Mi nombre es Jessica soy una dama normal de una vida normal, a mis 32 años tengo 2 hijos de 8 y 4 años, yo mido 1.65 soy de contextura gruesa mis medidas son 98, 65, 110. soy de tez clara tengo ojos color miel, y cabello negro. Mi esposo tiene 53 años me lleva prácticamente por veinte años es pastor de una congregación evangélica, es de 1.70 gordo, de poco cabello en la parte de la frente casi calvo.

">
Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2006-10-29 22:30:58

Mi nombre es Jessica soy una dama normal de una vida normal, a mis 32 años tengo 2 hijos de 8 y 4 años, yo mido 1.65 soy de contextura gruesa mis medidas son 98, 65, 110. soy de tez clara tengo ojos color miel, y cabello negro. Mi esposo tiene 53 años me lleva prácticamente por veinte años es pastor de una congregación evangélica, es de 1.70 gordo, de poco cabello en la parte de la frente casi calvo.


Bueno la historia es la siguiente , fue en el mes de febrero en el que yo asistí normalmente al culto de la iglesia, en eso me siento un poco mal mas que nada fastidiada ya que justo mi esposo toco el tema de la familia y del respeto que se debe tener a las esposas y de la muestra de cariño que es muy importante para todos en el hogar, y bueno mas cosas que me hacían recordar lo poco atendida por El. . como a la iglesia donde participo también van las hermanas de mi marido, les informo de mi mal estar y me retiro a mi asa dejando con ellas el cuidado de mis niños.

Serian aproximadamente las 8 de la noche y el culto acabaría a eso de las 10 de la noche si mi marido no se demoraba, ese día llevaba un vestido negro largo y una blusa rosada de botones , debajo llevaba unos medias negros de nylon de liga, por y una ropa interior no tan sexy ya que a mi marido no le parece bien que vista como una mala mujer.

Al llegar a la casa siento como si alguien me hubiese seguido, efectivamente era un joven miembro de la iglesia de unos 30 años mas o menos quien había venido porque era muy agresivo y deseaba moderar su temperamento. Bueno al notar su presencia lo saludo y el corresponde a mi saludo, en la entrada de mi casa existe un pequeño jardín con unas sillas en la calle, bueno el me saluda y me pregunta porque motivo me salí del culto, bueno le respondo que no me sentía bien y que quería descansar temprano.

Bueno el me pregunta sobre cuanto tiempo llevo en la iglesia, y lo que debe o no debe hacer un chico de la iglesia, hasta que era tan larga la platica que decidí invitarle que pase a la casa para continuar con la platica hasta que llegue mi marido. Bueno el accede al momento de ingresar siento como que me mira en la espalda, y al voltear corroboro mi sospecha, no hago caso y entramos a la sala, en eso que el me dice que soy muy linda y que tengo bonito cuerpo, a lo que le agradezco por el cumplido, y trato de cambiar de conversación. El me dice que no es cortes cambiar de conversación cuando alguien te esta elogiando, a lo que le pido disculpas, y el me dice que esta bien.

Continuando con la platica me pregunta que si mi esposo hace el amor conmigo, a lo cual le contesto que si, el me dice que cuantas veces a la semana lo hacemos a lo que lo tome como una broma y le conteste sin pensarlo que lo hacemos una ves al mes, y que en estos tiempos no lo hacemos casi dos meses. De inmediato veo un brillo en sus ojos y me dice como es posible que una mujer tan hermosa no sea atendida por alguien que la tiene como compañera; a lo cual no supe si era un elogio o algo solo sonreí, de inmediato me dijo si a mi no me venían las ganas de hacerlo, o si mi cuerpo no sentía el deseo de hacerlo, yo le dije con toda naturalidad que no que tengo otras cosas que pensar y el me dijo si pero con el cuerpo que usted tiene debe estar ya no ya.

Sonreí ligeramente y trate de cambiar de tema preguntándole que si el tenía pareja, el me dijo que no pero si tuviera alguien como yo, seguro que le haría el amor todos los días, y no sabe usted que de cosas no le haría. En eso se sentó a mi lado y me todo sin pensarlo dos beses la pierna y me forcejeó para sacarme un beso, me quede asustada en ese momento y le grite que se fuera de casa que no volviera nunca mas pero el continuo besándome el cuello y manoseándome todo el cuerpo diciéndome que era muy hermosa que el sería mi amante que me deje llevar por el fuego que hay dentro de mi, me decía que mi cuerpo pide sexo y que me deje llevar, que no me resista y así, continuo hasta que logro levantar mi falda mas arriba de mis rodillas ahí se volvió como loco al ver mis buenas piernas ,, como pudo me desabrochó y vio mis hermosos senos, los cuales empezó aplastarlo con tanta ira y pasión al mismo tiempo que me empecé a excitar, era pecado y lo sabía pero no podía detenerlo ya que estaba como poseído por un demonio, luego me hecho en el sofá y empego a besarme el cuello y forzarme para abrir las piernas , arranco mi ropa interior me dejo al descubierto mi vagina y metió su pene, acto seguido mi cuerpo me traiciono y empecé a gozar como nunca, tenía un enorme pene que me partía en dos y a la vez me llenaba toda, me volvía loca de tanto placer y ala vez me sentía humillada en mi propia casa. Al ver que ya mis quejidos se convertían en gemidos de placer el empezó a acariciar con mas confianza mis nalgas a abrirlas en cada metida y a besar mi boca introduciendo su lengua, era presa de mi misma, los deseos me habían traicionado. Lugo al ver que perdí todas las fuerzas luego de hacerme llegar casi al cuarto orgasmo me volteo e introdujo su lengua en mis nalgas blancas, lo lamía con frenesí, yo solo me abandonaba a hacer de el lo que desease, el continuaba introduciendo su lengua en mi virgen ano, y en un momento menos pensado introdujo su pene en mi ano, abriéndolo más con las manos lo metía hasta la última parte que se le permitía ingresar.

Llegué a mi sexto orgasmo con su pene dentro de mi cuando el termino sobre mis nalgas, sobre mi vestido, sobre el mueble de la casa. Me dejo rendida a su merced se vistió y me beso como su mujer mientras yo me vestía ya que sabía que mi marido y mis hijas no tardarían en llegar. El me dijo que era aun mas hermosa con el culo sangrando y que esto se volvería a repetir cada ves que el me viese sola.

Han pasado casi dos semanas desde que paso esto, hoy estoy sola en casa y de seguro el notara mi ausencia en la iglesia, de seguro vendrá y aunque no quiera lo estoy esperando y a la vez temo por mi marido y mis hijas.

Autor: XIOMARA


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno