Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2008-02-22 00:33:49
En primer lugar quiero agradecer a todos los que habéis leído mi primer relato y os habéis interesado por mí, escribiéndome y aconsejándome. Muchos también me habéis escrito preguntándome lo que sucedió después, gracias a todos por vuestro interés. La verdad, los primeros días si me conectaba pero después de confesar mi experiencia en la red estuve durante unos meses sin tocar apenas el ordenador.
En primer lugar quiero agradecer a todos los que habéis leído mi primer relato y os habéis interesado por mí, escribiéndome y aconsejándome. Muchos también me habéis escrito preguntándome lo que sucedió después, gracias a todos por vuestro interés.

La verdad, los primeros días si me conectaba pero después de confesar mi experiencia en la red estuve durante unos meses sin tocar apenas el ordenador.

Pensé que después de todo solo conocía a uno de mis chantajeadores (es lo que son) por Internet con lo cual; como iban a chantajearme si solo conocían mi dirección de correo?. A veces pensaba si me habrían seguido hasta casa, pero era poco probable. Así es que decidí pasar página, hacer vida familiar con mi marido y esas cosas y no buscar mas la tentación.

Recuerdo que lloré de lo lindo en mi soledad los primeros días, me sentía muy angustiada y humillada, aunque también, he de confesarlo, me masturbe bastantes veces recordando las cosas que habían pasado aquella tarde.

Pero había algo en mi interior que me decía que aquello no habría acabado en aquel primer día.

Al cabo del tiempo, la tentación seguía ahí, la curiosidad me iba picando cada vez mas, seguro que Gustavo me habría escrito, bueno pensé, "total por leer el correo no me comprometo a nada".

Pero mira por donde, que el ordenador de tanto tiempo sin arrancarle decidió no funcionar, así es que le pedí a mi marido que buscara algún lugar donde lo arreglaran. La casualidad hizo el resto.

Unos días después habíamos quedado para cenar con mis cuñados cerca de casa. Mi marido iba a salir un poco antes para recoger el coche al taller antes de que le cerraran cuando llamaron a la puerta, eran los técnicos con el ordenador reparado, mi marido les acompañó a la salita de estar. Yo mientras me estaba terminando de arreglar, me pidió que me quedara con ellos hasta que terminaran, no tardarían mucho, después nos reuniríamos en el restaurante.

A los pocos minutos me acerque a la salita para ver si necesitaban algo, inocente de mi, aireando y soplando mi uñas recién pintadas, cuando el que estaba agachado se levanta y me mira, me miran los dos quedándose asombrados, no es para menos, yo al verles siento como me da un vuelco el corazón;

¡¡¡¡ Encarna …!!!!

Me quedé petrificada, sin saber que hacer, llevando las manos a mi rostro, sintiendo como las piernas me empezaban a temblar, eran ellos, eran el tío de Gustavo y su amigo el mulato.

Menuda sorpresa, quien lo podría imaginar si es nuestra querida y desaparecida zorra Encarna, que te parece Zelú?, cuantas veces decías que te hubieras follado ese culo otra vez ? JAJAJAJ.

Que cojonudo Mateo, es Encarna, en carne y hueso, JAJAJA, mi culo preferido, que alegría se va a llevar tu sobrino, tanta como nosotros, seguro.

No sabia donde meterme, por unos segundo pensé "tierra trágame", que voy a hacer?, que me van a hacer ahora aquí en mi casa? Pasé unos momentos ciertamente angustiosos.

Me dijeron que Gustavo estaba muy enfadado conmigo porque no respondía a sus correos, argumente que mi ordenador estaba estropeado, aunque como suponía serviría de poco, Mateo me dijo que me dejara de excusas tontas, se acercó a mi con chulería diciéndome que ahora sabían donde vivía, que me pusiera en contacto con Gustavo inmediatamente, que me iba a dar lo mío.

Me pidieron que les enseñara mi habitación de matrimonio, donde follaba con mi marido, riéndose socarronamente.

Estaba un poco avergonzada y nerviosa, les pedí por favor que en mi casa no, les dije que iría al día siguiente al local, pero que en mi casa no.

A lo que Zelú me respondió con un tirón de orejas, que si era tonta o me lo hacia, recordándome que tenían unas fotos mías que podrían enseñar a mi marido y podrían no gustarle.

No tenia mucho donde elegir, ahora sabían ya donde vivía, me di cuenta que me podían hacer lo que quisieran, seria mejor hacerles caso…

En un último intento porque no ocurriera nada en casa intenté disuadirles diciéndoles que podía volver mi marido en cualquier momento, les di mi palabra de ir al día siguiente a lo que Mateo sin dejarme terminar me respondió esta vez con una sonora bofetada ZAAAASSSSS.

Estúpida, además de zorra eres tonta. A ver si te enteras que debes de reunirte con tu marido en el restaurante, que hasta yo me he enterado. A la próxima tontería que hagas le enviamos las fotos a tu marido, coño!!!. Ahora de rodillas, a 4 patas hasta la habitación, vamos, y sin rechistar que te doy…

Terminó la frase levantando la mano como para darme mas, no me quedaba otra, caminé a cuatro patas hasta la habitación, y esta vez encaje los correazos que me dieron en las nalgas por el camino.

A pesar de lo comprometido y humillante de la situación; sola a merced de aquellos dos hombres en casa, solamente de imaginar que podían repetir sus abusos me estaba también empezando a poner a tono.

Al llegar a la habitación mis lagrimas estaban a punto de asomar, de rabia e impotencia mas que de dolor, me imaginaba todo lo que allí podía pasar en breves momentos…y tampoco estaba muy segura de desear evitarlo, sino mas bien todo lo contrario.

Se colocaron frente a mi, cuando alcé la vista les ví, arrogantes tocándose el paquete con chulería. Entonces se inició una conversación que voy a tratar de reproducir, a pesar del bochorno que siento al recordarlo. Mientras que entre ellos se reían, empleaban un tono muy duro en sus palabras hacia mí.

Bien zorra, dinos que vas a hacer para evitar que enseñemos la fotos a tu marido.

Lo que queráis, haré lo que queráis…

JAJAJA, no es suficiente, ¿ que es lo que piden hacer las perras? Y como?

Les miraba insegura y confusa, sin saber muy bien a que se referían ni que hacer para no disgustarles. Pero que podía decir?.

Si responde, me increpo Zelú, te han hecho una pregunta, ¿que piden hacer las perras? Y como lo piden?

Esta visto, esta perra solo responde a base de ostias,… ZAASSSSS, ….ZAAASSSSS

Me cruzo la cara, grite sin poder evitarlo, llevando mis manos a mis escocidas mejillas.

aaaahhh….ooohh.., no por favor, os…os la chupo si queréis, es esso??

Esta perra no aprende. Como se piden las cosas?

Me pregunto Mateo cabreado y alzando la mano de nuevo, a lo que respondí rápida y entrecortada

Por favor…se piden …por favor

Eso esta mejor perra, entonces la frase completa?

Por favor, …. Dejadme…chupar… vuestras pollas. (que vergüenza sentí al decirlo)

Estaba de rodillas mirándoles, agaché la cabeza y me quede a cuatro patas, pero no era eso lo que querían.

JAJAJA, eso va estando mejor, pero no del todo, ahora incorpórate, de rodillas y con los brazos en cruz.

Me incorporé y estire los brazos en cruz, Mateo hizo ademán de volver a pegarme, la expresión de mi cara ante el inevitable bofetón les debió de hacer gracia, a lo que se empezaron a reír, bajo la mano sin llegar a darme y a continuación el otro por el otro lado también la alzo. Se volvieron a reír.

Me sentí realmente como una perra, como una perra en celo. Ellos se divertían con eso. Esperando que de un momento a otro disfrutaran de mi cuerpo, vi como se empezaban a desabrochar los pantalones,

Como se pide zorra?

Por favor….dejadme que os …la chupe

Lastima no tener aquí la maquina de fotos, saldría ahora una estupenda para la colección, JAJAJA,

El mulato ya la tenia dura, me la puso en la boca, con cierta resignación comencé a mamársela, decidí hacérselo bien, una buena mamada para que todo acabara rápido, pero no les bastaba con una simple mamada, les gustaba disfrutar humillándome.

Mateo me sujeto las manos desde atrás, tenia ya el capullo dentro de mi boca, frotaba en el interior con mi lengua y luego apretaba fuerte con los labios para sacarla despacio y volver a empezar metiéndomela cada vez mas dentro.

Me cogió del pelo con una mano y con la otra de la barbilla, y comenzó a meterla y sacarla como si me follara literalmente la boca, me costaba horrores contener las arcadas cada vez que su grueso instrumento profundizaba hasta mi garganta, su amigo le animaba a seguir haciéndolo al tiempo que me insultaba. Así estuvo durante unos minutos hasta que decidió dejar el puesto a su amigo.

Cambiaron de posición, aproveche para tomar un poco de aire, Zelú se coloco por detrás y Mateo se sentó en la cama, tenia la polla ya muy dura y gorda, con la punta ya mojada.

Iba a comenzar a mamársela cuando noté las manos Zelú levantaban mi falda apartando mis bragas y sobándome todo el culo, mi sexo estaba ya mojado, al comprobar mi humedad me sobo y sobo produciendo un sonoro chapoteo. Metió uno de sus dedos ya mojados en mi esfínter, lo que me hizo dar un respingo. La boca ya la tenia de nuevo ocupada con Mateo y con una mano acariciaba sus pelotas, cuando note que las intenciones de Zelú no eran otras que follarme el culo.

Mojó su sexo en el mío y seguidamente lo apoyo en mi esfínter, empujando para abrirse camino, Al sentir las primeras punzadas de dolor y ver que no paraba solté un grito que debió de escuchar todo el edificio, pero Mateo enseguida los ahogó metiéndome su polla hasta la garganta.

Los comentarios de placer de Zelú por habérmela metido de nuevo eran de lo más obscenos, sobre cuanto deseaba y disfrutaba con mi culito. Me agarro por la cintura y comenzó a bombear furiosamente, sacándola hasta dejarme sólo la cabeza adentro para luego volver a meterla bien profundo, soltando todo tipo de improperios y haciendo caso omiso de mis quejidos de dolor sentía su verga hinchada y dura como empezaba a destrozarme.

Con bastante dolor seguía chupándosela a Mateo sin parar, mientras este me insultaba y animaba a su amigo a follarme fuertemente, hasta que de pronto me sonó el móvil que le tenia sobre la mesilla. Mateo lo alcanzo y me lo puso al oído, era mi marido. Saco su polla de mi boca para que pudiera hablar, Zelú dejó de bombear, pero me dejo todo su aparato dentro.

Podéis imaginaros mi angustia ante la situación, yo súper nerviosa y excitada a la vez, con mi marido en el móvil diciéndome que cuanto iba a tardar, que ya estaban en el restaurante esperándome.

Acerté a decir que habían tenido problemas con la instalación del ordenador y que estaban acabando. A todo esto Mateo empezó a manosearse la polla colorada a punto de explotar enfrente de mi cara. Lo miré a los ojos y tras un grito ahogado soltó un gran chorro de leche caliente de su verga directamente a mi boca, a mi cara mientras escuchaba y despedía a mi marido. Terminé la conversación rápidamente enviándole un beso mientras las ultimas gotas caían sobre mi cara.

Por detrás comenzaron los bombeos de nuevo y con fuerzas renovadas aumentando en intensidad. Mateo me tuvo que sujetar por los brazos, mis quejidos aumentaron asi como el dolor, me estaba desgarrando totalmente, me bombeaba con firmeza y violencia, así estuvo unos minutos mas hasta que con una brutal embestida se corrió gritando de placer, barrenando y destrozando mi trasero, soltando un abundante chorro de leche espesa y caliente en lo mas profundo de mi culo.

Las piernas me temblaban, me incorporé con dolor ante las prisas que me metían para que recompusiera mis ropas, no me permitieron cambiarme ni arreglarme, a pesar de que lo intenté. Recogieron sus cosas y antes de marchar y para mayor humillación, Mateo sacó un rotulador y obligándome a que me levantara mis faldas me estuvo escribiendo algo sobre el culo que no acerté a descifrar.

Tampoco consintieron que bajáramos por separado, así que bajando en el ascensor con ellos dos me acicale los pelos y pinté los labios como pude.

Al día siguiente debería de reencontrarme con ellos en el local, y debía de mantener legibles las letras escritas sobre mis nalgas.

Durante la cena estuve un tanto nerviosa y distante, mi cuñada no dejaba de observarme aunque no dijo nada, ni tan siquiera cuando me advirtió para que me limpiara unas gotas de algo que tenia sobre mi barbilla y sobre mi pelo, era un liquido blanquecino y espeso...

Autor: encarna


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno