Elisa, disfrutaba del cálido sol, tendida sobre su toalla y frotó el bronceador sobre su cuerpo caliente. Ella había encontrado esta zona de playa desierta por pura casualidad, se había equivocado de carretera un par de kilómetros atrás, subió por un camino largo sin asfaltar y acabó sin saber muy bien como al otro lado de las dunas en una perfecta playa desierta. Decidió que era un buen sitio para broncearse, lejos de las atestadas playas de la ciudad.

">
Porno Galerias Gratis Foro Contactos Gratis Videos Porno Fotos Porno Juegos Relatos Eroticos Porno Gratis SexShop Webcam Porno
   






Edad &

Crea tu perfil y conoce gente cerca de ti

ZONA PRIVADA DE MACIZORRAS




 

Webcam Porno

Webcam Porno


2006-08-25 01:03:20

Elisa, disfrutaba del cálido sol, tendida sobre su toalla y frotó el bronceador sobre su cuerpo caliente. Ella había encontrado esta zona de playa desierta por pura casualidad, se había equivocado de carretera un par de kilómetros atrás, subió por un camino largo sin asfaltar y acabó sin saber muy bien como al otro lado de las dunas en una perfecta playa desierta. Decidió que era un buen sitio para broncearse, lejos de las atestadas playas de la ciudad.


"Aquí puedo tumbarme sin sentir la mirada de los tíos encima de mis tetas," pensó ella.

Estaba tendida bocaarriba y ajustó al mínimo la parte inferior de su bikini rosa de forma que la mayor parte posible de piel quedara expuesta al sol, al hacerlo la tela quedó tensa justo en medio de su coño, el roce en el clítoris la provocó un cosquilleo agradable, "Uhmm, está visto que necesito algo", pensó. Llevaba semanas sin nada de sexo y su cuerpo empezaba a darle claras señales de lo que necesitaba.

Elisa trabajaba cuatro veces por semana en un club de baile, reconocía que a veces disfrutaba notando como ellos se empalmaban con su danza, pero la verdad es que solo trabajaba para poder pagar su matricula en la universidad. Por otra parte, el baile mantenía su cuerpo en perfecta forma. Al cabo de un rato decidió nadar un poco y caminó unos metros hasta alcanzar un agua cristalina que lamía una arena fina y blanca. Cuando el agua le llegó a la cintura se zambulló y se alejó nadando hasta unos 40 metros de la orilla, notó que el agua que llegaba a su culo era mas fresca, disfrutó de la sensación y flotó ociosamente en el mar.

Mucho mas abajo, en el oscuro abismo una enorme criatura sintió las vibraciones del agua y abrió sus grandes ojos. Aquel ser era parecido una mezcla de un pulpo y una babosa de mar con un cuerpo largo redondo de aproximadamente 20 metros de largo o quizás mas, tenía numerosos tentáculos cubiertos de chupones suaves que se extendían también rodeando toda la cavidad de su enorme boca. El ser sintió los movimientos de Elisa y tradujo estos como provocados por una presa potencial. Despacio comenzó a elevarse desde el fondo del mar hacia la solitaria muchacha.

" Es el momento de regresar, " fue el pensamiento de Elisa que miró hacia la playa y empezó a nadar, pronto sintió que con la punta de los dedos tocaba la arena, ya casi podía andar sobre el fondo, un poco después estaba justo en la orilla

El monstruo aumentó su velocidad rápidamente temiendo que su confiada presa se escapara. Si Elisa hubiera mirado detrás habría visto primero burbujear el agua, y después como una masa verde-grisacea con tonos marrones emergía del fondo justo tras ella. Lo primero que ella sintió fue el agarrón de dos tentáculos sobre sus perfectos tobillos, se enlazaron con fuerza en sus muslos mojados y tiraron de ella bruscamente haciéndola caer sobre su espalda, un fuerte golpe en la cabeza contra la arena la dejó aturdida y desorientada, en ese momento otro tentáculo enlazó fuertemente sus muñecas estirándola e inmovilizándola

¡" Qué diablos! " gritó ante de ver la enorme criatura de grandes tentáculos que se retorcían hacia ella .

Estaba confusa, pero pudo ver como a varios metros de la orilla la boca del monstruo llena de inmovilizantes chupones se abría y se cerraba al tiempo que el agua entraba y salía de ella…

" Ay dios ¡!, esta cosa va a comerme, " pensó. Ella gritó pidiendo ayuda pesar de que sabía que nadie la oiría en la playa desierta. Estaba a kilómetros de la carretera general y no había visto a nadie durante horas.

Ella luchó desordenadamente, su cuerpo liso bronceado se agitaba en la orilla tratando de deshacerse de los tentáculos. Dejó de gritar en seguida, era inútil, luchó unos minutos y empezó a jadear, el sudor comenzó a aparecer sobre su vientre, se retorcía con la esperanza de que el monstruo aflojara su lazo, pero otro tentáculo agarró sus muslos tirando de ella hacia el mar y limitando aun mas sus movimientos. Ella insistió en luchar contra el tirón de la criatura, pero al cabo de varios minutos estaba completamente exhausta. Sus grandes pechos se elevaron hacia el cielo y cayeron bruscamente cuando ella exhaló el aire pesadamente tras el brutal esfuerzo. A pesar de su salud y la fuerza que le daba el baile ella ahora estaba agotada y apenas podía moverse. Otro tentáculo se arrastró sobre su vientre, los chupones sorbían ruidosamente sobre la piel mojada algunos de ellos rompieron la parte superior de su débil bikini.

Un tentáculo se deslizó suavemente sobre sus pechos y tiró ligeramente de sus pezones y de otras zonas de su piel, como probando su carne suave. Como el monstruo siguió explorándola durante un rato ella horrorizada descubrió que su cuerpo respondía con un endurecimiento de sus pezones y el coño empezó a humedecerse con inusitada rapidez. La criatura siguió largo tiempo la exploración de su presa y Elisa sintió como otros tentáculos corrieron suavemente por la entrepierna y su culo, su toque producía como pequeñas sacudidas eléctricas en su cuerpo.

"Si voy a ser este almuerzo de esta cosa, yo quizás podría intentar disfrutar de ello," ella se sorprendió de haber tenido este pensamiento. Elisa había comprendido que su situación era desesperada y suspiró con el creciente e insistente toque de los chupones y tentáculos. "Espero que yo sepa bien," se rió tontamente de su idea, e irracionalmente se preguntó si los anillos que llevaba en las manos no le podían dar una indigestión al monstruo.

La criatura sintió que la muchacha había dejado de luchar y comenzó a arrastrarla hacia su boca abierta. La baba empezó a cubrir los bonitos pies Elisa y siguió hacia sus pantorrillas, estaba chupándola como un espagueti. La boca del monstruo tenía varias filas de chupones que empezaron a agarrar con fuerza el cuerpo desvalido de Elisa, chupando su vientre y sus piernas, pero los tentáculos seguían fijados sobre sus pechos, parece como si aquel terrible ser tuviera la idea de que podía sacar leche de aquellos pezones cada vez mas y mas erectos. Elisa gimió con el placer creciente y sintió a la criatura tocándola por todas partes… y suspiró con la acción de la boca que amasaba y chupaba su bajo vientre… sintió como sus muslos fueron aspirados hacia dentro de la enorme garganta… sintió la punta de un tentáculo inquisitivo empujando en su culo prieto… otro tentáculo resbaló con inusitada facilidad dentro de su humedísimo coño. Entonces su culo y sus caderas fueron tirados hacia dentro de la criatura y ella jadeó con el enorme placer, acercándose al orgasmo. Elisa se dio cuenta de que ya estaba casi completamente dentro de la boca de la criatura, sintió los anillos musculares envolviendo sus piernas largas y esculturales. Su vientre terso resbalaba dentro de la gran boca que exprimía su carne caliente, las secreciones cálidas del monstruo cubrían su piel. Ella gritó ahogadamente y se convulsionó con un enorme y prolongado orgasmo mientras era aspirada a la parte inferior del cuerpo del monstruo. Sus pechos fueron empujados hacia arriba al cerrarse la boca alrededor de su caja torácica hasta que, uno a uno resbalaron dentro. La criatura sintió la fuerte convulsión orgásmica del cuerpo de la muchacha y la interpretó como un nuevo intento de lucha. Por lo que se apresuro a comérsela entera.

Dentro ella todavía podía respirar un poco, ¡sabía, bien que sabía!, que iba a morir, pero su cuerpo respondía de forma independiente a cualquier pensamiento y empezó a notar como llegaba otro enorme orgasmo, sintió las pulsaciones de la garganta del monstruo alrededor de su cuerpo fuertemente apretado, y las cálidas secreciones de saliva que suavizaban todo roce. La garganta alrededor de sus pies se dilató y, en pleno orgasmo, rápidamente ella se deslizó en el estómago de la bestia. Quedó estirada dentro de la apretada cámara constringente, ella extrañamente, sintió una agradable sensación en su piel cuando las enzimas digestivas empezaron a trabajar. Ella también podía sentir en su propio cuerpo el movimiento del cuerpo del monstruo nadando mar adentro. El estómago cubrió generosamente su piel suave de fluidos digestivos, sus paredes se apretaron en sobre su cuerpo. Elisa empezó a perder el conocimiento por la falta de oxigeno al tiempo que sintió como un tentáculo resbaló al interior de su culo y empezó a bombear cálidos fluidos digestivo profundamente en el interior de su cuerpo….

Autor: Persefone


RECIBELOS EN TU MAIL

Recibe nuevos relatos
en tu email cada dia:


All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. - Condiciones de uso y Aviso Legal
The comments are property of their posters, all the rest Copyright 2004-07 by me.
Todos los derechos reservados - MaciZORRAS.CoM Copyright 2004-10. Macizorras Porno