Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2010-01-19 05:05:15
Esta es la versión escrita por mi, chantaje de los amigos de mi hijo, y segunda parte de Secretaria drogada, narrada por el personaje que ideó todo.

De todo lo que había sucedido en la oficina de mi padre sólo me quedaban los recuerdos y todas las fotos que conseguí en posturas muy eróticas de Alicia.

Como sabeis, la relación con mi padre era totalmente abierta, y le podía contar todo. Además de ser mi progenitor, podía considerarle también como mi amigo, así que le comenté la posibilidad de volver a tener un nuevo encuentro con la mujer que me había dejado tan marcado.

  • Hijo, no vamos a volver a drogar a Alicia. No obstante, no seré yo quien te impida que vuelvas a disfrutarla. En pocos años, te harás cargo de todos mis negocios, así que debes tomar tus propias decisiones. Te diré, que si la deseas tanto, tienes unas fotografías preciosas que puedes utilizar. Sólo has de hacerlo con delicadeza.

Había impreso todas las fotografías que saqué en la fiestecita que mantuvimos con ella, y no paraba de mirarlas a todas horas y de pajearme con ellas.

Un día no pude aguantar más, y decidí compartir mi secreto con dos de mis mejores amigos, Oscar y Jaime. Los invité a casa y les expliqué como drogamos a la madre de Carlos para poder disfrutar de ella durante unas horas.

No sé si se excitaron más por ser la madre de nuestro amigo Carlos, por ser una mujer muy conocida para nosotros, o simplemente porque había disfrutado de una mujer que resultaba complicado que alguien pudiera poseer.

Ellos me preguntaban los detalles que yo estaba encantado de contestar. Así que les saqué unos archivadores que contenían todas las fotos que había obtenido de nuestro anterior encuentro.

  • Siempre había imaginado a la madre de Carlos desnuda, pero jamás pensé que lograría verla, dijo Jaime.

Oscar, algo más tímido, sólo asentía con la cabeza.

Les expliqué que ver las fotos me excitaba sobremanera, que las vieran ellos aún más, puesto que conocían bien a Alicia como madre de uno de nuestros amigos y compañeros de colegio, pero había dos cosas que aún me ponían más y se las expliqué.

  • Hay dos cosas que pretendo. Una será enseñarle alguna foto de estas a Carlos, su hijo. Buscaré alguna que no aparezca su cara o bien la difuminaré. Por otro lado, utilizando estas fotos, diciéndole que podría enseñárselas a él, me gustaría tener otro encuentro erótico, y que vosotros estuvieseis presentes.
  • Quieres que nos tiremos a la madre de Carlos? Dijo Jaime con excitación.
  • Tomadlo como un regalo de vuestro amigo Marcos.

Ambos se pusieron muy contentos, y yo aún más, puesto que iba a repetir la experiencia que tanto me había gustado, así que comencé a trabajar en los detalles, para que no hubiese problemas y todo saliese perfectamente.

Al día siguiente, cargué tres fotos en el móvil, en las que no se veía el rostro y se las enseñé a Carlos. Le expliqué que me había acostado con esa mujer, que a él le pareció espectacular. Me suplicó que se las enviara en tamaño grande a su correo electrónico. A parte de entregarle esas tres fotos, le regalé un DVD con una colección fotográfica bastante completa en la que la cara de su madre se encontraba difuminada.

Sabía que Alicia había vuelto de sus vacaciones unos días atrás, así que organicé el encuentro, para un día en el que mi padre no estuviera. Con cierta frecuencia, solía viajar entre semana, por lo que lo organicé para la tarde del miércoles.

El día anterior, avisé a mis amigos y les expliqué que después del colegio iríamos a mi casa. Ideé como haríamos y coloqué varias cámaras de video inalámbricas conectadas a mi ordenador que grabarían todo lo que sucediese en la casa.

No paraba de dar vuelta a los detalles de lo que haríamos, pero primero de todo, había que "convencer" a Alicia para que viniese a mi casa.

Le mandé a tima hora de la tarde varias fotos a su correo electrónico en situaciones muy comprometidas, de las que habíamos tomado en la oficina, con el objeto de que las viese a primera hora. Me aseguré que fueran aquellas en las que no parecía drogada, con tal de dar mayor realismo al chantaje al que iba a someterla.

Al día siguiente, durante un descanso de clase hice tres llamadas. Una de ellas a Luis, el director de la oficina de mi padre, en el que pedía que diese la tarde libre a Alicia. No preguntó nada, pero sabía que iba a volver a encontrarme con ella.

Ahora quedaba la parte más delicada. Llamar a nuestra secretaria para que viniese a casa.

Comencé a hablar con ella. Estaba muy antipática. Le expliqué que quería que viniese a comer conmigo.

Su respuesta fue tajante. Lanzó fuertes improperios a través del teléfono, pero cuando le hablé de mi book fotográfico y de la posibilidad de enseñárselas a su hijo su actitud pasó de insultante a suplicante.

Intentó a escudarse en el trabajo, en que debía acudir a la oficina por la tarde, pero le respondí que Luis le daría la tarde libre e incluso, le permitiría salir un poco antes de la oficina para llegar a mi casa a comer.

Por último, llamé a casa, hablé con el servicio para que preparasen comida para cuatro personas, y que que no hubiera nadie por la tarde. Era importante que dejasen una gran variedad de postres, sobre todo nata.

Nos escapamos una hora antes del colegio y nos dirigimos a mi casa. Puse en marcha las cámaras de video y esperamos ansiosos la llegada de la mujer.

Sobre las dos y cuarto, sonó el timbre de la puerta. La hice pasar. Su sorpresa fue mayúscula al encontrarse en al casa a Oscar y a Jaime.

Le enseñé los dos book de los que había hablado por teléfono. La calidad y nitidez de las fotos era incuestionable, y los atributos de la secretaria impresionantes.

Entre sollozos, comenzó a insultarnos, pero mis amigos se sentían ahora dominantes de la situación, por lo que no se achantaron y le dijeron lo que siempre habían pensado de ella. Que les ponía a mil, que se habían matado a pajas pensando en como sería sin ropa, que la deseaban, lo que hizo que se tirase sobre el sofá llorando.

Para darle aún más motivos, le mostré un tercer archivador. Ella no lo tocó, pero lo abrí yo para enseñarle diversas fotografías, que ya aparecían en las otras carpetas, sólo que en estas, su cara figuraba difuminada.

Me preguntó para qué le enseñaba un book con su cara tapada. Deseaba contestar a esa pregunta.

  • Pues te diré que tu hijito Carlos, ha visto este segundo book. No te ha reconocido, lógicamente, pero le ha entusiasmado y cuando le he dicho que te conozco, que yo hice las fotografías, me ha pedido por favor que te presente, y créeme, he estado a punto de invitarle, pero no estaba seguro de que te gustase, así que le he dicho que a petición tuya, no quería que nadie te viese.

Comenzó a insultarnos de nuevo, en especial a mi, pero ahora sabía que haría sin rechistar todo lo que le pidiésemos.

  • Qué queréis de mi? Qué queréis que haga?

Esas preguntas eran mágicas. Era la aceptación total. Haría todo lo que quisiéramos

Le contesté que comeríamos en primer lugar. Ella, como sospechaba, contestó que no tenía hambre.

Mi respuesta estaba preparada.

  • Bien, en realidad, no eres la invitada, sino quien servirá la comida. De momento, te vas a desnudar lentamente para nosotros, y después, te colocarás este delantal. Tú servirás la comida, que ya está preparada en la cocina.

Llevaba un traje negro. Con odio, empezó a quitarse la chaqueta de forma rápida, por lo que Oscar le ordenó que ralentizase el ritmo.

- Marcos ya ha disfrutado de ti, pero nosotros aún no, así que ve un poco más despacio.

Como si fuese a cámara lenta, desabrochó los botones de su camisa gris, uno a uno, dejando a la vista su enorme sujetador negro, que cubrían su voluminosos pechos.

Le dimos permiso para continuar, y de forma elegante, se quitó los pantalones, dejando a la vista un bonito tanga a juego con el sujetador.

Oscar y Jaime no podían disimular su felicidad. Sus ojos se salían de las órbitas y sus rostros mostraban un deseo incontenible.

Alicia hizo intención de quitarse el sujetador, pero la detuvimos.

  • Es suficiente, ponte el delantal para servirnos la comida.

Le entregué un delantal normal, de los que vienen dibujado unas tetas por arriba y unas bragas por debajo. Un motivo más de jocosidad, pero a ella le servía para taparse.

Colocó los platos, sirvió la comida y antes de sentarnos le pedí que se quitase de nuevo el delantal.

Estaba guapísima con el sujetador, pero pensé que lo estaría aún más sin él, y de paso le daría una alegría a mis compañeros, así que me levanté, me coloqué detrás de ella, y se lo desabroché.

  • Comerás en top less, le dije.

Mis compañeros rieron y comenzamos a disfrutar de la comida. Todos menos Alicia, que no probó bocado. Se limitaba a mantener las manos en la cara y a llorar.

Noté cierta lástima en Jaime, que se levantó y le secó sus lágrimas. Ella le miró pidiendo ayuda, pero él volvió a su sitio en la mesa. Sin duda el deseo podía más que la pena.

  • Os traigo los postres que hay en la cocina? Preguntó la mujer.
  • No, de momento no. Ponte de nuevo el delantal y recoge la mesa. Lleva todo a la cocina.

Me gustaba darle órdenes de todo tipo, no sólo eróticas. Por otro lado se notaba que Alicia, además de una estupenda secretaria, según decía mi padre, era una buena ama de casa. En pocos minutos estaba todo recogido.

Mientras nosotros ideábamos lo que haríamos posteriormente a espaldas de ella, que sólo oía nuestras risas.

  • Chicos, vamos a hacerla decidir quien le quita su tanga. Le pediremos que diga un número. Si sale el uno, se lo quito yo, si sale el dos, Oscar y si es el tres, Jaime.

Los tres reímos.

  • Alicia, quítate el delantal, le ordené.

Agachando su cabeza, lo hizo, volviendo a quedarse con sus tetas al aire.

  • Elige un número del uno al tres, dijo Oscar a nuestra invitada.
  • Qué? Preguntó
  • Que digas 1, 2 a 3, coño, que pareces gilipollas, le grité enfadado.

Con mi actitud, sabía que podría ser más sumisa todavía.

  • 2, dijo con voz temblorosa y sin saber para que serviría ese número que acababa de pronunciar.

Le expliqué que habíamos sorteado quien le quitaría el tanga, y que le había tocado a Oscar. Sería él quien lo hiciera.

Ella se puso a llorar desconsoladamente, y comenzó a suplicar por primera vez desde que había llegado a mi casa.

  • Por favor, por favor, no sigáis. Soy la madre de vuestro mejor amigo.
  • Ese es el mayor de los morbos, dijo Oscar. Vente al medio y ponte enfrente de mi.
  • Por cierto, no hemos sacado la cámara para hacer fotos. Jajajaja.
  • Por favor, haré lo que me digáis, pero no me fotografiéis. Más fotos no, por favor.
  • Está bien, no haremos fotos, le contesté.

La colocamos en el centro del salón, Oscar se arrodilló a sus pies. Tiró de su tanga hacia abajo, dejando a la vista su bonito coño.

Oscar se quedó unos instantes en esa situación, extasiado, mirando su sexo a diez centímetros de distancia.

Hicimos comentarios en voz alta del coño tan bonito que tenía. Jaime hizo uno sobre él, afirmando que tenía algo más de pelo que la vez anterior. Alicia no paraba de llorar, aunque se mantenía de pie, a nuestra disposición, su vergüenza hacía que casi todo su cuerpo presentase un color rojizo y su tensión, que los pechos estuvieran afilados como flechas.

La ordené subir a la mesa y tumbarse en ella.

  • Tienes que poner tus manos bajo tu cabeza y las piernas separadas. Le dije

Los chicos trajeron todos los postres y yo fui colocándoos de forma estratégica, centrándome en su coño y en sus tetas.

Comimos flan, pasteles. Aprovechábamos a tocar por donde podíamos. Me gustaba meter la cucharilla en su útero, presionarle con ella los pezones. Salían lágrimas de sus ojos pero no decía nada. Aquellas fotos eran muy importantes para ella, pero yo ya tenía en mente que Carlos pudiera disfrutar de su madre.

Una vez hubimos terminado, le dije que podía ir a la ducha. Allí existía otra cámara, y habíamos hablado que la "ayudaríamos" a bañarse.

La acompañaron al baño. Mientras, me dirigí a ver la cámara allí situada.

Alicia entró en la ducha y se derrumbó. Entre los dos la levantaron, sujetaron sus brazos y la limpiaron a conciencia, metiendo sus dedos en su vagina y acariciando sus tetas.

Cuando terminaron, ella estaba abatida, por lo que tuvieron que ayudarla a salir y acompañarla agarrada hasta el salón.

  • Pobre Alicia, está desnuda. Será mejor que le demos algo de ropa, no vaya a ser que se constipe, dijo Oscar a la vez que le daba un pequeño paquete que contenía un camisón negro, transparente..

Creo que ella pensaba que todo había terminado, por lo que de nuevo volvió a suplicarnos.

  • Ponte el camisón y sírvenos unas copas. Nosotros diremos cuando hemos terminado.

Alicia hizo lo que le pedimos, se colocó el camisón y nos sirvió unas bebidas alcohólicas.

Oscar, que ya estaba muy excitado, dijo que nos quitásemos la ropa también, algo que hicimos de buen grado.

  • Mami, ponte de rodillas, dijo Oscar. Diciendo esto, sacó su miembro del boxer.

Se quedó parada, por lo que la empujé de su hombro semidesnudo, sólo tapado por la tira del camisón y la hice arrodillarse, para que Oscar pudiera disfrutar de su boca.

Lo hacía bien, ahora era ella, porque la otra vez no se podía mover por el efecto de la droga. Era un excelente chupadora. Oscar comenzó a meterle la mano entre sus pechos, por encima y por debajo del camisón, los agarraba fuertemente, e imagino que le hacía algo de daño puesto que ella se quejaba. Le tocó sus muslos también, para dirigirse al final hacia su coño que apenas tocó, puesto que la excitación hizo que la agarrase de la cabeza y dirigiese la mamada hasta que se corrió dentro de ella.

Alicia tuvo algunas arcadas, tosió y escupió todo el semen que pudo.

Les comenté la felación que le hizo a mi padre. Aquel día no pudo escupir nada. Tragó toda su leche, lo que provocó las risas de mis amigos.

  • Yo quiero metérsela, dijo Jaime. Quiero la misma escena que tienes en las fotos. Sobre la mesa, y además, me gustaría que mientras, alguno de vosotros le tocaseis las tetas.
  • Alicia, ya has oído, le dije. Colócate de nuevo sobre la mesa en la que hemos comido.
  • Jaime, por dios, tú siempre has sido un buen chico. Vas a hacer eso a la madre de tu mejor amigo? Por favor.

Jaime no contestó. Su miembro lo decía todo. Ni por todo el oro del mundo habría dejado de follársela en ese momento.

La ayudamos a tumbarse sobre la mesa. Jaime la colocó con las piernas abiertas. Subió su camisón hasta la cintura y comenzó a tocarle el coño.

Yo le eché los brazos hacia atrás, y pasé mis manos por encima de sus tetas. Las acariciaba, las estrujaba.

Jaime sacó su miembro y lo colocó entre las piernas de Alicia. Yo le saqué las tetas del camisón, bajando un poco su escote, para que mi amigo se excitase aún más, mientras se las acariciaba, sobre todo, centrándome en sus pezones que estaban totalmente tiesos.

Todos estábamos muy calientes, por eso Jaime se corrió en breve, dejando todo su coño inundado de leche. Echó tanta que se salía por su vagina.

Ahora me apetecía volver a sodomizarla. Haberlo hecho con ella había sido la mayor experiencia de mi vida, por lo que me dispuse a repetir la acción.

Les dije a todos, que había sido algo extraordinario metérsela por el culo y que lo repetiría de nuevo.

De nuevo comenzó a suplicar. Me dijo que me la chuparía, me ofreció su coño, pero la decisión estaba tomada.

Quiero hacerlo por detrás, y salvo que quieras que tu hijo vea las fotos, lo haré.

Lloraba desconsoladamente, pero mis compañeros la llevaron hacia el sofá sin ninguna resistencia. Sin duda pronunciar las palabras fotos e hijo hacían que flaquease su voluntad.

Busqué un poco de vaselina para no hacerla más daño del debido. Oscar se sentó en el sofá, para sostenerla mientras yo la penetraba. Subí un poco su camisón, hasta la altura de la rabadilla, pero Oscar se lo levantó hasta casi el cuello.

Le di unas cachetadas. Toqué sus tetas, bajé mi mano hasta su coño, metiendo mi dedo dentro de él y se la introduje en su ano. Un grito seco quedó amortiguado en el cuerpo de Oscar. Las siguientes embestidas fueron más sencillas.

Después de todo lo que habíamos vivido, mi orgasmo llegó enseguida.

Mi mente ya estaba trabajando en un tercer encuentro, que sería muy especial

Le dijimos que podía ducharse y vestirse, que habíamos terminado. Renunció a lo primero y recompuso su ropa como pudo.

  • Espero que una vez que has obtenido lo que querías, no te vuelvas a acercar a mi hijo.
  • Carlos es nuestro amigo, y lo seguirá siendo. Por cierto, mira esto antes de irte.

Le enseñé las imágenes que habíamos grabado. Estaba el encuentro completo, con todo lujo de detalles, desde su entrada en la casa, su strep tease, la comida, la mamada, el polvazo de Jaime y mi sodomización. Le enseñé también las imágenes de la ducha, en la que Jaime y Oscar la limpiaban a conciencia.

Ella protestó y nos insultó.

  • Puedes irte, Alicia. Espero que nos veamos pronto.
  • Hijos de puta, dijisteis que no me haríais fotos.
  • No son fotos, es un video, les dije riendo.

Intenté darle un beso, pero lo esquivó y salió de la casa rápidamente.

Nosotros nos volvimos a deleitar con todas las imágenes y pensé en un tercer encuentro, sólo que en este habría un invitado muy especial.

Autor: relatista65


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno