0000-00-00 00:00:00
Era una hermosa mujer, amiga de mi madre que vivia sola en mexico.
Era una hermosa mujer, amiga de mi madre que vivia sola en mexico, es una mujer de aproximadamente 48 años pero con un cuerpo de una chica de 25 años, ella trabaja de prostituta en el df, cierto dia fui a visitar a mi madre en su casa y ella estaba all porque era su dia de descanso, yo la conocia muy bien, recuerdo que sali primero con rumbo a mi casa, unos minutos despues salio ella, el camion no pasaba y empezamos a platicar de repente le dije que me gustaria conocerla mas a fondo, a unas cuantas cuadras habia un hotel, y entramos, ella me pregunto si traia condon y le dije que no, ella respondio yo tampoco, pero se que eres un hombre aseado, comence a mamarle su panocha y ella a su vez me mamama la verga rapidamente, recuerdo que ella traia una medias negras, comenzo a pujar y pujar mas y mas, me dijo luis te nesecito dentro de mi ahora, rapidamente me acoste sobre ella y empeze por primera vez a irla penetrando, poco a poco era algo raro debido a que tenia años de conocerla y ahora la estaba haciendo por ese rato mia, ella seguia moviendose con la experiencia que tenia en el sexo, termine y ella rapidamente se puso a gatas y me dijo te voy a llevar al cielo, me dijo metemelo por el culo, comence a penetrarla ella gritaba de dolor, es raro estaba desvirginando a una prostituta claro por el ano a medida que ella pugaba yo se lo metia, poco a poco hasta que tenia la mitad de mi pene adentro tardamos casi cerca de 25 minutos haciendo por atras hasta que estalle en ella, los rios del fluido blanco corrian por sus exquisitas nalgas, descansamos un rato y porteriormente lo volvimos a hacer por su deliciosa boca y humeda y experimentada panochita, era algo nuevo era la primera vez que estaba con una prostituta, que no solo abria las piernas y te contaba el tiempo para seguir trabajando, seguiamos aprendiendo de nuestro encuentro ella se monto y comenzo a cabalgar con fuerza como queriendose acabar mi pene, la acoste boca abajo, me subi en ella apretaba su panocha y sus piernas con fuerzas sus enorme trasero rebota con mis testiculos, comenzamos a poner mas ritmo y ella me decia dejame voverme a venir la espere mi pene estaba mojado por su gran orgamo y seguia apretando su panocha y sus piernas me corri como nunca, hasta el dia de hoy seguimos siendo muy buenos amigos
Autor: luis