Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2008-06-30 00:15:11
Un ingles llega desde su país de origen para hacer un horrible negocio a las mujeres de Japon, y Kaoru es su primera victima. Kaoru Kamiya, estaba sola cuidando su dojo mientras que Kenshin y Yajiko salieron a comprar comida. Había una noticia corriendo por todo Tokio, varias hermosas mujeres habían desaparecido y se desconocía el motivo. Ella quiso quitarse su kimono para ponerse su atuendo para entrenar, ya a medio desvestir escucho que alguien llamaba a su puerta. Se volvió a colocar su kimono y fue directo a la puerta.
Un ingles llega desde su país de origen para hacer un horrible negocio a las mujeres de Japon, y Kaoru es su primera victima.

Kaoru Kamiya, estaba sola cuidando su dojo mientras que Kenshin y Yajiko salieron a comprar comida. Había una noticia corriendo por todo Tokio, varias hermosas mujeres habían desaparecido y se desconocía el motivo. Ella quiso quitarse su kimono para ponerse su atuendo para entrenar, ya a medio desvestir escucho que alguien llamaba a su puerta. Se volvió a colocar su kimono y fue directo a la puerta.

Kaoru: si?...que se le ofrece?

Se trataba de un hombre bien arreglado acompañado por una carroza de color oscuro, traía un sombrero y un bastón, este hombre se acercaba a ella, esta última noto que el hombre era muy apuesto.

Hombre: buenos días señorita!...me preguntaba si me pudiera ayudar en algo?

Kaoru: dígame!...

Hombre: me preguntaba si quiere trabajar como prostituta?

Kaoru: como dijo?

De pronto otro sujeto apareció de la nada y le propuso un golpe a Kaoru dejándola inconciente. Al despertar, Kaoru estaba mareada y noto que el lugar donde estaba era como un vagón de tren, al levantarse se dio cuenta que no podía a causa de unos grilletes en sus piernas y sus manos atadas a los lados de una caja y su kimono estaba desgarrado mostrando sus senos y entrepierna a desnudo. Trato de safarse pero era inútil, estaba asustada y quiso saber quien era el sinvergüenza que le hizo esto.

Hombre: que bueno ya despertaste!

Kaoru alcanzo a ver el hombre que la secuestro, se trataba del mismo hombre que encontró en su entrada antes de que estaba inconciente. La puerta del siguiente vagón se abrió y entro un hombre de cuerpo bajo, obeso, con nariz chata de poco pelo, y no dejo de mirar a Kaoru.

Hombre: señor Otowa! Que le parece mi nueva prostituta?

Otowa: es muy hermosa!

Kaoru: oigan de que están hablando?

Hombre: los dejare solos para que se conozcan mejor…

El hombre elegante sale del vagón, dejando sola a Kaoru con el otro sujeto que la preocupaba mucho al solo verlo.

Kaoru: que me van a hacer? Le ordeno que me dejen ir!!!

Otowa: je, je! Que bonita te vez llorando!

Kaoru: no…no se me acerque!!!

Otowa alza su mano a uno de los senos de Kaoru y comienza acariciarlo, con sus dedos toca lo blando de las tetillas de la chica, Kaoru asumía su cabeza a sus hombros y deseaba que se detuviera. Continuo con su otra mano jugando con los seños de la cautiva chica, los movía en forma circular; Kaoru se sentía avergonzada a los movimientos de sus senos, estaba sonrojada en sus mejillas empapadas de las lágrimas que le salían en sus ojos. Las tetillas comenzaron a ponerse duras, Otowa las comenzó a pelliscar con sus manos a ver que tan duras estaban, las aplanaba hacia dentro de los senos y los movía hacia delante, atrás y a los lados. La chica sufría del jugueteo con sus tetillas no soportaba más la humillación.

Otowa: vamos a ver si tienes leche en tus senos pequeña!

Kaoru: no…no lo haga…Auxilio!!!

La chica grito por ayuda; pero nadie la oía ya que el vagón estaba bien cerrado. El hombre soplo una de las tetillas y con su lengua comenzó a lamer suavemente hasta humedecerlo. Kaoru solo lo veía sin hacer nada solo lloraba al sentir como lamían su teta, la boca de Otowa succionaba el seno de la chica que maltrataba, succionaba buscando leche materna de la chica que suplica que se detuviera, el éxito era inútil para buscar leche; pero no se dejo de dar por vencido y continuo succionando para localizar la leche de Kaoru.

Kaoru: ya..yaaa…por favor!! No lo resisto!!!! Yaaa!!!

El hombre dejo de succionar y se fue a la otra tetilla con el mismo procedimiento. La chica ya no lo soportaba más.

Kaoru: no lo entiende!!! Déjeme tranquila!!!!

Otowa: que niña tan quisquillosa!!...quieres que te de un beso para que te calmes ya?

Kaoru: no se atreva!!!!

El sujeto sujetó la cabeza de Kaoru con sus dos manos y acerco su boca a ella, Kaoru sentía el mal aliento del hombre, ella comenzó a sentir asco y trato de evitar que se acercara agitando su cabeza que estaba sujeta a las manos de aquel sujeto. Pero era inútil los labios entre los dos se cruzaban y la lengua de aquel hombre comenzó a entrar a la boca de Kaoru, tocaba la lengua que mezclaba saliva entre si, de forma defensa la chica mordió la lengua de aquel sujeto provocando que la soltara y de consecuencia el hombre le propuso una cachetada a Kaoru.

Otowa: como te atreves perra a morderme mi lengua?....si lo que quieres es morder…

Kaoru: ya…ahh aleja eso de mi!!

El hombre mostró su pene enfrente de la chica que se espantaba al verlo. De paso, Otowa saco un cuchillo y amenazo a Kaoru que chupara su pene, la chica se rehusaba pero el sujeto la siguió forzándola hasta que resistió a darle una lamida a la punta. El hombre forzó a Kaoru que continuaba lamiendo, la chica lamía el pene hasta que se quedara duro, la chica lamía todo el pene suavemente por el miedo que sentía en esos momentos, en sus pensamientos la imagen de Kenshin le parecía y suplicaba que vendría ayudarla.

Otowa: vas muy bien nena!! Uhhh vas hacer un buen trabajo como prostituta…

Kaoru dejo de lamer el enorme pene que se fortaleció con sus lamidas. Otowa se agacho y se acerco a la entrepierna de Kaoru, separo las piernas de la joven, y observo con lujuria el bello púdico de Kaoru, con sus dientes le arranco parte de bello, provocando malestar a la chica y el resto del bello lo quito con su cuchillo. Con su nariz grasosa acaricio el clítoris y en línea recta los labios vaginales, sonrió al ver los labios vaginales tan vírgenes y limpios; comenzó a lamerlos como si se trataba de la boca de Kaoru y los besaba, la chica se sonrojaba a tal acciones que hacia aquel hombre. La lengua entraba a la vagina lamiendo todo a su alrededor, Kaoru sin pensarlo orino el rostro del hombre, este disfruto el néctar que soltó la chica y bebió la orina como si fuera un licor.

Kaoru: ahh….iiiaaahh!!! Cuando terminara?

Otowa: en cuanto te lo esperes!!

Coloco su pene en la vagina de Kaoru, esta sentía una rara sensación y comenzaba a dolerle. El pene era enorme para la vagina tan pequeña de Kaoru, esto provocaba más dolor a la joven que lloraba que esto terminara. De un fuerte estruendo el pene penetro la vagina rompiendo el himen como si fuera un pedazo de papel, Kaoru soltó un silencioso grito por la penetración, Otowa dio otro empujón y Kaoru soltó un leve gemido de dolor, continuo penetrando a la joven sin piedad, el cuerpo de Kaoru se agitaba fuertemente, de repente un fuerte movimiento provoco que la penetración fuera mas fuerte provocada por un sacudimiento que Otowa se balanceó fuertemente hacia Kaoru.

Kaoru: ahhhhhh…..que sucede?...ahh

El sacudimiento aumentaba y se escuchaba como el vagón se sacudía.

Otowa: que bien el tren esta marchando!!

Kaoru: el tren?...ahh…a donde vamos?...ahh

El hombre no le respondió en cambio continuo penetrando a la chica que sufría. Con los movimientos del vagón en movimiento, las caídas de Otowa hacia Kaoru eran mas fuertes, la chica gemía de sufrimiento con las penetraciones que el pene trato de entrar al útero de la joven con las lastimada vagina que sangraba mezclada de semen y liquido vaginal que el hombre tocaba con sus dedos y la lanzaba al rostro de su victima; la chica suplicaba por su libertad, no sabia a donde la llevaría el tren o cual era el propósito del hombre que la prostituyo. Con su mente suplicaba llamando a Kenshin para que la ayudara, el hombre asumió las piernas de Kaoru hacia su propio cuerpo, la chica gritaba mas y mas, el vagón dio un pequeño salto que hizo una fuerte metida del pene a la joven, ella ajito su rostro salpicando lagrimas y sudor del grito que provoco esa metida. Otowa no le importaba las sacudidas del vagón, disfrutaba meterle su pene a la vagina de Kaoru, de tantas metidas el cuerpo del sujeto se detuvo; y de sorpresa lanzo una gran cantidad de semen en el interior del útero de Kaoru.

Kaoru: YYYYAAAAAAHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!.....ah…ahh…AAAAAHHHH!!!!!!!!

Otowa: ooohhhh…genial!!!

Solto a la joven manchada con un gran charco de semen proveniente de su vagina. La chica estaba exhausta respiraba muy levemente, Otowa abandono el vagón dejando a la dolorida joven llorando. Kaoru pensaba en Kenshin y pido que Kenshin la perdonara de lo que paso, mostrando unas lagrimas en sus ojos que escurrían en sus rojizas mejillas. En Tokio, Kenshin regreso al dojo y sin pensarlo noto que había algo raro en el, Kaoru no estaba y en la entrada encontró el listón de cabello de Kaoru tirado. Junto con Yajiko decidieron salir a buscarla por la ciudad, sin saber que ahora esta mas lejos de lo creen.

Autor: abusadorX


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno