Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2007-08-08 22:42:22
Estos son los hechos ocurridos en Septiembre de este año pasado 2.004 al guaperas de mi amigo Frantz de 24 años con cuerpo de top model y facciones de cara bien formadas sin aparentar musculatura y a mi de 38 siendo un tipo normal que a pesar de esa edad me echan siempre muchos menos quizás por la forma de vestir siempre sport o por mi carácter. Fue un Sábado por la noche en el que decidimos no salir de marcha y quedarnos a echar unas partidas al juego de lucha The king of fighters de Neo Geo, juego entretenido en el que sus protagonistas se dan de golpes y patadas de lo lindo.

Estos son los hechos ocurridos en Septiembre de este año pasado 2.004 al guaperas de mi amigo Frantz de 24 años con cuerpo de top model y facciones de cara bien formadas sin aparentar musculatura y a mi de 38 siendo un tipo normal que a pesar de esa edad me echan siempre muchos menos quizás por la forma de vestir siempre sport o por mi carácter.

Fue un Sábado por la noche en el que decidimos no salir de marcha y quedarnos a echar unas partidas al juego de lucha The king of fighters de Neo Geo, juego entretenido en el que sus protagonistas se dan de golpes y patadas de lo lindo.

Sobre las 23 horas, cansados ya de jugar tantas y tantas partidas, pues llevábamos como cerca de dos horas delante de la pantalla disfrutando de tan genial juego y salimos a dar una vuelta por la playa a despejarnos y disfrutar de esa noche veraniega y calurosa tipica de esa fecha en donde vivimos, una ciudad costera muy tranquila, apetecible y muy agradable para el turismo.

Como nos encontramos con buena visibilidad gracias a la luz de luna llena de esa noche no hacía falta llevarse una linterna para alumbrar nuestro camino ya que siendo el mismo oscuro de sobra se vislumbraba sin problemas para seguir el paseo.

A los 400 metros de recorrido efectuados y a unos 20, 30 más adelante se perfilaba un grupo de gente que cuando llegamos a su altura eran unos chavales que aproximadamente tendrían entre 18 a 25 años celebrando su fiesta particular a base de bebidas como todos hemos hecho alguna vez que otra.

Seguimos tan tranquilamente nuestro andar hablando de nuestras cosas y al alejarnos como unos más o menos 10, 11 metros de ellos nos encontramos de que se nos abalanzan dos chavales de ese grupo hacia mi amigo cogiéndole por los brazos y dejándolo indefenso al igual que otros dos hicieron lo mismo conmigo.

A todo esto asombrados nos quedamos sin reaccionar los primeros minutos y mi colega empezó a preguntar: ¿Qué haceís, qué pasa con vosotros?

En ese momento se acercó un tercer chaval y respondió sin más preguntando que qué haciamos nosotros por ahí vestidos de esa forma.

(Ibamos con un pantalón corto de deporte, de atletismo en concreto y camiseta sin mangas, la de mi amigo ceñida y resaltaba su escultural cuerpo y su pantalón dejaba ver esas piernas libre de vello, su pelo, melenita rubia y cuidada daba la impresión de ser gay –no tengo nada contra ellos-) A ver si ahora resulta que en la época en la que estábamos no se puede ir así con el consabido calor que hacía, me dije así mismo. De hecho él iba tambien así.

Sin más ví cómo ese chaval, tambien era un guaperas él sin mediar nada más le propinó una bofetada al lado izquierdo de la cara de mi amigo Frantz con la mano derecha bien abierta, como si hubiera estudiado de cómo dársela que le hizo doblar hacia la derecha la cara. Al segundo volvió a hacer lo mismo con el mismo resultado y encima su agresor se estaba riendo con unas ganas tremendas de lo que había hecho.

A todo esto, incrédulo de mi de lo que estaba pasando y mi amigo más todavía le volvió a preguntar el porqué de esa acción y acto seguido volvió a pegarle ese chico dos sonoras bofetadas más ahora en el otro lado de la cara. Ya indignado mi colega y alterado le gritó: ¡claro, ahora puedes que tienes a tus colegas delante, soltarme y verás lo que es bueno tu y yo sólos!

El chaval agresor y verdugo de mi amigo volvió a reirse de lo lindo y después le comentó: Mira chaval, mira lo que es bueno.

Después de esas palabras llegó un total silencio, se dio la vuelta y nada más ponerse otra vez delante de él, "plas", otra bofetada en la mejilla derecha, "plas" ahora en la izquierda, "plas" derecha, "plas" izquierda y así hasta cinco buenos bofetones.

Supongo que mi amigo tendría ya la cara roja, hirviendo y marcada la palma de la mano del verdugo que le estaba atizando una soberana paliza a hostia limpia sin ningun motivo.

Yo ya me temía lo peor y en busca de darle una ligera ayuda a mi amigo le comenté al que le estaba dando esos tortazos que lo dejara ya puesto que él no le había hecho nada.

Parece ser entonces que otro de los chicos del grupo se acercó a mi y ya el resto de los chavales del grupo se pusieron delante nuestra para ver tal espectáculo, el cual siguió ahora conmigo pero de una forma un tanto más extraña, aunque ya pasnado lo que estaba pasando no podía ser más extraño todavía.

Empezó a acariciarme la cara y casualidad de que la tenía bien suave y afeitada porque lo hice a conciencia para así no tener que hacerlo tan continuamente ya que me crece vello enseguida. Parecía que lo hubiera hecho para la ocasión, ¡por Dios! Después de esas caricias tambien y sin motivos (se ve que querían pegar a alguien y casualmente coincidimos nosotros) empezó a soltarme tales tortas de lado a lado en la cara que era lo único que sonaba en ese momento, conmigo no fueron con algun espacio de tiempo como las propinadas a mi colega, a mi me dio cerca de unas 10 sin parar.

Claro, encima que estás cogido y no te puedes defender y teniendo a todos sus amigos delante no podiamos hacer nada de nada.

Entre tanto exclamaban sus amigos en susurros, ¡qué de hostias se está llevando!, …tendrá la cara roja a más no poder ya, y otras cosas que ahora no recuerdo y no quiero recordar en vista de lo que tragamos aquella fatídica noche.

Cuando de repente paró mi amigo se deshizo de uno de los brazos que le tenían cogido y le dio un puñetazo al otro chaval que le había zurrado de lo lindo, entonces ahí fue ya cuando el otro que lo tenía cogido sin más y con la mala leche que tenían todos los del grupo y luchando mi amigo por poder soltarse, cosa que no pudo hacer, al igual que yo puesto que vinieron más cómplices a agarrarnos no se les ocurrió más que la brillante idea de coger a mi colega y atarlo de pies y manos a una silla de las que tenían estos chicos para sentarse a tomar sus bebidas o quizás para esta ocasión.

Ya no sabía qué pensar yo ante tanto colgado. Pues bien, el chaval que recibió ese puñetazo empezó a cebarse con él dándole más hostias que a una estera. Mi amigo callado y resignado empezó a recibir de lo lindo y con el coraje que tenía tuvo que hacerse el duro para no desplomarse ante tanta crueldad, porque creo que fueron más de 25 tortazos y bien fuertes los que recibió más los anteriores, el pobre terminó con las mejillas casi ensangrentadas, ese efecto que se queda ojizo después de una pelea a puñetazos como en las películas, o sea, que le marcaron la cara para unas cuantas horas.

Por supuesto a mi el otro chaval tambien me hizo lo mismo pero diciéndome que me pusiera firmes y la cabeza alta para poder marcar esos bofetones en mi cara. Desde luego que tuve que hacerlo porque sino creo que hubiera sido peor aun estando suelto por los chavales que me dejaron inmóvil porque de lo contrario se hubieran abalanzado sobre mi.

Después de esos 20 minutos nos dejaron marchar y nos dijeron que no pasáramos por el mismo lugar para no volver a recibir tan contundente paliza a base de bofetadas, bofetones, tortas y tortazos. Nos encontramos con unos desalmados que se divirtieron de lo lindo y seguramente todavía hablarán de lo que pasó esa noche con sus colegas.

Para colmo pasando por una calle distinta para ir a casa de nuevo nos encontramos con otros cuatro chavales que nos dijeron: ¡Eeeeh, vosotros, darnos lo que tengaís!

Se nos echó de nuevo lo peor imaginable, no nos lo podiamos creer después de la anterior experiencia.

Uno de los chavales vestido con pantalón vaquero desgastado, muy de moda actualmente y camiseta tambien sin mangas y pelo engominado con los tipicos pendientes en las orejas, cara de guaperas tambien, (yo intuí que era el lider) se acercó hacia mi y exclamó: ¡Venga!

Le dije: Mira, ni mi amigo ni yo llevamos nada encima y vestidos de corto no tenemos ni bolsillos.

Ante esa respuesta vuelta a lo mismo, cuatro buenos tortazos me volví a llevar (vaya noche más asquerosa).

Y a mi colega lo mismo de lo mismo, ahora el que le dio igual que el que me soltó éstos bofetones sí tenían un cuerpo musculoso (pensábamos que estos eran los vacilones buscapeleas, porque vestían en plan pijo y nada más que se les ocurre abofetear al gente).

Recibió unas cuantas y nos fuimos bien calentitos de cara a intentar olvidar tal noche. No queríamos más que salir de tan desesperante situación, ya queriamos que nos pegaran y nos dejaran no vaya a ser que fueramos más mal parados.

Y así concluye un hecho que parece sacado del videojuego antes comentado pero desgraciadamente no fue así, fue tan real que aun hoy me duele la cara de pensarlo.

Autor: Patrick


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno