Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2005-10-21 15:32:13
Una noche en la sierra. Era una fría tarde de invierno, cuando estaba yo en mi chalet de la sierra encendiendo la chimenea, y disponiéndome a leer un libro de esos de tardes muertas arropado por una manta... cuando escuche el ruido del motor de un coche que se acercaba.
Eran mis vecinos, bueno, una madre y una hija, y he de decir que ambas están bastante bien formadas y dotadas... en especial la hija.
Antes de nada voy a presentarme y a describirme un poco, a mí y a mi vecina...
Yo soy un chico de 21 años, y soy alto, delgado y musculoso, y tengo una de esas caras que las mujeres desean tanto... moreno con ojos azules... y este fin de semana había acudido al chalet de la sierra, ya que mis padres están celebrando sus bodas de plata... el caso es que llegaron los vecinos, como de costumbre el viernes por la tarde, aunque ya estaba oscuro debido a la época del año...
Bien, deje de prestar atención al ruido del coche y me sumergí en la lectura, aunque esta concentración me duro poco, porque sonó el timbre...
Nada mas abrir me encontré con una mujer imponente, vestida con ropa de invierno, como para ir a esquiar, era la madre de mi vecina, a la cual por cierto no he descrito...
Es una chica joven, solo tiene 17 años, pero es una mujer en todos los aspectos, mide 1´60, es de piel morenita, muy bien formada, con los senos firmes, y un culito respingon y prieto que le da un toque de personalidad y unas piernas muy bien torneadas... en fin, que es una belleza...
Volviendo a la puerta... era su madre, y había llamado para saludar a mis padres, pero no estaban, me comento que si esa noche tenia planes, yo le dije que no, que simplemente me disponía a leer un libro, ella se alegro mucho de oír esto, porque me pregunto que si no me importaba que su hija pasara la noche en mi casa, ya que ella tenia que salir a arreglar unos asuntos que le llevarían gran parte de la noche(a lo cual no pregunte nada), yo admití que no había ningún problema en que se quedara.
Paso media hora y sonó el timbre de nuevo.
Esta vez era la hija, a la que vi mejorada respecto de la ultima vez...
Me dijo hola y yo la invite a pasar, la pregunte que si quería tomar algo, se quedo un rato callada y luego me pregunto que si la daría una lata de cerveza, me sorprendió, pero le asentí con la cabeza... ella se sentó en el sofá, a pesar del frío, ella llevaba una minifalda que le cubría lo justo para que no se le viera el culo, y unos leotardos semi-transparentes, y unas botas de montaña con unos calentadores negros... y arriba llevaba un jersey de lana que le remarcaban sus bien formados pechos... era rubia y con carita de ángel... y la verdad es que enfrente de la chimenea se veía realmente bella...
Llegue con una botella de vino ya descorchada, le dije que no tenia cervezas, que si quería una copa de vino, y ella asintió, nos sentamos los dos en el sofá y ella se cruzo de piernas dejándome ver sus preciosos muslos y el resto de sus piernas...
Dijo que tenia calor, le pregunte si quería que apagase la chimenea, me dijo que no, que se quitaba el jersey... y al hacerlo descubrí que no nada mas debajo excepto un top muy ceñido que le marcaban los pezones... al ver eso me excite un poco, ella me miro y me dijo que es que todavía no había deshecho la maleta y solo tenia esa ropa, le conteste que no pasaba nada.
Me pregunto que si tenia televisión, y le dije que solo tenia la de mi habitación, en el piso de arriba, que si quería podía subir a verla.
Depuse que ella subiera yo retome la lectura, había leído apenas un par de capítulos cuando comencé a escuchar unos gemidos, provenientes del piso de arriba, me quede un poco perplejo al principio... luego subí las escaleras y llegue hasta la puerta de mi habitación, los jadeos se oían mas fuerte; abrí con cuidado de no hacer ruido la puerta... y la vi entonces tumbada en mi cama, masturbándose con una mano por debajo de la falda y el tanga a medio quitar, y con la otra mano y él top subido tocándose los senos...
Después de ver esa escena mi pene estaba hinchado y duro, por el morbo de la situación, cerré la puerta y volví a bajar, a los 5 minutos de haber bajado, bajo ella, ahora tenia los pezones mas marcados, y la falda ligeramente mas subida...
Me dijo que se aburría, que no había nada interesante en la tele, y que si no me importaba charlar con ella un rato(esto ultimo lo dijo con mucha vergüenza), yo acepte y se sentó en el sofá cerca de mí y cruzo de nuevo las piernas, pero esta vez mas exageradamente, para que yo apreciara que su sexo estaba húmedo... me pregunto que como es que estaba solo, y que porque no había traído a nadie, le dije que ese fin de semana me apetecía relajarme, y ella me dijo que quería hacer lo mismo, pero que nunca conseguía relajarse... ahí me sentí como si me hubieran lanzado un cuchillo...
Ella se quedo un rato mirándome... yo bebí un sorbo de vino, y pase el brazo por encima de sus hombros, mientras le decía que no es difícil relajarse cuando se esta en un sitio así... después de eso me pregunto que si quería ver una película con ella, y acepte.
Subimos a mi habitación, yo fui al baño, y ella me dijo que se iba a poner el pijama para dormir. Cuando volví estaba ella en camisón, muy cortito, que apenas la tapaba, y con un generoso escote... me cambie yo también delante de ella, como si no pasara nada, y me quede con pantalón corto.
Me pregunto dónde tenia las películas, le dije que en el cajón de la mesa, ella lo abrió y se quedo callada unos instantes, y después me pregunto que si veíamos “El ama de casa”, me di cuenta de que había abierto el cajón equivocado y había abierto el de mis películas porno, pero ya no había vuelta atrás... le dije que si realmente quería ver una película de ese tipo, y ella asintió sonrojada...
Nos semi-tumbamos los dos en la cama y empezó la película, ella me miraba y no dejaba de mirar hacia mi pene, y al cabo de un rato me percate de que se estaba tocando con disimulo, y le pregunte si estaba excitada, me dijo que si y me pregunto que si lo estaba yo, la conteste que si y ella miro y vio el bulto de mis shorts, de repente sin previo aviso se sentó encima de mí y empezó a restregar su culo por donde estaba mi verga, note que no tenia tanga ni sujetador, yo la baje los tirantes del camisón, dejando al descubierto sus perfectos senos, empecé a chuparle los pezones, y ella gimió de placer, se quito el camisón, y se retiro de encima mío, me miro y se arrodillo, me bajo los pantalones, y agarro mi falo, y lo miro con cara de deseo, y comenzó a meterse mi miembro en la boca, lamiendo primero el frenillo hasta la base y subiendo después, estábamos ya los dos desnudos, y yo la levante y la tumbe en la cama, le separe las piernas y hundí mi lengua en su cueva, iba rasurada, aunque no me sorprendí... estaba yo tocando su clítoris, cuando me dijo que parase, pare y ella me dijo que era virgen, pero que siempre había soñado con este momento, la dije que no pasaba nada, que se lo haría con cuidado y despacio, ella asintió, y se relajo de nuevo.
Me puso el preservativo con la boca, yo la volví a tumbar, y empecé metiendole la cabeza de mi pene poco a poco, y muy despacito, cada vez la metía un poco mas, hasta que mis testículos chocaron con su culo, y empecé un suave contoneo, metiendola y sacándola, suavemente, con un ritmo preciso... ella cada vez jadeaba mas, y gemía de placer, note como se rompió su himen, y me percate de que a ella le dolió, y me iba a retirar cuando me dijo-Sigue David, no te pares, follame, follame... -y continué, y cada vez un poco mas rápido estaba a punto de correrme cuando ella grito de puro placer agarrandome el trasero, a mi eso me puso muchísimo, y estaba a punto de venirme, cuando la saque, me quite el condón y ella se incorporo y se metió mi polla en la boca, y comenzó una mamada riquísima, a la que no me resistí, y derrame toda mi leche en su garganta, la cual se trago entera... después estuvimos abrazados el uno al otro, y bajamos a por una copa de vino a la salita, después de un par de risitas y miradas cómplices me dijo que la diera por detrás, ella se arrodillo en la alfombra frente a la chimenea, y meneo su culito para provocarme, se me hincho la polla otra vez, y depuse de masajear su ano, la metí con decisión y ella soltó un gemido de dolor y placer a la vez, ella tuvo un orgasmo enseguida, y al notar su culo tembloroso de placer yo me separe ella se dio la vuelta y me corrí en sus tetas, y ella se extendió toda mi lefa por su cuerpo desnudo...

Desde ese día cada vez que estoy solo en la sierra la llamo, y ella viene a mi casa a ver una película de video...



Autor: Anónimo


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:

BUSQUEDA
Buscador



All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno