Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2011-10-07 04:36:52
Esta historia ocurrió en Barcelona, ciudad cosmopolita donde las haya con sus tendencias tan vanguardistas y su mezcla de culturas, la hace única e irrepetible.

Fui a hacer unos cursos sobre escritura para ampliar mis conocimientos, tengo la suerte de tener una imaginación prodigiosa pero como todo en la vida, hay que renovarse y aprender cosas nuevas.

Iba paseando tranquilamente por uno de sus barrios más antiguos, (El Carmel) este barrio fue famoso por el enorme socavón que se abrió debido a las obras del metro, dejando a muchas familias fuera de sus casas durante mucho tiempo( una auténtica desgracia)

A medida que andaba por la calle llena de obras, iba recibiendo los piropos de los albañiles, jaja(que brutos son algunos) uno me dijo que estaba tan buena que me iba a comer la regla a cucharadas jajaja¡ qué fuerte!

Yo llevaba un pantalón de cuero que me sentaba como un guante, una camiseta roja sin mangas y sin sujetador y unos tacones de10 centímetros; muy sexi.

Vi a un chico pasar en bicicleta que me miraba embobado, no tendría más de 20 años pero su sonrisa iluminaba toda la calle, llegó hasta el final de la avenida y se dio la vuelta para mirarme de frente, pasó delante de mí paseando sus ojos por todo mi cuerpo sin atreverse a decirme nada, yo le sonreí y seguí andando.

Hacía calor y estaba un poco sofocada, encontré una fuente y me paré para beber un poco de agua y refrescarme la cara, umm qué fresquita estaba el agua, me mojé los brazos y el escote, sintiendo como las gotas resbalaban por mi canalillo y como se empitonaban mis pezones.

De repente oí un fuerte frenazo de un coche y un golpe chocando con algo, miré asustada lo que parecía un accidente de tráfico y vi una bicicleta destrozada bajo las ruedas de un coche ¡Dios mío, el chico!

Salí corriendo hacía ellos y le vi tirado en la cuneta con la boca ensangrentada, uffff estaba casi inconsciente pero no parecía nada grave.

--- ¿Cómo te llamas chico? Le pregunté  

**Me llamo Javi… ¿Estoy en el cielo? (Me preguntó) ¡Es que estoy viendo un ángel!

---Javi, no te muevas voy a llamar a una ambulancia.

Toda nerviosa y preocupada llamé a la ambulancia y me fui a hablar con el conductor del coche, él estaba bien pero asustado, me dijo que el chico se empotró contra el coche porque me estaba mirando a mi en vez de la carretera, uffff me sentí fatal al oír aquello, me sentía culpable porque por mirarme casi se mata.

Llegó la ambulancia y el  médico le examinó enseguida, yo no me apartaba de su lado, le cogí la mano y le tranquilicé diciéndole que se pondría bien pronto.

Cuando lo estabilizaron lo subieron a la ambulancia y yo fui con él, hablé con el médico y me dijo que parecía que tenía dos costillas rotas y un par de dientes menos, pero nada grave, ufff ¡¡¡ Menos mal!!!!

De camino al hospital le cogí el móvil al chico para avisar a sus padres, él se hacía el fuerte pero le dolía la boca y todo el cuerpo por el golpe, llegamos al hospital y enseguida se lo llevaron, yo me quedé fuera en la sala de espera hasta que vinieron sus padres que llegaron corriendo y asustados.

Me presenté y les conté lo que había pasado, sin darles detalles para que no le echaran la bronca por despistarse y me marché.

Llegué a casa de mi amiga Imma que era donde me alojaba, preocupada y nerviosa por el susto que me había llevado y sintiéndome fatal porque de manera involuntaria, yo lo había provocado.

Se lo conté a mi amiga, primero se preocupó y luego se reía diciéndome que me pasaba eso por estar tan buena jaja, yo que también necesitaba reírme para aliviar mis nervios, le dije que no era la primera vez que me pasaba algo así, una vez en Roma otro chico que iba en moto, se estampó contra una farola por mirarme y en el pueblo donde vivo, en un mismo día “provoqué” dos accidentes de coches en diferentes sitios, sin consecuencias pero un amigo de la policía autónoma me dijo que no volviera a salir más de casa ese día, que era un peligro andante, jajaja, la culpa era de ellos por despistarse, no mía.

Al día siguiente antes de ir a clase, me pasé por el hospital para verle, seguía estando preocupada por él, cuando entré en la habitación estaba solo y cuando me vio, me dedicó una sonrisa que hizo que lo que era una habitación fría de hospital, se convirtiera en una estancia mucho más cálida.

Tenía buen aspecto, era un chico fuerte y ese mismo día le mandarían a casa.

--- ¿Cómo te encuentras cielo?

** ¡Dolorido, pero feliz de verte de nuevo preciosa!

Jaja, qué simpático, no podía casi ni hablar pero me tiraba los tejos.

Me presenté y él me agradecía mi preocupación y mis atenciones con él, charlamos un buen rato y yo le reñí por la forma en que se había despistado en la carretera y él me decía que no le había pasado nunca algo así, que cuando me vio tuvo la sensación de que el mundo se paraba y que solo existía yo y mis pezones empitonados.

A medida que hablaba con él me daba cuenta que parecía muy maduro para los años que tenía, me contó que desde pequeño había viajado mucho, que conocía medio mundo y que estudiaba empresariales, ahora entendía el porqué de su madurez, el viajar enriquece a las personas, las hace más abiertas y más alegres, lo sé porque yo también viajo mucho y sé el bien que me hace conocer otros países y otras culturas.

Me gustó la forma en la que se expresaba, como razonaba, era educado, culto y estaba lleno de vida, os aseguro que he conocido a muchos chicos de 30 años, más inmaduros que él, le observé mientras hablaba, su cara era dulce y sus ojos impacientes.

También me contó que le faltaba una semana para cumplir 20 años y algo que me dejó alucinada, ¡ERA VIRGEN!, ufff..... aquello no me lo esperaba, él se había sonrojado y yo me quedé sin aliento.

Se me hacía tarde y tenía que irme, le apunté mi número de móvil en su brazo, le dí un dulce beso en sus amoratados labios y me marché con una sonrisa.

Llegué justito a la clase pero no me podía concentrar, aquel chico me había dejado impresionada, quería hacer algo único por él y no solo porque me sintiera culpable por el accidente, también porque el saber que era virgen me provocaba un morbo bestial.

¿Una experta en sexo con un virgen? ¡EXPLOSIVO!

Mi mente empezó a maquinar sobre ello y cuanto más lo pensaba, más me excitaba, tenía una semana para prepararle el mejor cumpleaños de su vida, debía algo muy especial para que se quedara grabado en su mente y en su cuerpo de por vida, ¡Y ya sabía como hacerlo, le prepararía una fiesta sorpresa en la universidad!

Salí de clase sin haberme enterado de nada y me fui a la universidad para hablar con el director, necesitaba su permiso para organizarlo todo, cuando le conté mis planes aceptó encantado porque a Javi le quería todo el mundo y se lo merecía y también porque al escote que llevaba yo, era difícil negarle nada jaja.

Me fui a casa contenta y empecé a tirar de teléfono para encargar una tarta, flores y globos, la música, las invitaciones, mi amiga me ayudó flipando con mi decisión y en dos días estaba todo listo.

A medida que se acercaba el día yo me ponía más nerviosa, Javi me llamaba todos los días diciendo que quería verme, que no podía dejar de pensar en mi, solamente le dije que nos veríamos en su cumple y que tenía un regalo para él.

Llegó el día y era sábado, la mayoría de estudiantes ya estaban de fin de semana, la fiesta se haría en una de sus salas y los invitados serían sus compañeros de clase, unos 30, le llamé y le dije que nos encontraríamos allí a las 7 de la tarde.

Cuando él llegó yo estaba escondida detrás de una puerta pero le veía, llevaba un pantalón vaquero y una camiseta blanca que le sentaban de maravilla, se encontró con sus 30 compañeros en una sala llena de globos de colores, una gran mesa llena de mojitos, una gran pancarta que ponía;¡¡¡FELICIDADES PIRATA!!! Y un dj poniendo música tecno.

Él flipaba con la sorpresa pensando que eran ellos los que la habían preparado, lo que no sabía era que lo mejor estaba por llegar.

Cuando se relajó con sus amig@s y bailaba con ellos, se abrieron las puertas y aparecieron dos tíos llevando una enorme tarta encima de un soporte con ruedas, imaginaos la escena él mirando sorprendido y sus colegas más, y salgo yo de la tarta llevando solo un bikini con los colores de su equipo preferido,”EL BARÇA” también llevaba unos zapatos de tacón y un micrófono en la mano y de esta guisa… me puse a cantarle cumpleaños feliz en catalán.

Cuando me vio, sus ojos se salían de las orbitas, su cara se puso roja como el tomate y tragaba saliva con mucha dificultad, jajaja ¡¡¡SORPRESA!!!1

Cuando la canción acabó todos aplaudían y me jaleaban a la vez que miraban a Javi con envidia, me fui hacia él y le abracé diciéndole;

--- ¡Feliz cumpleaños suicida!

** ¡Gracias mi musa, no tengo palabras para describir lo que siento y lo que veo!

    ¿Estoy soñando verdad?

----Jajaja, no cielo esto va a ser mucho mejor que un sueño. ¡VEN CONMIGO!

Le agarré de la mano, cogí de la mesa dos mojitos y nos fuimos a la biblioteca, como era sábado no había nadie, entramos y cerré la puerta con llave, bajé las persianas para alejar a los curiosos y para crear una luz más tenue.

Él al verse atrapado estaba tan nervioso que se tomó la copa de un trago, me acerqué y le besé la frente, los ojos, las mejillas encendidas de pudor, sus labios que ya eran de color rojo al estar curados, puse mi mano sobre su corazón para sentir sus desbocados latidos, ufff tenía que ir más despacio de lo que estaba acostumbrada, ¡no quería provocarle un infarto!

Él se pegó más a mi, tanto que sentí su empalme en mi abdomen, eso hizo que se activaran todos y cada uno de los engranajes de mi cuerpo, eso quiere decir que mis caderas entonaron un meneito de cosecha propia capaz de anular la mente de cualquier mortal.

Me froté contra su empalme, él me agarraba del culo siguiendo mis movimientos con sus manos, su lengua inexperta exploraba mi boca, gimiendo con cada sensación, lo empujé contra una silla para que se sentara y le dije;

---Sé tú mismo cariño, solo déjate llevar por tus instintos.

Me subí a una de las mesas, me quité el bikini viendo como se le caía la baba y empecé a dibujarle con mi cuerpo todas las posturas en las que me lo iba a follar, moviendo con maestría la pelvis, el culo y las caderas.

Él estaba como en trance pero en un arrebato de lujuria, arrancó la ropa de su cuerpo, dejándome a la vista, todo lo que me iba a comer y os aseguro que no era poco, su polla estaba a punto de reventar y se la meneaba con fuerza a la vez que jadeaba, yo al verlo me encendí más y mi boca comenzó a segregar saliva al ver su tamaño y su grosor, ufff solo de pensar que sería la primera que gozara de aquel cuerpo, me volvía loca de placer.

Sus ojos no se apartaban de mis pezones erectos que le apuntaban con lascivia, él vio como yo me los tocaba y pellizcaba con mis manos, sentía como el sonido de mis gemidos le transportaban a un mundo desconocido para él, entonces me senté en la mesa con las piernas bien abiertas y le hice una señal con el dedo diciéndole;

--- ¡Ven aquí suicida, que te voy a hacer un hombre!

Él estaba deslumbrado y excitado al máximo por tanto erotismo y no podía apartar la mirada de un coñito sin vello y húmedo que se abría para él.

Cogí su mano temblorosa y la llevé a uno de mis senos sintiendo como mi respiración se aceleraba y la suya se paraba, cerré los ojos al sentir como sus dedos se deslizaban por mi piel, como se perdían por mis curvas, su tacto era exquisito y mi piel adictiva, él sudaba y resoplaba con cada reacción de mi cuerpo, absorbiendo cada sensación que eso le producía, volví a tomar su mano y la llevé a mi sexo, allí en aquel mar de jugos calientes se juntaron nuestros dedos e iniciamos una exploración por todos mis secretos, le presenté mis resbaladizos pliegues, mi clítoris rabioso y abultado que es una máquina de fabricar orgasmos, después metí uno de mis dedos y otro de los suyos dentro de mi coño, ummm un gemido gutural salió de su garganta al sentir el fuego que le abrasaba los dedos, los movía cada vez más rápido provocándome olas de placer que me nublaban la mente, entonces apreté mis músculos vaginales para que con sus dedos sintiera como las paredes de mi coño le aprisionaban y latían sin cesar, umm fascinante.

Yo saqué mis dedos empapados y los llevé a su boca para que saboreara mis aromas, después le follé la boca metiéndole la lengua hasta la campanilla, acto seguido me alzó en brazos y nos tumbamos en la alfombra del suelo para que fueses nuestras lenguas las que disfrutasen en un 69.

Llegados a este punto, yo estaba un poco sorprendida con lo que él aguantaba sin correrse y le pregunté;

---Oye pirata ¿cuantas pajas te has hecho hoy?

**Jajaja, lo has adivinado, me he hecho 3 sabiendo que hoy te vería estaba excitadísimo.

--- ¡Genial, así disfrutaremos más!

Nos tumbamos al revés y le planté ante su cara mi coño abierto en todo su esplendor, sabiendo que su primera vez, sería inolvidable.

Sentí como su lengua inexperta pero ávida de sensaciones, se paseaba por mis labios hinchados, como con la punta me presionaba el clítoris provocándome una rabia intensa ufff me llevé su polla a la boca, quería hacerlo despacio pero mi instinto animal no me dejaba, así que se la mamé a lo largo y a lo ancho metiéndomela hasta la garganta, succionando con morbo, solo la sacaba de mi boca para meneársela y frotarla por mis duros pezones, allí no había diferencia de edades solo un hombre y una mujer dando y recibiendo placer en cantidades industriales, le lamí los huevos, exploré su culo con mi lengua, Umm , sus gemidos se convirtieron en jadeos salvajes, su lengua me penetraba el coño y yo moría de placer, corriéndome en su boca.

--- ¡Ohhh, Dios mío, haz que no despierte nunca de este sueño, qué mujer!

Yo seguí chupándosela hasta que noté con mi boca los primeros latidos de su semen, entonces me monté encima de él enterrando su cara entre mis tetas, agarré su polla y la metí en mi coño encharcado, me moví encima de ella sintiendo como me lo llenaba con su grosor, sus jadeos se convirtieron en gritos de un placer desconocido para él, yo ya estaba poseída por la fiera que llevo dentro, eso hizo que me olvidara por completo de que era virgen y me lo follé con desesperación, con hambre de macho y con vicio hasta que sentí como su leche caliente inundaba todo mi coño llegando a mis terminaciones nerviosas, provocándome un inmenso placer.

Nos corrimos los dos a la vez sintiendo como nuestros cuerpos se convulsionaban a la vez, haciéndonos uno.

Agarré su cara entre mis manos, le besé en la boca y le dije;

--- ¡Felicidades pirata, ya eres un hombre! ¡Y QUE HOMBRE!

** ¡Soy el hombre más feliz del mundo por haberme iniciado con la Reina de las Diosas!

Sé que tu olor se quedará impregnado en mi piel, para siempre y en mi retina llevaré grabado a fuego la imagen de tu escultural cuerpo disfrutando debajo del mío.

Nos despedimos con un beso, recogí mis cosas y me marché por la puerta de atrás, él se quedó con sus amigos, tenía mucho que celebrar jaja.

Por supuesto la cosa no quedó ahí, en las dos semanas que me quedaban de cursos nos vimos casi a diario, aquel chico tenía mucho potencial y quería hacer de él el mejor amante del mundo, con tiempo y dedicación le enseñé todas las técnicas amatorias, le  enseñé como dar placer a una mujer, tanto en sexo oral como anal, también le enseñé a controlarse para disfrutar al máximo y os aseguro que lo conseguí.

A día de hoy seguimos siendo amigos, él me cuenta que cada vez que esta con una chica le dicen que es el mejor en la cama, pero que ninguna le hizo sentir lo que le hice sentir yo.

 Issabella@mundoissabella.com

Autor: issabella


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno