Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2005-12-03 16:12:45
Quede con aquel hombre a través de Internet. Jamás pensé encontrarme ante tal situación, había quedado con una persona de mí mismo sexo y iba a ser su sumiso para que me hiciera lo que el quisiera conmigo.
Por lo que habíamos hablado iban a ser juegos de atar con cuerdas, pinzas, etc. Así que allí estaba... hasta que apareció. Nos saludamos discretamente y me dijo que tenia el coche cerca, así que nos dirigimos hacia allí. Su casa no estaba muy lejos, a unos 10 minutos. En el camino hablamos de cosas muy normales: el tiempo, el fútbol, etc.

Llegamos a su casa y lo primero que me dijo fue: "Desnúdate y entra en esa habitación". Así lo hice. Entre en esa habitación completamente desnudo. Según entraba vi cadenas, grilletes, cuerdas... en aquel momento me entro un poco el miedo pero pensé que ya estaba allí y que no tenia vuelta atrás. Seguía pensando en si había hecho bien en quedar con aquel hombre cuando entro con una bolsa. El no estaba desnudo, llevaba una especie de calzoncillo de cuero, pero nada más. Me ordeno que me pusiera a cuatro patas y así lo hice. Una vez estaba en el suelo me ordeno que echara las dos manos hacia atrás y las juntara. Me ato las manos con una cuerda, estaba completamente a su merced.

Me levanto y saco de la bolsa una especie de pinzas raras y me dijo: "Esto no es lo acordamos pero quizás te guste más". Justo cuando iba a preguntarle que era aquello saco una especie de bozal con una bola y me la coloco en la cabeza y la bola en la boca, así que no pude preguntarle nada, no podía hablar. Cogió las pinzas extrañas y les coloco unos pesos. En ese momento entendí lo que era, eran unas pinzas con pesos para colocármelos en los pezones. Me los puso y no pude evitar gritar, pero debido al bozal y la bola no se oía gran cosa. Aquello dolía. Poco a poco me fui acostumbrando a aquel dolor.

Después de esto y aun con las pinzas en mis pezones me coloco un trozo de madera con unos grilletes en mis tobillos, aquello me separaba las piernas dejándome expuesto totalmente. Ahora no podía ni caminar. Me arrastro hacia la pared y me ato a un gancho que había allí. Estaba atado. Empezaba a temer a este hombre. Se dirigió de nuevo a la bolsa y saco un aparato con cables, lo cual me sorprendió mucho. Parecía ser un aparato de esos de electroestimulación muscular. Me puso un electrodo en el testículo derecho y otro en el izquierdo. Puso el aparato en marcha. Al principio la sensación era de cosquilleo, incluso era agradable, pero poco a poco fue dándole mas fuerza, empezaba a doler aquello, así se lo hice saber a través de una especie de gemido mezclado con grito. Siguió subiendo la potencia, aquello era insoportable, era como si me golpeasen los testículos, subía y bajaba la potencia continuamente y miraba como sufría, aquello debía excitarle. Siguió así durante 10 minutos que se me hicieron eternos, después paro aquel aparato que tanto me había hecho sufrir y después de recogerlo se dirigió de nuevo hacia la bolsa.

Yo ya estaba exhausto. Volvió de la bolsa con otro instrumento que me puso en mis doloridos testículos. Era una como un anillo que hacia que mis testículos estuvieran apretados. A este anillo les puso unos pesos que había traído también de la bolsa, me soltó de la pared y las piernas y me dijo que me levantara. Quería que levantara aquello pesos solo con mis testículos. Lo intente y el dolor no me dejo hacerlo. Me dijo: "O te levantas o te doy patadas hasta que se te revienten". Ya no me fiaba de aquel hombre así que tuve que hacerlo. Me obligo a andar alrededor de la habitación con el escroto totalmente estirado, mientras yo aguantaba aquel inmenso dolor.

Una vez se canso de esto, me libero de aquellos pesos pero no del anillo, lo cual me hizo pensar en que seguiría con el castigo. Mientras yo seguía recuperándome el llamo a "Jumper", su perro, que entro por la puerta. Era un gran pastor alemán. Tras esto, me sentó junto a la pared y me ato a los grilletes. Aquel hombre le puso una correa a su perro y ato el otro lado en el anillo que yo tenia en mis testículos, me temía lo peor... Yo estaba en el suelo y el perro cerca de mi. Seguidamente el hombre se alejo y empezó a llamar al perro. Enseguida me di cuenta de que debido a la longitud de la cuerda el perro no podría llegar hasta su amo. El perro empezó a tirar y a dar saltos hacia su amo, en aquel momento pensé que me arrancaría los testículos. Seguí tirando una y otra vez, yo no podía hacer nada mas que lamentarme de mi dolor y de haber quedado con ese hombre.

Tras un rato de esta insufrible tortura el hombre paro, calmo al perro, me soltó y me volvió a poner aquella madera con grilletes que me dejaba expuesto. Creí que entonces el me penetraría pero no fue así. Le dirigió a Jumper sobre mi. No podía ver bien al perro pues quedaba justo detrás de mí. De repente se subió en cima mío y sentí como su gran miembro estaba húmedo. El hombre dirigió la polla del perro hacia mi ano y de una embestida metió todo dentro de mi, incluso la bola que suelen tener los perros. Dolió muchísimo, era una polla enorme la que tenia aquel animal. Jumper empezó a bombear, metía y sacaba sin parar, cada vez más rápido, yo seguía aguantando aquel suplicio y mientras el perro gozaba. De repente, sentí como su leche inundaba mi intestino. Había echado muchísimo semen. Estuvo cinco minutos encima y después consiguió salir, al salir cayo mucha leche al suelo que el mismo animal lamió.

El hombre, sin esperar a que me recuperara, saco su polla y me la metió en la boca. Le tuve que hacer una mamada, y no pensé en no hacérsela, por que pensé que sino el castigo seria peor. Estuve un buen rato con su polla en mi boca hasta que se corrió dentro. Me dijo: "Como derrames algo, lo tendrás que chupar desde el suelo", así que me lo tuve que tragar todo.

Después de esto el hombre me soltó de todas las ataduras y me quito las pinzas de mis pezones. Casi no podía caminar. Tenia los testículos muy doloridos, los pezones marcados por las pinzas y el ano sangrando. Cuando me recupere le dije que si podía marcharme. Me dijo que si y que si quería repetir, le encontraría en el mismo chat. Desde entonces no he vuelto a entrar a ese chat, aun que muchas veces me he sentido tentado a volver a hacerlo, después de todo, sigo masturbándome pensando en aquella experiencia.




Autor: Anónimo


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:

BUSQUEDA
Buscador



All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno