Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2010-01-13 01:32:41
Después de la experiencia vivida en el instituto, me marché a casa lo más rápido que pude. Disimuladamente miré hacia atrás... tenía miedo que Tolo me estuviera siguiendo.

Ante la puerta de casa una última comprobación, antes de sacar la llave quería estar segura de que estaba sola. Un rápido giro de muñeca, y estaba a salvo. Cerré dando un portazo, eché la llave y la cadena. Mi cuerpo se desplomó, sentada en el suelo con la espalda apoyada sobre la puerta por primera vez desde mi encuentro con Tolo me sentí segura. No sabía si reír o llorar, recordaba un refrán que mi abuela repetía hasta la saciedad: " a perro malo todo se le vuelven pulgas"...

-¡Qué miedo había pasado!- pensé, mientras me percataba de que estaba sudando y temblorosa. Había aguantado el tipo frente a las amenazas de mi alumno pero ahora en el comfort del hogar, mis sentimientos afloraron sin freno. Empecé a llorar amargamente, primero mi marido y ahora esto...

- a perro flaco todo se le vuelven pulgas- me repetía mientras lloraba.

No sé cuanto tiempo pasó, decidí darme una ducha reparadora, la potencia del agua sobre mi piel me relajaría.

-¡Dios mío!- grité al mirarme al espejo- ¿Quién era esa que tenía delante?- desaliñada, el maquillaje corrido, cansada y desesperada. Mi cara lo decía todo, estaba deshecha, rota, humillada por la persona que quería, porque en el fondo le quería, y amenazada por un niñato de instituto.

Mecánicamente, accedí a la ducha, dejé caer la ropa y de un puntapié la envié a un rincón del baño, tan cansada estaba que no podía ni agacharme.

- ¡Ahhh! ¡Qué gusto!- Abrí el agua a toda potencia y me metí toda debajo del chorro, cerré los ojos e icé mi cabeza, arqueé mi cuerpo hacia atrás para, que con toda su potencia el chorro masajeara mi rostro, mi cuello y mis pechos... pasaban los minutos y sólo acertaba a hacer pequeños desplazamientos para que todo mi cuerpo fuera gozando con aquel masaje tan relajante. Me enjaboné varias veces la cabeza, me encantaba la espuma y el olor del champú mentolado. Al caer sobre los ojos producía una sensación de frescor indescriptible. Agua y más agua...

Al coger la esponja natural y, al alargar la mano, allí estaba la esponja de Miguel, la tristeza me invadió de repente al recordar tantos baños, tantos momentos de placer. Cogí su esponja y empecé a recorrer lentamente mi cuerpo, cuando el me asía por detrás siempre comenzaba a acariciarme los pezones, hacía mucha espuma con el gel y daba pequeños circulitos, muy suaves... mis pezones reaccionaban de inmediato, endurecían a la misma rapidez que el miembro de mi marido que cogía posiciones acorralando mi sexo, entre mis piernas. Unas cuantas pasadas más con su esponja y mi cuerpo empezó a entonarse... era, deprimente, yo sola, allí en la ducha anhelando a la persona que más odiaba en el mundo, a la persona que más había amado... no voy a engañarme... que sigo amando...

Sin darme cuenta, ensimismada en mis pensamientos seguí masajeando mi cuerpo, generosamente mis pechos primero, mi espalda, el abdomen... la imagen de mi marido se desvaneció de repente, de pronto me sorprendí frotando mi vulva rítmicamente y pensando en Tolo. Me empecé a excitar, a ponerme como una moto, sólo de pensar que Tolo entraba de repente en la bañera a "subir nota". Me deje resbalar, poco a poco, hasta que mi cuerpo quedó tendido sobre el fondo de la bañera. El potente chorro de agua caía con fuerza desde arriba, y por la distancia se abría acariciándome casi por completo, una cálida lluvia maravillosa. Acomodé la postura, a la vez que abría las piernas, fui buscando el ángulo hasta que el agua golpeaba mi clítoris y mis labios dándome un placer exquisito. Frotaba y frotaba con mi esponja, y dejaba hacer al agua, constante, monótona, cálida... a cada momento, el placer era mayor, comenzaba a estremecerme de gusto, mi dos manos estaban ya ocupadas en mi coño, una delicadamente apoyaba la acción de la cascada sobre mi clítoris, la otra había comenzado a explorar mi cueva que se inundaba por el nivel del agua que subía lentamente. ¡Qué gusto!, mi cuerpo retorciéndose de placer, mi mente adentrándose en una ensoñación con un muchacho de 17 años que hacía sólo unas horas me había asustado hasta el infinito pero que ahora me estaba excitando y poniéndome cachondísima... Seguía allí tumbada, el agua cayendo y yo trabajándome hasta el punto que empezaba a sentir las primeras contracciones anunciando un gran orgasmo... ¡que placer!... ¡qué...

- DING DONG -

putada! El timbre de la puerta.

Pasé olímpicamente del timbre y seguí disfrutando...

- DING DONG- insistían a la puerta...

-¡Mierda, pensé!- Me habían cortado el rollo del todo, sin remedio.

Cerré el grifo de la ducha y me sequé rápidamente. Me líe una toalla al cuerpo como pude y salí a mirar quién era. No esperaba a nadie pero, desde siempre, cuando llamaban a la puerta tenía que mirar quién tocaba, era incapaz de dejar de atender el timbre, estuviera haciendo lo que fuera. Me acerqué sigilosamente a la mirilla, se me pasó por la cabeza que pudiera ser Tolo. No, qué locura, seguro que no, sólo la idea me dió mucho miedo pero... sí, he de reconocerlo también cierta excitación y más aún después de mis juegos en la ducha.

-¿Mi cuñado?- Que puñetas querría y justo en mi mejor momento de los últimos días

Le dije que esperara y, rápidamente, me sequé como pude y me puse un camisón. Total, seguro que venía de parte del cabronazo de mi marido con alguna estúpida excusa para ver cómo estaba. De ninguna manera iba a darse cuenta de mi lamentable estado, así que me dirigí a la puerta con una sonrisa.

 

- Buenas noches, cuñado, ¿qué te trae por aquí?- le pregunte desinteresada

- Hola Libertad, me manda tu marido para recoger algunas cosas- me respondió con un gesto avergonzado

- ¡No ha podido venir él!- exclame levantando algo la voz- valiente mierda está hecho.

Mi cuñado, ahora muy incómodo se encogió de hombros sin ser capaz de mantenerme la mirada. Timidamente me entrego una hoja arrugada de papel con la lista de Miguel.

 

-¡Su pala de padel!- volvía gritar- será posible el capullo, que esta sea su prioridad número uno.

Mi cuñado no sabía dónde esconder la mirada. Siempre mi ex había hecho con él lo que quería. 

- ¡Pues si quiere pala tendrá pala! Sígueme...- corrí hasta el dormitorio, su maldita pala estaba en una caja en el armario empotrado, abrí de un portazo, me agaché para buscarla y allí estaba

 

Iba a decirle a mi cuñado que le dijera a Miguel que se metiera la pala por el cul... cuando me dí cuenta de la situación...

 

Al agacharme y estirarme para alcanzar la pala, el camisón había subido por mis nalgas dejando todo mi culo al aire. Allí agachada, mostrando mi trasero a mi cuñado que esperaba detrás de mí. Un calor tremendo me inundó, ¡qué vergüenza! No podía creer que me estuviera pasando esto.

 

Como si no hubiese pasado nada, me incorporé con la pala en la mano y se la entregué a mi cuñado...

 

Intentando disimular todo lo posible, seguí leyendo la lista, no podía verme pero me podía imaginar toda ruborizada, el calor que sentía era enorme.

- Y ahora los estúpidos zapatos negros- continué leyendo la estúpida lista en tono enfadado, ahora para disimular mi vergüenza, pero sin poder mirar a los ojos a mi cuñado. Por no mirarle a los ojos miré algo peor, un gran bulto se adivinaba en su entrepierna. El muy capullo estaba empalmado, empalmadísimo me dije. Por unos segundos perdí la noción del tiempo, la situación era violentísima, me moría de vergüenza.

En ese preciso instante sólo pude pensar en una palabra: "venganza". Instintivamente, con una rabia animal que desconocía en mí, me giré hacia la cama.

- Te gusta mi culo, no cuñado- pensé- pues toma culo- mientras me agachaba de nuevo mucho mas de lo que necesitaba para alcanzar los zapatos de mi ex que siempre dejaba debajo de los pies de la cama. Ahora, si era consciente de que mi camisón se estaba levantando mucho más. Arqueé mi cuerpo todo lo que puede, tenía una visión muy clara de lo que mi cuñadito estaba contemplando. Mi culo, mi precioso culo, delante de sus narices, bueno no sólo de sus narices...

Lancé un pequeño gemido de esfuerzo, simulando que no llegaba a los zapatos, aproveché para estirarme aun más y separar las piernas doblando ligeramente las rodillas... ahora, ya no era mi culo lo que le ofrecía a mi cuñado, tenía a su vista todo mi pubis...

Lo imaginaba allí detrás de mí, a escasamente un metro de distancia, más empalmado aun, si eso era posible y sin poder creer lo que estaba contemplando. Mi cuñado, Pedro, era la persona que mi ex más quería en el mundo, de nuevo, una palabra en mi mente: "venganza".

Se respiraba la tensión en el aire, perfectamente escuchaba la respiración de mi cuñado acelerándose a cada instante...

Agarré los zapatos y tiré de ellos hacia atrás con fuerza, simulé perder el equilibrio y me dejé caer hacia atrás.

Instintivamente, Pedro, me agarró para que no cayera, sus manos vinieron a sujetar mis pechos. Yo, dejando caer mi peso hacia atrás, apoyé mi culo en sus partes. No sé cuanto tiempo pasó. Sus manos asían mis pechos... inmóviles... mi culo también inmóvil, quedó perfectamente encajado sobre su miembro que a pesar del pantalón podía sentir con fuerza. Tenía a mi cuñado contra la pared, en esos momentos estaba caliente como una perra, la polla de mi cuñado sobre mi culo, presionándome, sus manos agarrando con fuerza mis pechos... creo que en ese momento enloquecí... presa de una enajenación mental transitoria o algo así, porque jamás hubiera creído poder hacer lo que hice a continuación...

Solté los zapatos de Miguel, puse mis manos sobre las manos de mi cuñado, las apreté con fuerza contra mis pechos, empecé a mover mi culito de manera circular, cada vez el miembro de mi cuñado estaba más duro y se encajaba mejor entre mis nalgas...

Tomé conciencia de lo mojadisima que me encontraba, la excitación era máxima... mi cuñado no había podido reaccionar... en ese momento, cogí sus manos y las separé con fuerza de mis pechos. Avancé un par de pasos hasta mi cama, me subí en ella a cuatro patas, miré hacia atrás por encima del hombro y, con la mirada más lasciva que puede, con la más provocativa, con una mirada que ni siquiera sabía que tenía le jadee:

¡FÓLLAME!

Y baje la cabeza, apoyándola en el colchón y arqueándome todo lo que pude para ofrecerle mi sexo así como estaba a cuatro patas.

De nuevo el tiempo se paró, un silencio absoluto, sólo interrumpido por un ligero resoplido y un par de pasos...

De repente, su miembro busco mi sexo con habilidad y fuerza, penetrándome hasta el fondo, no le dió tiempo de empujar una segunda vez cuando...

-AHHHHH-un gemido de placer salió de mi alma, a la vez que me eché hacia delante sacando su duro miembro de mi coño. Sin moverme de como estaba, sin ni siquiera mirarle le grité:

- ¡ENCÚLAME CABRÓN!-

En ese momento no sabía lo que decía, mi sentido común, mi vergüenza, mi humanidad hacían tiempo que me habían abandonado... ahora era una perra sedienta de venganza que ofrecia a la persona que mi marido más quería en el mundo, lo que nunca le dí a él, y motivó que me abandonara.

- ¡RÓMPEME EL CUL...- No me dió tiempo a acabar la frase, la palma de su mano habilidosamente recorrió todo mi coño recogiendo mis propios jugos vaginales, separó mis nalgas y untó con mis fluídos mi orificio, aun, virgen.

-¡AGGGGGGGG!- Su polla entró duramente de un sólo golpe allí donde nadie había jamás entrado.

-¡Ayyyyyy!- casi lloré del dolor que sentí, en medio de toda la excitación. La mezcla de placer y dolor fue indescriptible. Sentía como la punta de su pene había entrado en mi culo, ¡qué dolor!

-¡Sácal...!- le grité, por el dolor que sentía, me parecía que me estaba rompiendo, pero no me dió tiempo, me asío por las cadera y esta vez ¡empujó hasta el fondo!

-AGGGGG- Sólo podía gritar, sólo sentía dolor y más dolor, creí que iba a desmayarme por momentos. Pedro cada vez agarraba con más fuerza mis caderas, empujaba y empujaba con gran fuerza, metía su polla hasta el fondo podía escuchar sus testículos golpearme a cada embate, porque sentir no sentía nada sólo dolor.

De repente, apretó contra mi culo todo lo que pudo y paró, me cogió por los hombros y apretó con toda su fuerza para meterme su verga hasta el sentido. En esos momentos, con los ojos cerrados podía visualizar mi culo, si polla allí instalada, presionando con fuerza, inmóvil, sin darme cuenta, apenas si sentía ya dolor, de alguna manera ya no me dolía, ahora sólo sentía la presión de su gran pene, allí hinchado en mi pequeño agujero hasta entonces virgen. En esos segundo de quietud pude notar como de mi culo bajaba un fluido, era sangre, verdaderamente me había roto el culo.

Sin tiempo a reaccionar, mi cuñado sin en ningún momento bajar la presión y la fuerza sobre mi agujerito, recorrió mi espalda su mano derecha, mientras que con la izquierda me asía fuertemente por el hombro. Agarrándome ahora por el hombro y la cintura comenzó lentamente a sacar su polla de mi culo hasta llegar al prepucio, sin sacarla del todo todavía más suavemente la introdujo de nuevo, cuando de nuevo llegaba al final y me la tenía toda metida, apretaba con fuerza pero lentamente.

-¡AHHHHHHHH! ¡AHHHHHHH!- comencé a gemir de placer, ahora en cada recorrido me estremecía toda, sentía su miembro como penetraba y abría camino forzado, mi sensación era totalmente placentera, cada vez que llegaba al final y apretaba me colmaba de gusto, empecé a disfrutar como una zorra y el se daba cuenta, en la medida que yo gozaba más y más, mi cuñado comenzó de nuevo a aumentar el ritmo y la fuerza de sus embates.

-¡AHHHH!- Me follaba más rápido...

-¡AHHHH!- Me follaba más fuerte...

-¡AHHHH!- La mano dejó mi cadera y empezó a acariciar mi clítoris.

-¡AHHHH!- El placer me inundaba y me llevaba al orgasmo por doble recorrido

-¡AHHHH!- El muy cabrón coordinaba de maravilla su polla y su mano, sus dedos empezaron a follar mi coño.

-¡AHHHH!- gemía yo

-¡AHHHH!- gemía él

En mi mente se abrió la imagen de su polla dentro de mi culo, avanzando y retrocediendo, empujando y empujando...

Ya llegaba, me corría, me corría...

Él paro en ese instante sobre mi culo, dejó firmemente la polla metida a la vez que manipulaba hábilmente mi clítoris y mi coño.

Mis contracciones anunciaban mi orgasmo, esta vez sí... ¡AHHHHHH!

-¡AHHHHH!- gritó él, a la vez que sentí los movimiento de su polla al correrse dentro de mi culo.

En ese momento, sacó la polla de mi culo, cogió su ropa y salio de la habitación.

De nuevo perdí la noción del tiempo, no tenía conciencia de lo que había hecho en esos instantes... había disfrutado como nunca...

Allí tendida, muerta de gusto, boca abajo en la cama, la sangre y mis jugos se mezclaban en las sábanas...

Escuche la puerta, un portazo fuerte y secó... Se había marchado, en ese momento empecé a sentir dolor, un dolor cada vez más fuerte por momentos... la razón volvió a mí...

-¡Ay!- gritó mi cuerpo y mi alma.

Me había muerto de gusto y ahora empezaba a morir de dolor...

En mi mente, una imagen, Miguel, mi marido y una palabra:

"¡VENGANZA!"

Autor: Libertad


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno