Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2009-11-17 02:08:47
Abordamos el autobús que nos llevaría de regreso a la Ciudad de México, mi mamá, mi hermano el más pequeño y yo. Nos acomodamos a mitad del camión, mi mamá y mi hermano juntos y al lado de ellos, separados solamente por el pasillo me siento yo, poco antes de que el autobús emprendiera ese viaje de 7 horas, sube un joven, de unos 20 años y ocupa el asiento de la ventanilla que hasta ese momento iba libre a mi lado. Era un muchacho delgado, mas o menos de 1.80 mts. de estatura, en la oscuridad no distinguía bien su color de piel, y no reparé mucho en si era guapo o feo.

Bastaron unos 20 minutos después de iniciar el trayecto de regreso, para que mi mamá le hiciera compañía a mi hermano y se quedara dormida también, al pasar esto, no pude platicar mas y vinieron a mi mente esos recuerdos de lo que había pasado 4 días antes, la víspera de hacer ese viaje, y pocos días después de haber cumplido 16 años, cuando en pocas palabras, tuve una especie de despedida y no me olvides con un chico con el que estaba empezando a salir, cerraba mis ojos y venían esas escenas a mi mente. El joven que iba a mi lado, había sacado su laptop e iba trabajando en ella. Al verme, quizá el creyó que intentaba dormir, pero que no podía, pues abría los ojos de vez en vez y me quedaba viendo hacia la nada, por lo que me ofreció cambiar de lugar, para que pudiera recargarme en la ventanilla, y como el iba a ir haciendo unas cosas, pues que aprovechara yo el lugar, le agradecí y acepté, así que inmediatamente, me paré, el se recorrió hacia el lugar junto al pasillo y yo pasé de espaldas hacia el otro asiento.

La verdad no pude dormir, ni lo intenté, solo iba con la cabeza recargada, viendo por la ventanilla, y recordando, a veces con los ojos abiertos y a veces con los ojos cerrados.

En uno de esos momentos, giré mi cabeza, para observar a mi madre y a mi hermano, y pude darme cuenta, como el chico se apresuró a maximizar una ventana de Excel, en la cual había muchos datos y se puso según a trabajar, alcancé a ver la barra de tareas, tenía varias fotos abiertas, pero lógicamente no se veían. No le presté importancia y seguí con lo mío, volviendo mi mirada hacia la ventanilla.

Podía sentir de reojo las miradas de este chico, y me invadió la curiosidad, algo que me distrajo de mis pensamientos y por fin reparé en el reflejo de su laptop por la ventanilla, algo que al parecer el no había tomado en cuenta, pues a través de este, aunque no era muy visible, si se alcanzaba a ver que las fotos que veía, eran de mujeres de desnudas y de escenas de sexo. Me entró más la curiosidad, y ahora era también yo la que de reojo trataba de ver bien.

Me sentía inquieta tratando de adivinar el por que de tanto interés en esos momentos de su parte, digo, para ver pornografía, podía esperar a su casa o a estar a solas, o que si era un morboso de plano, de esos que se la pasan masturbándose todo el tiempo, que no se pueden aguantar, en fin, ya para estos momentos, que era ya un buen rato, había abandonado mis pensamientos anteriores.

Al parecer, el pensó que yo no me dormiría, pues seguía observándome de reojo, o que tardaría en hacerlo, y no tendría manera de ir viendo esas imágenes tranquilamente, por lo que empezó a cerrar las ventanas de su computadora, al ver esto, sentí un poco de desilusión, pero impulsada por esa gran curiosidad que tengo (hay personas que me dicen que soy demasiado curiosa, que más bien ya llego a ser metiche), justo cuando cerraba la última ventana, me animé a voltear descaradamente y como si nada le dije al ver la foto de una mujer posando para ser fotografiada

no está mal la chica

este… si… me contestó nervioso y sorprendido

puedo verla bien? Le dije después de unos momentos de silencio

p p pues si… me dijo volteando su computadora hacia mi

después de verla bien y detenidamente, le pregunté si tenía más fotos para enseñarme

si tengo, pero no se si deba enseñártelas

por que, que tiene de malo, le contesté

es que esa chica es mi novia

vamos, que importa, probablemente no nos volveremos a ver tu y yo, y además no me las vas a pasar, solo las veré

aceptó y empezó a abrir mas fotos, he de reconocer que la chica no estaba mal, pero bueno, las mujeres no es mi fuerte. Seguimos platicando en voz baja obviamente, mientras me mostraba las fotos, y llegó el punto en que me preguntó si yo era lesbiana, solo me reí y le dije que no, que es más, estaba apunto de preguntarle si no tenía fotos de hombres, a lo que me dijo en seguida que no, que de hombres solos no, pero si tenía fotos de sexo, y me dijo que si las quería ver, le respondí que si y comenzó a abrir mas carpetas. Veía esas fotos, que eran bastantes y se me antojaba, mis recuerdos ya habían desaparecido en aquel momento, de reojo volteaba y me aseguraba que mi madre y mi hermano siguieran dormidos. Ya entrados en confianza, me senté de lado recargando mi cabeza en su hombro y miraba la pantalla, además de reojo voltear a ver su paquete, el cual se veía algo abultado, y comenzó esa imaginación mía a tratar de adivinar como lo tendría. Con trabajos podía contener mi respiración agitada, y podía notar que el hacía lo mismo, a la vez que con la laptop, inútilmente trataba de tapar el bulto de su pantalón.

En medio de esas visiones de fotos, salió que el se llamaba Tomás, y que había ido a visitar a sus primos, que llevaba 8 meses con su novia y que estaba estudiando administración, yo le dije de mi que acababa de cumplir los 16 años y que estaba empezando a salir con un chico, con el cual ya me había acostado apenas al tercer día que empezamos, pero esto último no se lo comenté.

Cuando terminamos de ver las fotos que tenía, le pregunté si no tenía fotos de el, y se quedó por unos segundos callado para después decirme

si tengo, pero esas me da pena enseñártelas

por que, anda, enséñame tus fotos, total, no nos volveremos a ver, recuerda

pero aún así me da pena

bueno, una nada mas enséñame

se quedó unos momentos pensando

ok, te las enseño, pero que me darás tu a mi

no se que quieras

sin reparo alguno, volteó a ver hacia mis senos, que estaban cubiertos por una blusa, encima llevaba una chamarra, pero el cierre estaba subido hasta justo debajo de donde comienzan

me enseñas tú tus senos?

Y no crees que eso sería un poco injusto?

Por que injusto

Pues tu me mostrarás solo una foto, y yo te enseñaría en vivo

No es solo una foto la que tengo

Me dio mucho morbo esa petición, y sumado al hormigueo que ya sentía recorrer mi cuerpo y sobre todo mi vagina, lo pensé unos segundos y acepté.

Abrió una carpeta y en seguida la primera foto, donde el estaba en calzoncillos, se veía un torso delgado, un poco marcado, no estaba mal, y esos calzoncillos en verdad que le ayudaban, en seguida pasó a la siguiente y no había mucha diferencia con la anterior, solo que en esta, se dibujaba una carpa en su truza. Volteó a verme y me dijo que era mi turno, eche una mirada a mi madre y mi hermano que dormían, bajé el cierre de mi chamarra y subí mi blusa mostrándole mis pechos cubiertos por mi brasiere blanco, los miró un poco y en seguida los tapé. Volvió a la computadora y pasó a la siguiente foto, donde aparecía el con sus calzoncillos a la altura de los muslos, mostraba un pene erecto, delgado en la base y haciéndose mas grueso al ir avanzando, llegando a un glande hinchado, se veía riquísimo, mediría unos 17 cm, le pedí la siguiente y vino otra foto, donde el tenía su mano sobre esa dura verga, como se me hizo agua la boca e imaginé que esa mano que la agarraba era la mía, sentía mi entrepierna como estaba húmeda ya, me dijo que era mi turno y cumplí mi parte, volviendo a levantar mi blusa, esta vez junto con mi bra, salieron mis grandes senos con mis pezones ya duros, erectos, dirigió sus manos hacia ellos, mientras yo sostenía mi blusa y miraba de reojo a mi hermano y mi mamá, lo dejé hacer, los acarició, los masajeó, jugó con sus dedos en mis pezones, sentía que me quemaba, y sentía como se mojaba aun mas mi entrepierna, suspiraba y respiraba agitadamente, cerré mis ojos y entreabrí mis labios, el entendió la señal y se apoderó de ellos dándome un largo beso sin dejar de masajear mis pechos, cuando terminó ese beso, le dije que me mostrara mas y abrió varias fotos en serie, fueron 2 mas de el, y después siguieron otras 2 donde aparecía su novia chupándosela, que antojo me daba, para esto yo estaba con mi cabeza nuevamente recargada en su hombro, con mis pechos apenas cubiertos por mi blusa, pues mi bra no lo había acomodado y en lo que el cambiaba las fotos, fui bajando mi mano hasta llegar a ese bulto, el cual comencé a acariciar, pude sentir su pene a través de su pantalón erecto, duro, lo recorría con mi mano por encima de la ropa, bajé su cierre y metí mi mano dentro del pantalón, encontré el agujero de sus boxers y comencé a acariciarle la verga directamente, el desabrochó su pantalón y me ayudó a sacar su miembro de ese encierro, cerró su computadora y la puso a un lado suyo, al tiempo que volteaba hacia mi y me comenzaba a besar nuevamente y a acariciar mis pechos, yo hacía lo mismo con su verga, la recorría de arriba hacia abajo con mi mano, me detenía en sus testículos y la volvía a subir, con sus manos me fue recostando en mi asiento, para abalanzarse sobre mis tetas, las cuales empezó a besar y a lamer, sentía su lengua recorrer mis pezones, primero uno y luego el otro, con sus manos no paraba de acariciármelas, de apretarlas, apenas podía controlar mi respiración, solo paraba cuando se escuchaba algún leve ruido, nos asomábamos y al cerciorarnos que no era nada, volvía con mis tetas, y yo a seguir acariciando su verga, me besaba de repente y volvía enseguida a comer mis pechos.

Comenzó a bajar una de sus manos hasta llegar a mi pantalón, le abrí las piernas y comenzó a acariciar mi vagina por encima de la ropa, solté por unos segundos su verga para desabrochar mi prenda y bajar mi cierra y en seguida metió su mano, estaba demasiado mojada, me encontraba súper cachonda y movía mis caderas al compás de sus dedos, los cuales jugaban con mi clítoris, lo aparté un poco, solo para levantarme y bajar mi pantalón a la mitad de mis nalgas para que me acariciara mejor, quité mi chamarra y la puse cubriéndome la cintura, el en seguida volvió a meter su mano, veía de reojo a mi madre y mi hermano y pensaba que atrevimiento el mío, ellos durmiendo a un metro de distancia y yo con un desconocido, pero eso mas morbo me daba aún, sentía su boca chupar ansiosa mis pechos, su mano en mi vagina acariciándola, sentía 2 de sus dedos dentro de ella y con la palma de mi mano acariciaba mi clítoris, me arqueaba mas hacía a el, apenas podía reprimir mis gemidos, había dejado de acariciar su verga para acariciar sus cabellos y empujar su cabeza hacia mi, el entendió el mensaje y se fue bajando, me levanté un poco mas y bajé mi pantalón y mi tanga hasta las rodillas, abrí mis piernas lo mas que pude y metió su cabeza, lo cubrí con la chamarra y empecé a sentir su lengua en mi clítoris, junto con sus dedos que me los metía por completo y los movía dentro de mi, que placer estaba sintiendo, tenía que morderme la mano para no gritar, me le acerqué un poco y apenas le pude susurrar

mmmmfffgg me falta muy mmmm poco

empezó a acelerar el ritmo de sus dedos, a la vez que mi clítoris lo cubría con su boca y lo chupaba con fuerza, movía su lengua con rapidez, mientras yo arqueaba mi cadera hacia el, sentí sus dedos hasta dentro, me quedé quieta por unos momentos, sintiendo su boca chupando mi clítoris, el roce de sus dientes, el movimiento de sus dedos en círculos, mordí mi mano y empezó a sentir esos deliciosos espasmos, contracciones, el fluir abundante de mis líquidos, aun no se como me pude aguantar de no gritar, me empecé a retorcer clavando los dientes en mi propia mano, haciendo un gran esfuerza por no hacer ruido, mientras el seguía moviendo su lengua y sus dedos rápidamente en todo mi sexo, pasado ese delicioso orgasmo, me relajé y el salió de donde se encontraba, se acercó a mi y me besó, dándome a probar mis jugos, se inclinó hacia mis pechos besándolos también y después se incorporó y asomó su cabeza por el pasillo cerciorándose de que no hubiera nadie, mientras yo sacaba unos pañuelos de la bolsa de mi chamarra y limpiaba mi vagina, acomodé mi pantalón mientras el me veía, lo miré yo también

ahora me toca a mi, le dije

le pasé la chamarra y me metí entre sus piernas, su verga estaba ahí afuera de su pantalón, parada, dura, para mi, la comencé a besar desde la base hasta la punta y luego de regreso, la rozaba con mis labios y con la punta de mi lengua, hasta llegar a sus bolas, me metí una en la boca y luego la otra y nuevamente comencé ese recorrido desde la base hasta la punta con mi lengua, me detuve un poco en su frenillo, llegué a su glande y lo envolví con mi lengua para después cubrirlo con mi boca, comencé a chupar mientras con mi mano acariciaba esa rica verga por la base, metía lo mas que podía en mi boca, apenas me cabía la mitad, estaba exquisita, me deleitaba mamándosela, podía sentir como el hacía esfuerzos al igual que yo lo había hecho por no hacer ruido, sentía sus manos en mis cabellos, las cuales con sus movimientos, acompañados por los de su cadera me decían que estaban disfrutando demasiado esa mamada que le estaba dando. Metía su verga en mi boca y después la sacaba para recorrerla con mi lengua, y volvérmela a meter en seguida, le acariciaba las bolas con mis uñas y volvía a masturbarlo cuando tenía su cabecita dentro de mi boca, recogía con la punta toda la babita que le salía y en seguida me la volvía a meter

ahhhhh me vengo, lo pude escuchar decir

dejé mi boca cubriendo su cabecita, moviendo mi lengua, a la vez que también mi mano masturbándolo rápidamente, salió ese primer chorro de leche con mucha potencia hacia mi garganta, seguido de otro igual, y después otros de menor intensidad, la tragué toda, sabía deliciosa, sentía su rica verga contraerse en mi boca, en mi lengua, en mis labios, a la vez que sus manos empujaban mi cabeza con fuerza, yo con las mías hacía presión sobre sus piernas para no ahogarme, cuando terminó y aflojó sus manos, saco su pene y lo comencé a lamer, limpiando la poca leche que se me había escurrido, su verga fue retomando su tamaño normal.

Me incorporé y me recargué en mi asiento, al igual que el, los 2 mirando hacia el frente, suspiramos y los 2 miramos de reojo a que nadie se hubiera levantado o nos hubiera escuchado, metió su verga en su pantalón mientras yo acomodaba mi bra, me devolvió mi chamarra y me la puse, me dio un beso y acomodó su computadora entre sus piernas, se recostó en su asiento al igual que yo en el mío, puso sus manos en su nuca y yo voltee hacia la ventanilla y cerré mis ojos, no se cuanto tiempo pasó y me dormí.

Cuando estábamos llegando a la terminal me desperté, saludé a Tomás y después a mi mamá y a mi hermano, platiqué un poco con Tomás

que buen viaje verdad? Me decía

si, estuvo divertido

intercambiamos números de teléfono y nos despedimos al bajar del camión. Mi mamá me hizo comentarios al respecto y le dije que nos la habíamos pasado platicando una parte del viaje y que habíamos hecho buenas migas.

Tomás me llamó una vez para saludarme y ver cuando nos veíamos, yo le llamé 2 veces a su celular y le dejé algunos mensajes, por desgracia para el, su novia vio uno de esos mensajes y me llamó para reclamarme que no lo molestara mas y así pasó, dejé de buscarle y el tampoco lo hizo, nunca mas supe nada de el, pero me quedó ese delicioso recuerdo, que me sirvió para algunas sesiones de autoplacer.

Autor: mariana90x


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno