamos y nos sonreíamos. A pesar de que los dos estábamos encantados con la nueva situación habíamos rehusado sin quererlo a nuevos contactos entre nosotros. Unas veces él y otras veces yo habíamos tenido más oportunidades de volver a follar y no lo habíamos hecho. Hace dos días papá me fue a buscar al instituto y nos fuimos a comer a casa de la abuela. Dormimos en la misma habitación la siesta y en camas juntas y ninguno hizo amago de acercarse al otro. No creo que fuese porque no teníamos ganas sino más bien porque nos cohibía y no sabíamos como iba a reaccionar el otro.

Pero a pesar de no haber vuelto a follar en estos días no han faltado las palabras picantes o los choques en el pasillo en los que a mi padre siempre se le iba sin querer una mano hacia mis tetas o mi culo y a mi siempre...oye no se como pasaba, pero siempre se me iba la mano hacia su polla. Ja, ja, ja. Lo malo llegaba a la noche. Yo pensaba que era algo que solo me pasaba a mi, pero más tarde me daría cuenta que no era la única que por las noche no podía dormir. Seguro que hay quién diría que eran remordimientos, pero yo estoy segura que eran ganas, ganas de volver a tener algún encuentro los dos, tenía ganas de volver a chupar ese falo, de sentir como me taladra en cada embestida, de sentirme llena de él, tenía muchas ganas de que el sudor de mi padre volviese a caer sobre mi cara desde su barbilla, o desde su frente, de sentir como nuestros sudores se mezclan....otra vez.

Pasada una semana la situación por las noches era insostenible, no conseguía dormir y el sueño si que lo tenía, pero no paraba de pensar y dar vueltas en la cama. La cosa empezaba a ser seria porque yo notaba ya como el no dormir se me empezaba a notar en la cara. Había esperado durante una semana a que la puerta de mi cuarto por la noche se volviese a abrir y por ella entrase papá diciéndome que no podía dormir tampoco.... Entonces me di cuenta que a lo mejor no era la única que no podía conciliar el su no podré entrar....AHHH y ahora que me doy cuenta también se me han olvidado las llaves de casa y ¡he cerrado la puerta! Ja, Ja, ja que vergüenza si tengo que llamar ahora a mamá o a papá para que me abran la puerta. Que pensarán si me ven andando descalza y casi desnuda por el jardín a estas horas de la madrugada. Madre mía que despistada, mira que dejarme las llaves y cerrar la puerta.... Bueno respiré hondo y seguí caminando...total si encontraba a papá en el garaje haciendo ejercicio todo estaría solucionado. Crucé la casa y llegué al garaje...me desilusioné al darme cuenta que la luz estaba apagada. Desde luego no era una buena señal, pero tenía que seguir a comprobar si a pesar de la oscuridad había alguien allí.

Tiré de la manilla de la puerta y... ¡se abrió! Eso era buena señal, alargué mi mano hacia la luz y la encendí...y...y allí estaba papá montando en la bicicleta estática. Se sorprendió al encenderse la luz y miró hacia atrás asustado.

-Menudo susto que me has dado nena, ¿qué haces a estas horas despierta? -Pues supongo que lo mismo que tú...no puedo dormir papá -A mi también me pasa, pero hago un poco de ejercicio y ya se me entra el sueño, ¿Has venido a probar si a ti también te funciona? -Más o menos -ja, ja, ja ¿como que más o menos? ¡Pero si estás descalza! Anda ponte algo que te vas a coger un constipado

Me puse unas zapatillas de mi padre y me senté en el sofá mientras él seguía pedaleando. Empezamos a hablar de cosas triviales, de qué me había dejado las llaves, de que menos mal que estaba él en el garaje que sino...luego le pregunté por qué no podía dormir.

-¿Por qué no puedes dormir papá? -Pues no lo se supongo que porque hace calor y... ¿y tú? -Pues....yo creo que es porque en mi cama me siento un poco sola -Mi padre sonrió un poco miró hacia delante y siguió pedaleando ahora mucho más rápido si cabía -¿Te sientes sola? ¿Y cómo es eso? ¿Cómo es que no sales por ahí con Héctor....ya me entiendes? -Ja, ja, ja porque tú ya sabes que Héctor no me da lo que necesito papá, a Héctor le faltan unos centímetros -¡Ja, ja, ja ala! ¡Mira que eres eh! Ja, ja, ja. Como te oiga él te vas a enterar tú.

Mi padre no paraba de pedalear, aprecia que con eso intentaba evitar lo que ya era evidente en sus pantalones. Tenía una erección de caballo.....de semental como a mi me gusta. Y empezaba a sudar la gota gorda para evitarlo...yo estaba decidida a no dejar que eso pasase así que....

-¡Hace calor aquí eh! ¿Supongo que será por el calor que desprende el coche no? -O por el calor que desprendes tú -Ja, ja, ja o tú, porque también te veo con...calor ¿no? -Mira que eres bandida, me estás buscando mucho las cosquillas esta noche y no se por dónde terminaremos tú y yo -pues tú no lo se, pero yo de momento voy a quitarme el albornoz y me voy a tumbar aquí en el sofá hasta que termines porque ya sabes que no tengo llaves ¿no?

Me quité el albornoz y me quedé en braguitas y sujetador. Me tumbé en el sofá y hacía que ojeaba una revista que había vieja por el garaje. De vez en cuando miraba a mi padre y me daba cuenta que disimuladamente estaba luchando entre mirarme o no mirarme. Pero yo se que miraba porque ahora si su polla tenía que estar a reventar a la vista por el bulto que tenía entre las piernas. Yo también me estaba calentando de sobremanera, pero intentaba que no se me mojasen mucho las bragas para que mi padre no lo notase. El pedaleaba de rogar y no habría mi boca, me apetecía cómo se había puesto ahora papá así todo machote queriendo llevar él las riendas de la situación. Mi padre sonrió -Ahora te vas a enterar, ¿no querías polla? Pues toma dos raciones nena

Me agarró la nariz tapándomela con su mano a modo de pinza, lo que hizo que yo abriese la boca para respirar un poco y él aprovechó a empujar con sus caderas hacia delante y meterme su pollón en la boca.

-Buena chica (me decía mientras me daba azotes despacio en las mejillas)...buena chica ahora chupa como tu sabes. Empecé a chupar la polla de mi padre con mucho gusto. Para todas aquellas que lean este relato y que sepan lo que es chupar una buena polla que se imaginen como estoy abriendo mi boca al máximo que puedo y noto como se me llena completamente de carne caliente, de carne rica. Noto como la polla de mi padre toca con su glande mi campanilla y aunque siento un poco de arcadas mi padre me sujeta la cabeza por detrás para que no la retire y empieza a follarme con su cuerpo mi boca como yo creo que sólo el sabe hacer. Seguimos así por un rato mientras el cual mi padre sin dejar de follarme la boca con sus manos empieza a desabrochar primero mi sujetador entreteniéndose a sobarme las tetas, a pellizcarme los pezones y más tarde a quitarme las bragas para poder agarrarme el culo apretando con sus manos mientras me dice que no pare, que siga chupando -chupa así nena, siiii, no pares....me encanta, que boca tienes, me pasaría el día follándote esa boca de putita que tienes. Verías como en nada de tiempo te entraba toda mi polla entera en la boca. Ahh, siiii, hasta el fondo cariño no pares

Mientras decía estas cosa que a mi me excitaban de sobremanera me azotaba el culo. Yo me sentía totalmente sometida a él, él era el que estaba haciendo de mi lo que quería y yo estaba encantada. Sentir un macho así hacer de ti lo que quiere es una sensación increíble y si además es todo un semental como mi padre...

-¡mmm estás calentita putita eh! Tienes el coño bien mojadito....aaaaahhh siiii cariño chupa así, así, así...abre la boca aaaaahhh Ahora se estaba agachando a lamer mi pubis, mi vientre y después mis tetas, y no se como conseguía hacer todo esto sin dejar siempre de mover ese culo que tiene hacia delante y hacia atrás para perforarme la boca.

-Ahh nena, que boca tienes ahh...para....para, para nena, que me voy a correr y no querrás que termine la fiesta tan rápido, porque estoy viendo aquí (mientras me toca el coño) un agujerito que perforar bien esta noche.

-Si papá fóllameeeeee -Ven aquí nena

Me agarró del pelo y me sacó del sofá caí de rodillas en el suelo y él me levantó la cabeza del pelo y me dijo: -Abre la boca chupa cariño, cómetela toda. Y mientras yo ahora de rodillas chupaba su polla como si fuese un pirulo él estaba tirando los cojines del sofá hacia el suelo. Cuando hubo dejado limpio el sofá...

-Vale de chupar nena, ahora túmbate en el sofá y abre bien las piernas. Me tumbé en el sofá mirando hacia arriba y vi. Como mi padre se acercaba y se tumbaba a mi lado. Nos besábamos mientras él me agarraba la cabeza por la barbilla y me chupaba los labios y me azotaba despacio siempre la cara -¡Mira que eres guarrilla eh! ¡Te gusta chupar pollas eh! ¿Te gusta verdad? -Si papá me encanta, sobretodo la tuya -date la vuelta...vamos date la vuelta te voy a Follarme di la vuelta y quedé tumbada en el sofá ahora bocabajo mientras mi padre se ensalivaba la mano para humedecerme bien el coño desde atrás -Abre un poco mas puso su polla a la entrada de mi coño y yo podía notar como sus pelos públicos rozaban mi culo y su pecho mi espalda cuando sin dudarlo ni tan siquiera un momento me penetro desde atrás con una fuerte estocada que parecía que me partiría en dos.

Me salió sin quererlo un grito de dolor al notar como me llenaba todo mi agujero, pero mi padre supo enseguida taparme la boca con la mano mientras me comía la oreja y empezaba sin apenas haberme dado tiempo a acostumbrarme (otra vez) a semejante aparato a bombear una y otra vez duramente hasta el fondo de mi.

A nuestro lado la bicicleta estática y la ropa de mi padre sudada en el suelo y en la pared de enfrente el espejo que puso ahí mi padre para verse mientras hace ejercicio en el que yo ahora podía observar como tenía a mi padre encima de mi, como veía ese culo moviéndose sobre mi de manera brutal y de vez en cuando sacaba totalmente la polla de mi para de nuevo clavármela de una estocada podía ver en el espejo tremenda herramienta. La imagen era de verdad muy, muy erótica.

-Toma nena, toda tuya, ya te dije el otro día que te daría toda la polla que necesitase, aquí la tienes toda putita. ¿Te gusta? -Me encanta aaaaahhh me partes papáaaa -Esto es lo que buscabas ¿no? -Ahh siiii no pares siiii aaaaahhh me voy a correr papá.

Mi clítoris rozaba contra el sofá y de vez en cuando con los huevos de papá que golpeaban en las estocadas más profundas contra mi coño. Entonces era cuando me daba cuenta que tenia completamente la polla de mi padre dentro de mí.

Yo me agitaba sobre el sofá a cada embestida y mis pechos los sobaba mi padre con sus manos aprisionados entre el y el peso de los dos cuerpos. Mi padre bajó las manos agarró mis piernas y las levantó como si fuese ahora yo un carretilla al que no paraba de penetrar una y otra vez una y otra vez duramente durante cerca de 10 minutos hasta que noté como me llenaba de semen el coño mientras los dos nos convulsionábamos como electrocutados por el orgasmo que estábamos teniendo simultáneamente -Ahhhhhhhhhhhh ahh siiii ahh, ahh toma toda nena, aaaaahhh, Ahhhhhhhhhhhh -Ahh ah ahh aaaaahhh ahh siiii papa siiii

Mi padre se dejó caer como muerto sobre mi sin sacar su polla de mi coño aún erecta, pero no por mucho tiempo, y me besaba -¡Ahh cariño gracias! Te quiero -Que bueno papá aaaaahhh ahh tenía tantas ganas que me follases que creo que esta noche si voy a dormir bien de verdad. Mi padre sacó su polla de mi coño y un hilillo de semen se escapó de mi cuando me incorporaba para ponerme la ropa -¡Me has dejado bien llena eh! -La próxima vez lo que te voy a llenar va a ser ese culo que tienes nena -¡Ala! El culo no papá que si me dolería de verdad por ahí eh -Ya te enterarás otro día tú si te duele o no. Bueno ponte la ropa y vamos a dormir que mira que hora es

Era muy tarde ya...o muy pronto y solo nos quedaban unas horas para dormir antes de que mi madre se despertase.

Autor: jarma2500


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno