Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2011-09-20 05:34:37
Un colgajo de esperma cuelga del pene de su marido desde el glande hasta el flequillo pelirrojo de su secretaria. La pelirroja sonríe con la boca llena de semen, mirando a la cámara con una expresión bobalicona en su mirada: Florencia nunca destacó por su inteligencia. Pedro había tomado la foto desde arriba, mirando él también a la cámara, sonriendo con esa expresión de prepotencia que tan bien conocía Marta mientras se sujetaba el pene erecto sobre el rostro de su secretaria Florencia, la mamadora de penes casados. Marta reconoció los muebles que ella misma escogió para decorar la oficina de su esposo Pedro.

Contempla la imagen del móvil y no siente ninguna de esas cosas que se suponen que debería sentir: odio, celos, rabia… nada. No siente nada.

    Marta ya suponía que su marido le ponía los cuernos con Florencia. También intuía que había otras, pero esto… Era un tópico tan manido que era como un mal chiste: “secretaria pelirroja tetuda se folla en la oficina al jefe para aliviar su stress”; pero siempre mantuvo la débil esperanza de que sólo fuese un prejuicio infundado, aunque en el fondo de su corazón sabía que se estaba engañando a sí misma. Ahora que tenía la certeza y la prueba de la infidelidad sólo sentía… alivio; alivio al no tener que dudar ni aparentar más: años de sospechas y de dudas, de permisibilidad y de guardar apariencias mientras otros y otras cuchicheaban y se reían a su espalda…

     Pero nada de eso le importaba ahora.

     Lo que comenzó a enervarle la sangre poco a poco fue recordar los años de insatisfacción; las noches en las que ella tenía que terminar a solas en el baño o las negativas de su marido a la hora de experimentar o de aceptar nuevos retos en la cama. También recordó a todos aquellos que se le ofrecieron a lo largo de su vida de casada: galanes y pícaros que la miraban con ojos llenos de lascivia y con los que ella fantaseaba en la soledad de su hogar. Hombres jóvenes y bellos, hombres maduros y apuestos, todos ellos la habían deseado y admirado y ella los rechazó por respeto a su esposo. Un respeto hacia a un hombre que jamás la había respetado a ella.

     Marta sintió un dolor agudo en la mano: había estado apretando el puño con tanta fuerza que se había clavado las uñas.

     Con un jadeo tecleó en la pantalla del móvil para reenviarse la fotografía a su propio correo. Apagó el móvil y lo dejó otra vez en el bolsillo de la chaqueta, donde lo había encontrado encendido. Tomó su propio móvil y llamó a la oficina de Pedro. Florencia se puso al otro lado. Marta estuvo a punto de decirle un par de frases afiladas, pero enseguida decidió que no valdría la pena: Florencia no tenía la suficiente destreza mental  ni la sofisticación necesaria para poder leer entre líneas sus mensajes envenenados. Así que simplemente le pidió que le dijese a Pedro que su móvil estaba en casa, que no lo buscase más.

     —No, Florencia, no puedo ir a llevárselo. Tengo cita con el dentista —mintió ella.

     Colgó el teléfono, se duchó, lloró un poco y tomó una decisión; se vistió, hizo el equipaje y se largó de casa.

 

-*-

     —¡Marta! ¿Estás en casa?

     Pedro tenía el pulso acelerado. Se había pasado todo el día con la cabeza pensando en el puto móvil desde que Florencia le dijo que su mujer lo había encontrado en casa. Esa zorra estúpida de Florencia le mandó la foto a su móvil personal en lugar de enviarlo al “otro” móvil, el que usaba para contactar tanto con ella como con otras “amiguitas” que Pedro tenía. La muy idiota estaba cachonda y no se le ocurrió otra cosa mejor para decírselo que reenviándole la foto de aquella mamada que le hizo la semana pasada.

    —¿Marta?

    A esa hora ella ya debería estar en casa. ¿Dónde mierda estaba la vaca de su mujer? Encontró la chaqueta y comprobó aliviado que el móvil estaba apagado. Marta no conocía la clave para encenderlo. Lo activó y buscó la foto. Al ver la cara de Florencia manchada con su propio semen sintió un latido en la polla. Le entraron muchas ganas de repetir esa escena. Mientras borraba la foto pensó en cómo castigar a Florencia por su desliz: buscaría a una de las putas con las que solía follar y se haría la misma foto para enviársela a su secretaria como castigo. Puede que incluso le obligase a que le hiciera una paja mientras miraban la foto… La mente calenturienta de Pedro se perdía en fantasías cuando de repente, en la pantalla, comenzaron a aparecer los avisos de mensajes nuevos.  Abrió el primero y vio que era una foto de una pareja desnuda. Sonrió pensando en Florencia y poco a poco la sonrisa se le fue desdibujando al ver la cara de la mujer.

    Era su esposa Marta.

    En la fotografía ella estaba apoyada en un sofá rojo, vestida con varios encajes de lencería. En los últimos años a Marta le habían crecido las curvas, haciendo su cuerpo más voluptuoso, especialmente las caderas y los muslos. En la foto estaba más voluptuosa que nunca gracias a que los encajes y las transparencias realzaban aquellas zonas especialmente erógenas. Apoyada en el sofá, exponía sus grandes y redondas nalgas abiertas a la cámara. Sus muslos bronceados, amplios y llenos de carne prieta, estaban encerrados en unas medias de malla de red que acababan en unos tacones de doce centímetros. Tenía las piernas separadas y del coño le asomaba lo que parecían ser unas bolas chinas de color rosa. Pedro observó que del ano de su mujer también sobresalía parte de un consolador.

     Poco a poco la sangre abandonaba las venas de Pedro. La erección que había tenido al ver la foto de Florencia murió al instante cuando se fijó en el otro protagonista de la imagen.

     Sentado al sofá en el que Marta se apoyaba había un hombre joven. La piel morena lanzaba destellos a causa del sudor de su cuerpo rasurado y fibroso. Pedro nunca había visto tanto músculo junto. El joven acariciaba la cabellera de su mujer mientras ésta miraba hacía atrás, hacia el objetivo de la cámara. El enorme falo del chico, un miembro de grandes proporciones, estaba siendo absorbido por la boca de su esposa. Ésta apretaba en una mano los testículos del joven, dos enormes pelotas de carnes morenas rasuradas y muy hermosas. Un chorrito de babas corría por la comisura de los labios de su mujer. El morenazo le estaba agarrando uno de los pechos con una sonrisa blanquísima dibujada en su cara angulosa de facciones cuadradas.

     Pedro reconoció esa cara: era Alex, el encargado del gimnasio al que Marta acudía de vez en cuando desde que él le dijo que se estaba poniendo muy gorda. La sangre volvió a las venas de Pedro, esta vez de furia, al abrir el siguiente mensaje.

     En esta imagen aparecía un nuevo protagonista. Un chico de piel negra le había sacado el consolador  a su mujer del culo y lo había sustituido por su miembro de ébano, un vástago de carne dura y aceitada del que le colgaban dos testículos de toro. En esta fotografía Marta se había sacado la verga de la boca para dedicarle a su marido doblemente cornudo una sonrisa de oreja a oreja. La sonrisa estaba llena de esperma: Alex acababa de eyacular copiosamente en la boca y en la cara de su esposa. Pedro intuía saber quién era el chico negro: Boniface, el negrito simpático que vendía arte étnico cerca de casa. En su oficina había un par de objetos comprados por su mujer.

     Pedro no vio el resto de fotografías que iban llegando porque arrojó el móvil con rabia contra el suelo, destrozándolo. Lo pateó y comenzó a saltar sobre los restos hecho una furia, maldiciendo a su esposa, a Florencia y a todas las mujeres que alguna vez han pisado este mundo a lo largo de la historia. En uno de los saltos perdió el equilibrio y cayó hacía atrás, rompiéndose un brazo y tres dedos.  No pudo llamar a urgencias porque su móvil personal estaba roto y el “otro” en la oficina. Mientras se retorcía de dolor se preguntaba quién sería el tercer hombre, el que hizo las fotografías. La parte morbosa de su mente también se preguntó  si en algún momento los tres estuvieron dentro de Marta al mismo tiempo.

     Dos día más tarde le llegó un paquete de un bufete de abogados con los papeles del divorcio. Marta argumentaba infidelidad conyugal y aportó como pruebas la fotografía de Florencia y varias otras más que la propia Florencia encontró en el “otro” móvil después de que Marta hablase con ella.

     Marta disfrutó durante mucho, mucho, mucho tiempo tanto del dinero de su ex marido como de los servicios que, gentilmente, le ofrecían galanes y pícaros mientras la miraban con ojos llenos de lascivia; hombres jóvenes y bellos, hombres maduros y apuestos; todos ellos la admiraban y la deseaban… y con mucho placer se lo demostraban.

Autor: Kain Orange


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno