Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2010-01-13 01:31:37
Luego de la salida que tuvimos y que fue objeto del relato, vinieron otras más en las que hicimos cosas divertidas, no necesariamente sexuales, pues es real que hay otros aspectos que es bueno irlos descubriendo o practicando en pareja y que también dan momentos alegres.

Sin embargo de eso, el deseo y la pasión están ahí y no se las puede desconocer, aún más los dos sabemos que estar juntos es una experiencia deliciosa que queremos tener y que los dos la necesitamos, así que también es verdad que hay que darles gusto a los sentidos y más si sabemos que los dos somos un complemento perfecto a la hora de tener una riquísima sesión de sexo y placer.

Así que luego de calentarnos a través del chat, quedamos en vernos por la tarde en el sector del parque La Carolina, mmmmm que rico nos calentamos por el chat, cuántas cosas nos decimos y cuánto noto que él se pone a mil con solo imaginarse lo rico que me puede tener y lo rico de las propuestas que le hago para estar juntos.

Una estupenda mamada de su tronquito, una deliciosa lamida a lo largo y ancho de su palo a quien no le pone a mil y claro con mi lengua traviesa y juguetona que él ya conoce y que claro le parece una delicia, sin duda le excita mucho y espera con ansias el momento que le pueda hacer sentir ese placer en el que además soy bastante buena.

Pasaron los minutos y las horas y el final de la tarde se iba acercando, y claro los mensajes cibernéticos subiendo más de tono, yo estaba muy mojada y él también muy excitado, claro debíamos controlarnos y esperar a salir del trabajo para encontrarnos y poder disfrutar de una buena tarde de sexo.

Me retoqué el maquillaje, me puse perfume y me dispuse a salir de la oficina, por celular nos pusimos de acuerdo en el sitio exacto en donde nos veríamos, cuando yo llegué allí estaba ya él, esperando para irnos a un motel en algún sitio de la ciudad y disfrutarnos mutuamente, además le había prometido algunas cosas que le negué en nuestros anteriores encuentros íntimos, pero que en esta vez había que darle porque se lo merecía y sobre todo porque yo me moría de ganas de hacerlo.

Llegamos al motel y continuamos con el manoseo que ya empezó en el auto, los besos y las caricias, entramos a la habitación, toda muy bonita, decorada de muy buen gusto, con todos los elementos propicios para pasar una deliciosa velada juntos, aunque dicho sea de paso, para que nosotros tengamos una rica sesión, solo hace falta que estemos él y yo.

Comenzamos a besarnos, a acariciarnos a tocarnos y manosearnos, él buscó enseguida mis senos, los cuales se los devoró con todo el ímpetu de quien desea hacer suya a toda costa a la mujer de sus deseos, yo estaba feliz, me sentía deseada, querida y sobre todo estaba sintiendo que todo mi cuerpo vibraba con cada caricia suya.

Bajó hacia mi conchita y le dio una lamida deliciosa, metió su lengua en mi hueco y con sus manos me amasaba las tetas con pasión, nos besábamos con locura y yo pasé a darle su regalito, la mamada prometida, empecé por lamerle su tronquito de arriba hacia abajo, le lamía la cabezota de su palo que estaba cada vez más duro, tanto que, parecía que se iba a reventar en mi boca, le succionaba y a la vez le lamía el contorno de su cabeza, con esos movimientos de mi lengua, Jhonny explotaba de placer, cuando paraba de hacerle eso, era su turno para lamerme la conchita y el culo que tanto le gustan y para besarme y mamarme las tetas.

Fueron minutos de placer hasta que mi conchita pedía que quería ser penetrada, estaba totalmente mojada, parecía una piscina de tantos jugos que expulsaba, la excitación era muy grande y ya no podía más, le dije que quería que me la meta y él sacó un preservativo y me pidió algo:

Jhonny: Pónmelo tú

Caro: Yo? No sé como

Jhonny: Yo te enseño

Caro: Claro enséñame porque yo no lo he hecho antes

Jhonny: Verás, es muy fácil

Efectivamente me enseñó y sí no era difícil, le puse el preservativo con mi boca, fue genial, fue una experiencia nueva que nunca antes la había tenido, me gustó mucho y claro a él, porque mientras le ponía el preservativo sentía como su verga se iba inflando hasta casi no caberme en la boca.

Me la metió y me hizo explotar de placer, me gustó mucho cómo lo hizo y empezó un rico mete y saca y mete con fuerza que e llevó al paraíso, sentía unas cosquillas muy ricas, me gustaba tanto lo que estaba pasando y lo que estaba sintiendo que cuando me di cuenta estaba gritando, es que sentía deli lo que él me hacía.

Pero mientras estaba sintiendo todo eso, él estaba acercando sus dedos a mi culo, al hoyito de mi rico culo y mientras me hacía gozar vaginalmente, me iba metiendo un dedito por atrás, ese dedo casi no me molestó, luego me dilató un poco más con dos dedos, sentí una ligera molestia pero estaba tan feliz sintiendo todo lo otro que no hice mucho caso a aquel dolor, luego fueron tres dedos, me dolió pero no había lugar para quejarse, a menos que sea de gusto.

pero luego de repente sentí algo, algo más grueso y más doloroso que esos tres dedos, algo redondo y grueso, ay ay, me dolió mucho, aunque no tanto como me lo supuse, él me dijo quédate quietita ya te voy a sacar, pero solo nos quedamos quietos y en pocos minutos me empezó a pasar completamente ese dolor, luego ya me acostumbré y mientras él poco a poco iba introduciéndome cada vez más su largo tronco, hasta que en un momento ya estaba todo adentro, me lo hizo confirmar con mi mamo y sí e había entrado todo y oh sorpresa no me dolía, más bien empezaba a sentir un placer inmenso, muy rico y sensual.

Sentía una mezcla de sensaciones y más cuando él empezó a moverse, fue muy rico sobre todo porque no sentía dolor solo era rico, solo era sensual y solo era placer, el dolor quedó de lado y comenzó un disfrute mutuo que me encantó, me pareció maravilloso y por supuesto me hizo pensar en que si es verdad que puedo disfrutar de una sesión de sexo anal sin dolor y con gusto.

El por su parte lo disfrutaba como nunca, su más preciado anhelo se estaba cumpliendo, estaba dentro del culo que había deseado desde antes de conocerme, desde siempre, su fantasía más preciada estaba allí al alcance de su mano, es más estaba dentro de él, dentro de mí y lo estábamos gozando mutuamente, estuvimos así mucho tiempo, no sé cuanto, pero todo ese tiempo lo que hice fue gozar, gozar mucho y hacer que él goce conmigo.

Solo paramos porque lo que me dolían eran las piernas, la posición hizo que ya no pudiera más y lo sacó, claro luego de haberlo gozado de habernos gozado y de que mi culo quedó abierto y complacido.

Hicimos un poco más vía vaginal, luego ya sin preservativo, le di un oral maravilloso y fruto de lo cual tuvo un fenomenal orgasmo dentro de mi boca, fue genial, sentí como su leche salía a borbotones y se llenaba en mi boca que la acogía presta en gratitud a todo lo que me había hecho gozar.

Luego de todo ello, descansamos un rato y nos fuimos felices, de la tarde y noche que vivimos juntos, ya han pasado algunas semanas de eso y aunque tengo ganas y él de igual manera no hemos podido hacer nada, la razón? No tenemos carro para poder ir al motel y en taxi no nos animamos, pero en realidad ya lo queremos.

Además porque hay cosas que todavía no hemos hecho y porque deseo tener un delicioso orgasmo con su verga así clavada dentro, eso se los contaré próximamente.

Espero que les haya gustado y espero también pronto poder contarles la tercera parte de esta historia.

Saludos cordiales,

Carolina.



RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno