Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2005-11-08 14:33:35
Esta historia comenzó cuando yo tenía catorce años. Era el santo de mi papa y tuvimos una fiesta familiar. A mí no me dejaban tomar, pero cuando todos se fueron, mi papa me dijo que tomara una copa si quería. –Claro que sí! Él me preparó un brandy con cola y se sirvió uno para acompañarme
No sé cómo pero cuando menos pensamos ya estábamos hablando de sexo.  Lo que recuerdo que que tal vez desinhibido por el alcohol, mi padre me contó de la primera vez que había tenido sexo en grupo.  Me dijo cómo un matrimonio lo había invitado a su casa y cómo la mujer lo sedujo y luego le pidió que se la follara enfrente de su marido.  Me dió detalles de como entre el señor y él se la habían cogido hasta que la dejaron totalmente exhausta y llena de semen por todos lados.
 
Mientras mi padre me contaba su historia, yo sentía cómo mi vaginita se iba mojando y cómo sentía ese cosquilleo que da cuando una se pone caliente.  Después del relato, le dije a papa que me iría a dormir, pero yo estaba deseando que me detuviera.  No fue así, me fui a la cama toda susy, pero decidí regresar a la sala donde mi papa aún seguía tomando.  Me le acerqué y le dí un beso en la mejilla.  Creo que él percibió que mi beso fue más caliente que inocente.  Entonces me abrazó muy fuerte y pude sentir su verga dura, pegadita a mi conchita.  De pronto, sentí sus manos acariciando mis nalgas y empezó a besarme el cuello.  Me despojó de mi blusa y cuando me quitó el brasier, me acarició las tetas y me las mamó tan rico!!!  Al momento que tocó mi vagina por encima del pantalón, se asombró de lo mojado que éste estaba.  Yo no hacía más que gemir de placer, deseando que llegara el momento de sentir su verga penetrándome duro.
 
--Así papito, así, bésame, mámame las tetas, así!!!
Y mi padre me confesó, --Sabes que eres mi hija favorita, que siempre te he deseado?  Ahora te voy a hacer gozar como ningún hombre te hará gozar jamás!!
--Sí papi, sí, hazme tuya!!
 
Acto seguido, mi padre me bajó los pantalones y me bajó las tanguitas.  Mi conchita peludita y mojada quedó expuesta.  Él la miró con tanto morbo, con tanto deseo!  Acercó su lengua a mi clítoris y empezó a darme una mamada espectacular.  Su lengua se paseaba caliente por toda mi concha húmeda. 
 
--Qué rica panochita tienes hijita!!  Sabe tan rico, estás tan mojada!
--Te gusta mi panochita papito?  Cómetela toda!!  Así, así papi!
 
Me lamía el clitoris, los labios vaginales, me metía la lengua en la vagina, abría su boca, se metía todo lo que le cabía de me vagina y me la succionaba, se comía todos mi jugos con avidez.  Con lo caliente que yo estaba, no tarde mucho en sentir el primer orgasmo, tan delicioso!  Sentí como el líquido caliente se escurría por mi vagina hasta mi culito.  Entonces mi papi se lo bebió todo.
 
Yo, aunque ya me había venido, aún estaba con unas ganas tremendas de sentir su verga, y el momento por fin llegó.  Mi padre se paró frente a mí y se quitó los pantalones y las trusas. 
 
--Mmmhhh!!  Qué rica verga papi!!  Vas a castigar a tu nena?  Le vas a dar lo que se merece?
--Sí, abre tus piernitas mi nenita…
 
Sentada en el sillón, abrí mi conchita.  Mi papa se arrodilló frente a mí y me empezó a penetrar suavecito, tal vez porque tenía miedo de lastimarme.  Pero yo estaba tan caliente!
 
--Métemela toda papi!  Dame duro, cógeme duro que soy tu putita!
 
Al decirle esto, me la dejó ir toda y yo grité de dolor y de placer!  Así, me estuvo cogiendo por un buen rato, mamándome las tetas y estrujándolas, besándome, diciéndome cosas sucias.
 
--Aaahh mi nena, estás tan rica, eres tan caliente!  Eres una putita caliente!  Eres mi putita caliente!
--Sí papito, sí, soy tu puta, cógeme, méteme toda la verga papi! Así, así papito, haz gozar a tu nena!
 
Después de un ratito, yo estaba que reventaba de placer y tuve mi segundo orgasmo.  Mi papito al sentir mis juguitos y mi vaginita caliente, me dió su lechita y gritó tanto cuando se vino, que me dió miedo que alguien nos escuchara y se diera cuenta de lo que habíamos hecho.
 
Después de esa vez, siguieron muchas otras, algunas con alcohol, algunas sin éste, pero todas igual de deliciosas.  Ah, por cierto!  Mi padre tenía razón al decirme que ningún otro hombre me haría gozar como él.  Hoy tengo treinta años y me he acostado con muchos hombres, pero ninguno me ha cogido y ninguno me ha hecho gozar tanto como lo hizo mi papá.



Autor: Anónimo


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:

BUSQUEDA
Buscador



All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno