Se llamaba Solange, unos ojos celestes preciosos, de 15 añitos solamente. Yo, su vecino del departamento de al lado.

Sucede pues que por ese tiempo, yo estaba recién separado de mi esposa, quién después del divorcio salió de la ciudad dejándome en el departamento que adquirimos recién casados, hace ya dos años atrás.

">
Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2006-10-31 00:26:01

Se llamaba Solange, unos ojos celestes preciosos, de 15 añitos solamente. Yo, su vecino del departamento de al lado.

Sucede pues que por ese tiempo, yo estaba recién separado de mi esposa, quién después del divorcio salió de la ciudad dejándome en el departamento que adquirimos recién casados, hace ya dos años atrás.


Como siempre, con la rutina laboral, que me impedía tener vida social con mis demás vecinos del edificio, había hecho que mi vida transcurra monótonamente y sin novedad alguna.

Pero todo cambió cuando al subir por las escaleras un día que llegué temprano a casa, me encontré con tamaña belleza.

Una nena con minifalda jean, en el borde superior de la escalera, bajaba lentamente mientras que yo, al borde inferior, había quedado estupefacto al ver el calzoncito rosado que se apreciaba perfectamente desde abajo. El espectáculo era maravilloso, piernas torneadas y largas, con la firmeza propia de su edad, bajaban lentamente de las escaleras.

- Buenos días, señor Fernando. Dijo Solange con toda inocencia, ni siquiera dándose cuenta que desde arriba dejaba ver su delicada ropa interior.

- Buenos días, Solange. SOlamente sabía su nombre, dado que nunca me había ocupado por dirigirle la palabra. SUpuse que ella igual solo conocía mi nombre por referencias, pero no fue así.

- ¿Cómo le va en su vida de soltero? refirió la nena impactándome con la pregunta.

Quedé sorprendido, sin saber que decir.

- No se preocupe, todo se sabe en este edificio. Adiós, alcanzó a decir Solange con una sonrisa pícara en sus labios.

Al subir a mi departamento, y en el transcurso de todo el día, no pude dejar de pensar en Solange. Ya no era la nena pequeñita y delgada de hace dos años cuando llegó procedente de Francia con sus padre. Era una adolescente preciosa, y vivía al frente mío sin yo darme cuenta por mucho tiempo de su cambio radical.

Después de una masturbada magistral pensando en sus delicados calzoncitos alcanzados a ver aquella tarde, me propuse conquistarla.

Tenía que medir sus pasos, su horario, el horario de sus padres, planificar todo.

Inclusive llegue a estructurar todo un plan de ataque, que comprendía pasos específicos cada día, por treinta días.

Sin embargo, ello no fue necesario.

Una noche llegué tarde como siempre de trabajar, y nuevamente encontré a SOlange en las escaleras. llevaba ropa de gimnasio, y estaba sentada aparentemente con un dolor en el tobillo.

- Me duele, Sr. Fernando, no puedo caminar. Señaló con voz de dolor Solange.

Ante ello, la tuve que levantar para poderla subir los tres pisos que faltaban.

- Ya no puedo caminar más, me dijo a pesar de haber subido solo tres gradas. Me duele demasiado.

No me quedó de otra que cargarla para poder subirla.

Sentir sus preciosas piernas que se contorneaban en la ropa ajustada de gimnasio, sus brazos alrededor mio, su pelo rubio que rozaba mis mejillas, hizo que me empalme de inmediato.

- Bueno, ya estas arriba, avisaré a tus padres.

- Noo, ellos viajaron y no vendrán hasta dentro de tres horas, y no sé como curarme sola.

- Entra a casa, tengo primeros auxilios que te pueden ayudar, exclamé sin la menor mala intención, dado que ello no era parte de mi plan a largo plazo.

Ingresamos a mi departamento, ella se recostó y yo inmediatamente empecé a dar masajes suaves a su tobillo. Se veía preciosa hechada en mi mueble, inocente, exhuberante.

- Ya creo que está. le dije.

- Gracias, adiós Sr. Fernando, me dijo e inmediatamente me dió un beso que cogió parte de labios.

Cerré la puerta confundido, había dejado escapar una oportunidad.

- Sr. Fernando, Sr. Fernando, por favor olvidé mis llaves. Tendré que esperar hasta que lleguen mis padres, me dijo con carita inocente. Puedo esperar en su salita, no molestaré, se lo prometo.

- Bueno, No hay problema. Pasa. Puedes quedarte alli, mira televisión, mientras yo tomo un baño. Puedes usar el otro baño si deseas refrescarte, le indiqué.

- Gracias, es ud muy amable.

Tomé una ducha refrescante, y al salir del baño, coincidentemente salía ella de su baño correspondiente, con una pequeña toalla que estaba alli solamente como secamanos (se imaginaran lo pequeña de la toalla).

- Ups, disculpe, mi ropa cayó en el agua y se mojó totalmente, por lo que no me quedó más que quedarme con esta toalla, me dijo con su mirada pícara.

No podía creerlo, la nena que tanto deseaba desde hace pocos días estaba en mi departamento, semi desnuda. Pero que hacer, estaba desubicado, ese no era mi plan y no sabía realmente que paso más dar.

- Ingresa al cuarto de huéspedes si deseas y sécate, te traeré algo para que puedas ponerte, le dije.

Inmediatamente saqué un polo y una buzola que tenía guardado e impulsivamente ingresé al cuarto de huéspedes. - Huy, disculpa, no fue mi intención, dije al verla totalmente desnuda, secándose lentamente.

- No se preocupe Sr. Fernando, me dijo acercándose y tirando "sin intención" del nudo de mi toalla. No me había dado cuenta que yo también estaba solamente con una toalla. Me dejó totalmente desnudo con una rapidez genial.

la cara de la nena era de asombro y picardía, con sus ojos dirijidos a mi empalmada verga, la cual había crecido rápidamente y latía roja ante su mirada.

- Disculpe, Sr. Fernando, no fue mi intención, me decía mientras sus ojos seguían fijos en mi verga palpitante.

- Te gusta - le dije un poco nervioso no sabiendo que decir - si deseas puedes tocarla. Me oía y no podía creer lo que decía, temiendo a la vez que se moleste y se marche.

- Puedo? dijo mordiéndose el labio inferior.

- Claro, acercate.

Inmediatamente la nena se agachó, cogió mi verga y empezó a menearlo, poco a poco, lentamente, con delicadeza. Sus manos finas, pequeñas, se deslizaban sobre mi grueso pene. Yo simplemente me mantenía con los ojos cerrados, disfrutando de las caricias, cuando derrepente siento un líquido caliente que se posa en mi glande. Abrí los ojos y miré hacia abajo: la pequeña había empezado a lamer mi glande, y poco a poco iba introduciéndoselo en su pequeña boca.

Que delicia!, magistralmente, succionaba con suavidad, mientras con su mano derecha seguía meneando el tronco y con la izquierda acariciaba mis huevos, exitándome desobremanera.

- Voy a correrme, le avisé. Pero la nena no se inmutó y por el contrario, aumentó el ritmo de sus succiones convinándolo con lametones internos, lo que provocó que me corra en su boca. la nena luchaba por no desperdiciar nada, entre mi pense que esa nena era experimentada, lo que de alguna manera me decepcionó dado que yo pensaba desvirgarla.

Sin decir palabra, la cogí y la deposité en la cama, arrodillándome hasta alcanzar su rosado coñito con escasos pelos, y empecé a darle de lamidas en el clítoris. la nena se contorneaba como poseída, pidiendo más y más, hasta que me agarró de los pelos y dio un grito que creo que se oyó por todo el edificio. Había tenido un orgasmo, luego me enteré que fue su primer orgasmo.

Inmediatamente para evitar que se desanime, me acerqué a ella y le di un beso apasionado, el cual lo respondió metiendo su lengüita en mi boca, encontrándose con mi lengua, entrelanzandonos entre sí.

Mi miembro había recuperado su presencia y se veía más firme aún. - Métemela, me suplicó, soy tuya.

No podía negarle eso a una niña que me lo suplicaba, no soy tan malo y siempre he consentido a las niñas, así que lentamente fui introduciéndoselo, hasta que me encontré con una barrera que me indicaba que estaba equivocado, !Era virgen, la pequeña no había sido desvirgada aún! Eso me impulsó a darle otro profundo beso y simultáneamente !zas! adentro.

Ohhhhhh, exclamó ella con una expresión mezcla de dolor y placer. Me paralice para no hacerle daño, dejando que nuestro órganos se acostumbres.

!Dame más, más! pedía la pequeña, quién a sus quinces añitos, estaba siendo desvirgada placenteramente.

Me dediqué a un ir y venir suave, constante, y la nena se agitaba y gemía sin parar. Hasta que nuevamente me agarró de los cabellos y se retorció de una manera tal que me indicó que llegaba su segundo orgasmo. Pero tanto apretó sus piernas a mis caderas, que me provocó un orgasmo intenso en mí, llenándola totalmente.

Había sido una tarde maravillosa, pero ya habían pasado tres horas. - Mis padres!!!, exclamó, llegaban en dos horas.

Inmediatamente tomó sus prendas, se puso su buzo de gimnasio a medio secar, y con un beso rápido me dijo: Mañana te toca visitarme, y salió raudamente de la habitación meneando sus nalgas que se marcaban en el buzo semi seco.

Me quedé pasmado, las cosas habían salido más rápido de lo que pensé.

Cinco horas después de un acoger dueño despertè, tropezando con su calzoncito rosado, ese que había visto en las escaleras aquél primer día. Mi trofeo, pensé. Pero mañana transitaré por otro canal más estrecho, maquiné...

Autor: davidcc


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno