Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2010-05-25 05:12:58
Una noche mi esposo Juanchi bajó unos videos porno de Internet, los descargó de unas páginas llamadas Screw My Wife Please y Bang My Wife Please (algo así como coge a mi esposa por favor), esa misma noche, muy temprano, nos pusimos a verlos en el DVD del comedor de nuestra casa, en los videos se veía a parejitas de casados que iban a una casa en algún lugar del planeta, para que dos a más tipos se la cojan a la esposa mientras el marido miraba y disfrutaba de la situación. Nosotros ya habíamos hecho algo parecido en una oportunidad con unos strippers que Juanchi contrató para hacerme una fiestita de cumpleaños, pero las imágenes me habían calentado tanto que no veía la hora de que mi marido me propusiera algo similar, siempre me dio mucho morbo la situación de ser sometida por extraños mientras soy observada por mi marido.

Mientras estábamos viendo los videos Juanchi apoyó su mano en mi clítoris y comenzó a masturbarme, luego metió sus deditos en mi conchita, cuando estaba a punto de reventar en un orgasmo espectacular y sabiendo que en esos momentos puede convencerme de cualquier cosa me preguntó: -¿te gustaría ser mi puta esta noche y que te cojan como en los videos?- al escuchar su pregunta no solo exploté en una acabada fenomenal sino que el corazón se me paralizó imaginando vivir una situación tan morbosa como la de los videos y entre gemidos y susurros le respondí: -si papi, me gustaría ser la más puta de todas y hacer lo que vos me pidas- Sin pensarlo dos veces y después de reponerme de mi orgasmo, nos levantamos, nos cambiamos y nos fuimos a un boliche swinger que conocíamos, dispuestos a buscar compañía para pasar un momento de placer.

Cuando llegamos nos fuimos a una de las barras que hay en el boliche y nos pedimos unos tragos, después de un rato de buscar a alguien no habíamos tenido mucha suerte, hasta que vimos a Mike un chico con el cual ya habíamos hecho aquel trío súper caliente en el cine y en el hotel hace algún tiempo, y que habíamos conocido gracias a la web swinger del boliche en donde estábamos, los dos pensamos que era una buena oportunidad para cumplir nuestro objetivo de esa noche: convertirme en la puta de mi marido, y de paso nos evitábamos el hecho de tener que entablar una relación con algún desconocido y de esa manera evitar los riesgos que eso conlleva.

Nos acercamos a Mike que estaba en la barra, lo saludamos y le preguntamos si estaba sólo, el nos respondió que estaba con un par de amigos que andaban por ahí en busca de acción, hablamos de temas superficiales un rato hasta que Juanchi se animó y rompió el hielo comentándole que nosotros también estábamos buscando algo de acción, Mike enseguida se ofreció a acompañarnos y Juanchi pensando en nuestra fantasía, le dijo mitad en broma, mitad en serio que era de mala educación dejar solos a sus amigos, pero que no había problema si también querían acompañarnos, siempre y cuando fueran chicos tranquilos a los que no les gusten los bardos y los problemas. Mike nos dijo que nos quedáramos tranquilos, que eran chicos muy tranquilos y que no iba a haber ningún tipo de problema y sin pensarlo dos veces se fue a buscarlos.

Mientras lo esperábamos, mi marido comenzó a besarme y meterme mano por todos lados, me apretó contra la barra y sin querer me fue empujando hasta que sentí el roce en mi espalda de un chico que estaba tomando algo en la barra, la verdad es que la situación me gustó y me hice la desentendida apoyando todo mi cuerpo sobre el chico, quien al ver que no nos corríamos, sino todo lo contrario primero comenzó a acariciarme la cola disimuladamente y luego descaradamente cuando vio que yo no ponía ninguna objeción, al sentir su mano debajo de mi falda, acariciando mi cola y rozando mi vulva, se me erizó la piel, respondí apoyando mi mano en su bulto sobre su pantalón, al acariciarlo note que rápidamente su pene había empezado a reaccionar y le dije en el oído a mi marido: -Papi me estoy toqueteando con el flaco que está atrás mío- , -¿Te gusta putita?- me preguntó el, -Si mi amor, no sabes lo que me calienta esto- le respondí justo en el momento en que llegaba Mike. Lamentablemente para el chico nos corrimos hacia otro sector, así que el pobre seguro quedó al palo insultándonos, pero a mi me había servido para hacer precalentamiento.

Mike nos presentó sus amigos (sus nombres eran Alex y Joaquín), no eran hermosos pero eran bastante bien parecidos. Igual de solo acordarme de la herramienta gigante que tenía el desgraciado se me hacía agua la boca y sólo pensaba en ser poseída mientras Juanchi me observaba. Sin pensarlo mucho mi marido me agarró de la mano y me llevó a uno de los sectores del boliche donde exclusivamente se realizaban Gang-Bangs y Grupales, entré con Juan y detrás nuestro entraron los tres chicos.

En el lugar ya había una esposa supuestamente con su marido y varios chicos que se la estaban cogiendo por todos lados, al ver lo que estaba sucediendo me calenté todavía más, era como estar viendo una película porno en vivo y en directo, Juanchi sin perder tiempo me llevó bastante cerca de donde se desarrollaba la acción, me agarró de la cintura y me arrastró a bailar al ritmo de una música lenta ochentosa que estaba sonando, mientras bailábamos miraba disimuladamente la orgía que se estaba desarrollando muy cerca nuestro, la chica disfrutaba como loca devorándose tantas vergas y la verdad es que el toqueteo con el flaco de la barra y viendo como destrozaban a esa chica, no aguanté más y metiendo una de mis manos dentro de mi tanguita comencé a masturbarme.

Juan dándose cuenta de mi excitación, me abrazó bien fuerte mientras bailábamos y me llevó hasta donde estaban sentados los chicos, primero me sacó la remerita y el corpiño dejándome sin nada en la parte de arriba, y luego me levantó la pollerita dejando al descubierto una tanguita diminuta bien metida dentro de mis nalgas y mis labios vaginales, lo que provocaba que Mike y sus amigos me miraran tanto a mi como a la orgía que se desarrollaba al lado nuestro mientras se masturbaban, mientras seguíamos bailando sentí que cuando pasábamos por enfrente de los chicos me iban acariciando la cola y la conchita de a uno por vez, cerré mis ojos y disfruté muchísimo el sabor de lo desconocido al no saber quien me estaba tocando.

Luego Juanchi me hizo dar vuelta y mientras veía como llenaban de leche a la vecina de al lado (creo que se había devorado ella solita como cinco vergas), me dijo al oído: –Mirá como se masturban mirando tu conchita mi amor-, al escucharlo deposité mis ojos en la vergas de los chicos, la de Mike con sus veintiséis centímetros lucía tan impresionante como siempre, mientras los otros dos chicos no alcanzaban el tamaño de él, pero igual tenían unos instrumentos más que apetecibles. –Quiero verte disfrutar mamita- me dijo y se sentó en uno de los sillones del lugar haciéndoles señas a los chicos para que comenzaran su trabajo.

Los tres se acercaron poco a poco y me apretaron entre sus cuerpos, apoyándome sus erectos miembros y acariciándome por todos lados, mientras me besaban en mis labios, mi cuello y me lamían los pezones. Era terriblemente excitante sentir tres machos frotando sus cuerpos contra el mío, la pasión del juego previo a las mujeres nos hace calentar mucho más que la penetración en sí, y en estos momentos yo no estaba caliente, sino que estaba delirando de placer.

La situación de estar franeleando con tres chicos mientras Juanchi me observaba era increíble, nunca pensé que me calentaría tanto, mi conchita empezó a chorrear de excitación de solo sentir los besos, las caricias y las vergas de los chicos por todo mi cuerpo. Joaquín me chupaba las tetas, Alex se arrodilló delante de mí, me corrió la tanguita hacia un costado y comenzó a lamerme el clítoris, para ayudarlo yo levanté una de mis piernas y la apoyé en uno de los asientos del lugar, de esa manera quedaba bien abierta mi conchita para que me la lamiera por todos lados, Mike besaba mi cuello (creo que se acordaba que eso me volvía loca), y mientras me apoyaba desde atrás recordé lo que se sentía tener incrustada semejante verga en mi colita.

Luego fueron intercambiando posiciones entre ellos, hasta que me tocó el turno de arrodillarme a mi, Alex y Joaquín se pusieron delante mio y acercaron sus pijas bien paradas a mi boca, así que las agarré y comencé a chupárselas al igual que sus testículos. En ese momento Mike se arrodilló detrás de mi, me bajó la tanguita hasta la mitad de mis muslos y tuve un inmenso placer al sentir su cuerpo caliente, completamente desnudo, apoyado sobre el mío, en esa posición jugó con su pene poniéndolo entre mis muslos, el desgraciado la tiene tan grande que por momentos veía como asomaba la cabeza de su verga por entre mis piernas, mientras jugaba conmigo seguía acariciándome el clítoris y las tetas con sus manos, hasta que no aguantó más y se recostó en el piso boca arriba, poniéndose debajo mío, haciendo que me montara sobre el, se puso un preservativo, y lo ayudé a que acomodara su verga en la entrada de mi concha, como le costaba entrar, hice fuerzas con mis caderas hacia abajo, hasta que me la incrusté muy lentamente dentro de mi cuevita.

Mientras sentía como esa verga tan gruesa me iba abriendo, mi conchita explotaba de placer, estaba gozando tanto que cuando sentí que mi vagina se había adaptado al grosor de su pene, comencé a cabalgarlo con mucha fuerza, mientras masturbaba las vergas de sus amigos. En cuclillas como estaba, subía y bajaba mi cola ensartándome la verga lo más que podía, pero Mike la tenía tan larga que se me acalambraban las piernas, asi que no tuve más remedio que acomodarme mejor, apoyar mis rodillas sobre el suelo, y dejar que el hiciera los movimientos de bombeo, a pesar de que me encantaba tener el control de la cogida a mi, lo hice muy suavemente procurando que su verga no se saliera de mi interior, de esta manera no solo descansé mis muslos y pantorrillas, sino que pude sentir como el animal me penetraba más rápido y mucho más profundo. Gracias a esto acabé varias veces y sentía como mi concha mojaba el pene de Mike con un líquido espeso y blanco que salía de mi interior.

Mientras sentía como me taladraban, les seguía chupando las vergas a los otros chicos, en un momento Joaquín se sentó en una especie de banco de madera recubierto de pana, por lo que yo para seguir chupándosela, me tuve que reclinar lo más que pude hacia adelante, quedando en cuatro patas como una perrita, alzando y abriendo mi colita, cosa que fue aprovechada por Alex que tenía una verga larga pero no tan gruesa como la de Mike, el se arrodilló detrás de mí, y por supuesto también poniéndose un preservativo, apoyó la cabeza de su verga en mi culito y me la incrustó haciendo bastante fuerza para que mi ano cediera y se expandiera, me encantó sentir como ese palo me rompía la colita, al estar Joaquín con su verga en mi boca, estaba "soportando" una triple penetración y la verdad es que lo estaba disfrutando como loca. Jamás me hubiese imaginado estar con tres vergas al mismo tiempo mientras mi marido me observaba.

Después de acabar tantas veces que perdí la cuenta, Alex sacó la verga de mi culo y se corrió hacia un lado, Mike me levantó sin sacarme la verga de la concha y me llevó ensartada hasta el sofá donde estaba sentado Juanchi, me recostó e hizo que apoyara mi cabeza en el regazo de mi marido, quien me agarró muy fuerte una de mis manos y con la otra me acariciaba las tetas, pellizcándome los pezones, Mike que seguía con la verga en el interior de mi conchita, me lavantó las piernas, las puso sobre sus hombros y comenzó a bombearme con mucha fuerza, mientras metía su mástil hasta el fondo de mi ser, no podía parar de gritar y de emitir gemidos de placer, por momentos sentía que me destrozaba la concha, serruchándome de manera salvaje y sumado a las caricias de mi marido acabé nuevamente en un orgasmo terrible.

Luego sin dejarme descansar ni un minuto, Mike me agarró de la mano y me llevó hasta uno de los sillones donde estaba sentado Alex, me hizo girar y apoyarme sobre su verga dándole la espalda, entonces me senté y recosté todo mi cuerpo sobre el de Alex, el comenzó a acariciarme las tetas y la conchita, giré la cabeza lo más que pude y lo besé de una manera muy sensual sintiendo el roce de nuestras lenguas, sin que el dejara de acariciarme en ningún momento, al sentir su pija caliente creciendo en la raja de mi colita, comencé a realizar movimientos muy sexys con mi cadera, y a refregarle de una manera frenética mi cola por su pija.

Mientras los otros se pajeaban delante de mi cara, agarré con una de mis manos su verga y la apoyé en la entrada de mi culito, muy suavemente la metí dentro mío quedándome ensartada hasta los huevos, me quedé un ratito sentada en esa posición, con la verga adentro, y realizando movimientos muy suaves, hasta que Alex empujó mi cuerpo e hizo que los dos juntos nos recostemos de costado en el sofá, me levantó la pierna, la sostuvo con una de sus manos y siguió haciéndome la colita por unos minutos, cada vez embistiendo con mayor intensidad, luego Mike entró nuevamente en acción y ayudando a Alex a sostenerme la pierna que tenía levantada, acercó su verga a la entrada de mi vaginita y me la incrustó todo lo que pudo, a pesar de ser una posición difícil e incómoda, Mike la tiene tan grande que lograba metérmela hasta la mitad de su tronco, era increíble sentir como las dos vergas se chocaban dentro mío, salían y entraban de mis orificios genitales sin cesar.

Joaquín que estaba a un costado, acercó su entrepierna a mi cara y apoyó sus testículos sobre mis labios, los besé y los lamí un rato largo, luego apoyó el tronco de su verga sobre mi boca y la empezó a mover de manera que sacando mi lengua podía lamérsela en toda su extensión, pasé mi lengua infinidad de veces por la zona del frenillo de su glande hasta que sentí como eyaculó unos chorros espesos de semen que cayeron en mi cara, al sentir como su líquido pasaba por el tronco de su verga y salía a borbotones me sorprendí un poco, pero no dejé de chupársela y limpiársela hasta que terminó totalmente su orgasmo.

Luego de unos minutos Mike sacó la verga de mi concha, y se acercó hacia mí para que pudiera agarrársela y masturbarlo, cosa que hice hasta que acabó llenándome las tetas de leche calentita, los chorros de semen salieron tan fuertes que llegaron hasta el respaldo del sofá manchando mi cara y mi pelo, refregué la verga por mis pezones y se la chupé hasta dejársela totalmente limpia, sin una gotita de su elixir. Al ver esto, Alex no aguantó más, sacó su verga de mi culito y en la misma posición en la que estaba (recostado de lado, atrás mío) sacó el forro y se masturbó hasta lanzar su semen en mi conchita, salpicando mis piernas y mi vientre.

Fue realmente increíble sentir como tres machos me cogían por todos lados y me llenaban de leche calentita, mientras mi marido no se perdía detalle del espectáculo. Para agradecerle a Juanchi y retribuirle algo de lo que me había brindado, me levanté, lo abracé bien fuerte y lo besé por todo lo que había pasado esa noche. Hasta que reaccioné y me di cuenta que ahora llegaba la peor parte, esos cinco minutitos de culpa y vergüenza, cuando despertás del sueño y recordás lo que hiciste debido a la calentura del momento delante de tu marido, por más que haya sido con su consentimiento, sentís como un remordimiento, las mujeres que han probado hacer algún trío o alguna orgía incluyendo a su esposo seguramente saben a que me refiero, pero por suerte ver la calidez de mi marido, que me ayudó a cambiarme y a limpiarme, me tranquilizó. Luego nos despedimos muy amablemente de los chicos y nos fuimos a nuestra casa. Al llegar a nuestro hogar nos fuimos a bañar juntos y después cogimos de una manera maravillosa hasta que se hizo de día.

Autor: Ivanna01

Autor: Ivanna


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno